‘Tip’ de autor
CONTENIDO PATROCINADO

Belleza

Cómo perfumarte: el truco que inventó Thierry Mugler para sacar partido a las notas olfativas

Cuando en 1992 creó ‘Angel’, la primera fragancia ‘gourmand’ de la historia, ideó una técnica para mejorar el aroma.

El truco del perfume de Thierry Mugler
Imaxtree

Probablemente cuando te perfumas optas por el truco más extendido para que las notas de la fragancia se fijen a la piel. Hablamos de vaporizarla ahí donde late el pulso –muñecas, detrás de las orejas y corvas–, los considerados “puntos calientes” del cuerpo. Otra técnica a menudo compartida por los perfumistas consiste en aplicar antes una crema de la línea del perfume, ya que se supone que sobre una piel hidratada el aroma dura más. Y la loción “de la familia” lo potencia.

Imaxtree

TRUCO DE AUTOR
Pues bien. Lo que desconocíamos es un tercer truco que nos desvelaron cuando nos contaron la historia del perfume Angel, de Mugler, que este año celebra su treinta aniversario. El diseñador, fallecido el pasado enero, creaba en 1992 la primera fragancia gourmand de la historia, una osada composición de Olivier Cresp e Yves de Chirin a base de praliné, vainilla, bergamota de Calabria y pachulí al 30% que se hallaba en las Antípodas de los perfumes florales reinantes en al época. Una jugada que al visionario Mugler le salió bien a juzgar por los datos, ya que Angel sigue en el top 5 de los perfumes más vendidos de la historia tres décadas después. Y si tenemos en cuenta que decenas de fragancias han seguido su estela dulce incluyendo en sus composiciones notas azucaradas.

D.R.

Angel, el primer gourmand de la historia, creado en 1992.

Volviendo al truco, no es otro que el de crear una nube de perfume. Pero no sobre nuestra cabeza, como cuando nos perfumarnos con un mist capilar, ni frente al rostro (entraría en contacto con las mucosas), sino que se trata de realizar tres pulverizaciones de la fragancia frente a nosotros, más o menos a la altura del pecho, y atravesar la nube (hacerlo desnuda o vestida depende de gusto). De esta manera, las notas más embriagadoras se rebajan, dejando una suave estela muy distinta de la alta (y en ocasiones demasiado empalagosa) intensidad que deja el perfume si lo vaporizamos directamente. Después de conocer este truco, ¿te animarías a utilizar una fragancia gourmand?

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?