La vida misma

¿Con qué peinado consigues más citas en Tinder? Tenemos la respuesta

Maria Del Russo, redactora web de Instyle EE UU, nos cuenta su experiencia en Tinder y qué peinado le ha funcionado a la hora de ligar. ¿Te atreves a probar?

Actualizado el

1-5
081618-tinder-hairstyles-embed-002. Moño bajo y deshecho

1 / 5

Moño bajo y deshecho

Empecé con el peinado con el que probablemente me veo peor: el moño bajo despeinado como el de Meghan Markle. Nunca me recojo el pelo, porque creo que mi nariz se ve así más grande. Es estúpido, lo sé. Por eso, me suelo esconder detrás de mi cabello cuando quiero ligar.

Para probar, decidí inspirarme en la mismísima duquesa de Sussex y me retorcí el pelo para conseguir su moño bajo. Sin embargo, no me veía tan royal. Yo sé quién soy y este moño no me representaba. Parecía como si fuera una modelo pija de la firma preppy Vineyard Vines. Y como resultado, a los hombres tampoco les gustó el resultado. Hice match con aproximadamente 12 hombres en el transcurso de la semana. De los 12, dos me enviaron un mensaje: uno era italiano (yo también lo soy) y vivía en Nueva Jersey (que es donde me he criado), y el otro era de Union Square, más lejos. Ninguno alcanzó a proponerme una cita. En conclusión, creo que el moño era demasiado puro para una aplicación para ligar, sin mencionar que simplemente esa no era yo.
 

081618-tinder-hairstyles-embed-001. Coleta alta

2 / 5

Coleta alta

Después del desastre del moño, decidí poner los pies en el suelo. Tampoco soy una persona a la que le guste llevar coletas altas (sí, lo de la nariz otra vez...). Y creo que me veo mejor con algo de pelo en la cara (y no es una barba). Una cola de caballo no me permite eso. Pero al final, me hice foto por probar, y gracias a unos polvos que me apliqué conseguí ese toque desenfadado con el que me sentí yo misma.

El resultado fue que a los chicos les encantaba la coleta también. En el transcurso de la semana hice quiniela con 25 hombres, el doble de lo que eligieron mi perfil durante la semana del moño. De esos 25, con un rollo bastante diverso cada uno, recibí cinco mensajes, la mayoría de hombres de aspecto profesional, posando con trajes en sus fotos y gafas de sol Ray-Ban. Quedé con uno de ellos, exactamente del tipo al que una chica que siempre lleva coleta querría amar: un entrenador 10 años mayor que yo, con ojos azules brillantes, que vive en Murray Hill. A la postre, se desveló tan fantoche como mi peinado: la noche antes de la cita, me envió un mensaje de texto diciéndome que había decidido ponerse en serio con otra chica a la que estaba viendo antes y que no quería perder el tiempo. Respetaba su coraje, pero la verdad es que me sentó un poco mal. ¡Me había hecho una gran coleta!

Así que en lugar de quedar para tomar un café, me quedé en casa y pedí pizza. También fue genial ;-)
 

081618-tinder-hairstyles-embed-004. Pelo suelto y liso

3 / 5

Pelo suelto y liso

Cuando era adolescente e iba al instituto, todo lo que quería era tener el pelo largo y liso. Desde los 13 hasta casi los 18 años me freía la melena con una plancha para obtener ese aspecto. Y no fue fácil, porque tengo el pelo muy grueso, áspero y ondulado. Acepté cómo era mi cabello hace unos cinco años y no he mirado hacia atrás y ni siquiera me quedé con una plancha de pelo. Afortunadamente, ahora tengo un buen secador para acercarme a ese look. Me aseguré de mantener mi pelo muy liso, para recuperar ese cabello del instituto sin mucho cuerpo y ponerlo en Tinder (de la manera menos espeluznante posible). Y confieso, amiga, que a los hombres les encantó el resultado.

Coincidí con 32 hombres en el transcurso de mi semana de pelo liso y hablé con 15 de ellos. Por supuesto, muchos de los mensajes fueron solo para bromear, el rollo "qué pasa / ¿algún plan para el fin de semana? / ¿qué haces hoy?", antes de llegar a ninguna parte. Pero sigue siendo una tasa de respuesta del 50%, lo cual es inaudito en Tinder. Hice planes para salir con dos de los chicos, y así pasó. Uno trabajaba en banca, muy guapo, y el otro era un diseñador gráfico con mucho rollo.

Opté por llevar mi cabello natural y ondulado a ambas citas. El primero no dijo nada (también es cierto que era aburrido). Pero el diseñador gráfico lo notó, y me preguntó si mi pelo es naturalmente liso u ondulado. Cuando le expliqué todo, dijo que prefería mi onda natural, que podría haber sido solo un halago, pero que era exactamente lo que pensaba. ¡Buen trabajo, diseñador gráfico!

Nos lo pasamos genial, con cervezas y nachos, e hicimos planes para volver a quedar. Y nunca más he vuelto a alisar mi cabello.
 

081618-tinder-hairstyles-embed-003. Un moño alto

4 / 5

Un moño alto

Cuando recojo mi pelo en un moño alto, solo puede significar tres cosas: o estoy sudando, limpiando mi apartamento, o a punto de gritarle a alguien. Seamos sinceras, creo que en verdad me veo bastante bien y guapa cuando me hago un moño alto, y lo he usado mucho a lo largo de los años. En los 90 y principios de los 2000 los llevaba con pinzas de mariposa y mechones finos sueltos sobre mi rostro. Aunque para ello usaba rellenos con los que conseguía un mayor volumen (truquis).

Me encanta llevar moños no demasiado altos, aunque para los fines de este experimento, sin embargo, lo llevaba alto, algo desordenado y de acabado MUY sexy. Esperaba no tener que gritarle a nadie y esperaba tener muchas más reacciones que con la coleta, porque realmente estaba siendo yo misma.

Coincidí con 18 hombres, conversé con tres y NO tuve cita con ninguno. Dicho esto, uno de los chicos con quien hice match mencionó específicamente que realmente le gustaba mi cabello. Pero, en general, mi arma secreta no funcionó un carajo. Creo que Drake mintió cuando dijo que el cabello recogido es más bonito. No confíes en ningún Drake.
 

081618-tinder-hairstyles-embed-005. Pelo ondulado

5 / 5

Pelo ondulado

Durante la última semana, usé mi peinado de toda la vida: ondulado, con textura y cuerpo. No me gusta la forma en que mi cabello se seca de forma natural, pero tampoco quiero pasarme la vida enchufada al secador. Así que hago un mix para conseguir este resultado: pelo muy sexy sin gastar demasiado tiempo en conseguirlo. En cuanto al experimento, también resultó bien, aunque no tanto como el del pelo liso: hice match con 29 hombres, hablé con 6 y luego quedé con uno. Era un entrenador muy atractivo, de ojos azules y barba. Quedamos para tomar unos sofisticados cócteles y luego nos fuimos de cervezas de barrio, para pasarlo realmente bien. Era muy gracioso y nos reímos muchísimo. No paramos de reír en el bar, en la acera y luego en la parte trasera de un taxi. Bebimos más cervezas y antes de separarnos, hicimos planes para volver a vernos.

Nuestra segunda cita es la próxima semana. Con mi pelo ondulado, soy yo de verdad y descubrí que disfruto más cuando no me escondo tras cualquier otro pelo. Esa es probablemente la lección de todo esto. Mi cabello no era culpable de que no ligara. A veces lo haces todo bien en estas aplicaciones de citas, y otras veces obtienes dos mensajes de dos personas que se terminan perdiendo. Eso es lo normal. No tiene nada que ver contigo ni con tu cabello, así que puedes llevarlo como quieras. ¡Y como más cómoda te sientas!

Si hay una parte de mi cuerpo que ha sufrido la mayor transformación a lo largo de mi vida, es mi cabello. Lo he cambiado tanto que ha pasado por muchos looks desde que me estrené en Myspace. Ena vez me corté a lo loco el flequillo en un medio intento (equivocado) de parecerme a Jane Birkin; y, hace dos años, lo decoloré hasta llevarlo al blanco para superar una ruptura difícil...

Últimamente, he estado bastante en paz con mi pelazo: me gusta la longitud, mi color natural ha vuelto a florecer y acepté mis pequeñas canas. Esto significa que peino mi cabello ondulado de la misma manera casi todo el tiempo: con raya en medio y secado al aire sin obtener demasiada forma. Al segundo o tercer día de haberlo lavado, uso una TONELADA de champú seco para que me aguante limpio más tiempo.

Con qué peinado se consiguen más citas en Tinder

Como no cambio de peinado tan a menudo, mis apps de citas no están sometidas a estrés capilar alguno. Le invito a pasarse por mi perfil y mi peinado, prácticamente, se puede cortar y pegar en mis diferentes looks de maquillaje y atuendos de todas las fotos que tengo subidas. Y así es como nació este experimento.

En un esfuerzo por echar un poco de sal a mi relación amor/odio con Tinder, me propuse cambiar el peinado de mi perfil una vez a la semana durante cinco semanas. Todo lo demás en la foto permanecería igual: todos serían selfies en mi baño (tiene la mejor iluminación, no me critiquéis por choni.) Usaría el mismo maquillaje y ropa. Mi biografía permanecería intacta. ¿Quieres saber qué pasó?

En el transcurso de las cinco semanas, hice match con 116 chicos. Cuando le dedico tiempo a la aplicación (como abrirla para deslizar el dedito del sí/no varias veces al día) generalmente puedo hacer match con hasta cinco personas por día, por lo que alcanzar el centenar entraba dentro de lo normal. Pero la diferencia era que ciertos peinados generaban muchas más reacciones que otros, y resultó que los hombres en Nueva York, donde vivo, tienen una clara preferencia por un estilo en particular. ¿Será también así en el resto del mundo?

Te puede interesar:

Amor pelo Peinados
Loading...