¿Qué puedes hacer?

La caída del pelo como una de las secuales del covid-19

Es uno de los inesperados efectos secundarios del coronavirus, hayas pasado o no la enfermedad.

Actualizado a

pelo caída
MILJKO/GETTY IMAGES

Parece ser uno de los curiosos –y aún desconocidos- efectos post COVID-19: una caída exagerada del cabello, un pronunciado efluvio telógeno (una alteración del ciclo de crecimiento del pelo que produce una caída del cabello muy llamativa durante un período de tiempo) que, en algunos casos, se está prolongando en el tiempo. La dermatóloga estadounidense Michele Green, M.D., le ha contado a Instyle.com que ha notado "un gran aumento en la pérdida de cabello por el COVID-19" entre sus pacientes. "La mayoría de mis pacientes han perdido más del 50% de la densidad de su cabello y están experimentando desprendimiento de la piel del cuero cabelludo", explica la dermatóloga Dendy Engelman de Nueva York.

La Doctora Green añade que los casos recientes relacionados con el COVID-19 son los ejemplos más dramáticos del efluvio telógeno que ha tratado en su carrera. "Nunca había visto que esta cantidad de pérdida de cabello ocurriera tan rápido y hasta este punto en 25 años", señala. "Mis pacientes han llegado a verme con bolsas llenas de cabello, suficiente cabello para hacer una peluca. Es, sin duda, la pérdida de cabello más severa que he visto por una enfermedad viral", añade.

Caída de cabello: uno de los efectos secundarios también del confinamiento

¿Esta pérdida de cabello tan repentina te resulta familiar, pero no has estado enferma? El confinamiento ha afectado –y muy directamente- a la salud del cabello y son muchas las personas que están constatando una caída anormal. "Cualquier acontecimiento extremadamente estresante (físico o emocional) puede hacer que el cabello pase de la fase de crecimiento a la fase de caída", explica la Doctora Engelman.

Tiene sentido que no hayamos oído hablar de la pérdida de cabello hasta ahora. Y es que, en general, el estrés o la pérdida de cabello relacionada con la enfermedad ocurre entre tres y seis meses después del evento desencadenante, según nos explica la experta.

"He visto a muchas personas que han sufrido de una caída de cabello muy excesiva y que tampoco han sido diagnosticadas con esta enfermedad", añade el dermatólogo Daniel Belkin, de Laser & Skin Surgery Center de Nueva York. "Lo atribuyo al estrés psicológico debido a la cuarentena. Los factores estresantes como el miedo prolongado, la muerte de un miembro de la familia o la pérdida de trabajo son factores que pueden contribuir a la pérdida del cabello", añade.

La buena noticia es que la mayoría de los casos se trata de una patología reversible y, por tanto, un nuevo pelo ocupará el lugar que ha dejado el anterior. "El hecho de volver a la fase normal de crecimiento puede llevar de cuatro a seis meses", dice la Doctora Engelman.

'Hair Plasma': el tratamiento que puedes probar si se te cae el pelo

Si te preocupa la caída de cabello debido al COVID-19, puedes probar el tratamiento Hair Plasma. El tratamiento capilar rico en plaquetas es, por el momento, el más eficaz para regenerar el cabello y estimular su crecimiento. Es un tratamiento eficaz y seguro para tratar la caída del cabello asociada al COVID-19, puesto que se trata de un protocolo, que como explica la Dra. Pilar de Benito, directora médica de Slow Life House y una de las mejores especialistas en la materia, “es simple, asequible, no produce alergias y proporciona una mejora significativa en la función del folículo piloso, promoviendo el crecimiento del pelo, disminuyendo la distrofia pilosa y aumentando la proliferación celular sin efectos secundarios”.

“Existen diversos estudios clínicos, publicados en prestigiosas revistas científicas médicas como BioMed Research International, British Journal of Dermatology o Journalof Cutaneous and AestheticSurgery, en los que se observa la seguridad y eficacia clínica de los tratamientos de PRP inyectados en el cuero cabelludo para tratar la caída de cabello. Por ello, en la actualidad es el tratamiento más eficaz contra la alopecia”, añade.

El procedimiento consiste en obtener una pequeña muestra de sangre, prepararla para disponer de la fracción plasmática (y en ella, las plaquetas y los factores de crecimiento) y reinyectar ésta en forma de microinyecciones muy superficiales, por debajo de la piel del propio paciente. Las inyecciones se realizan con jeringa y aguja de muy pequeño calibre resultando prácticamente indoloras. Acabada la sesión, de una duración de unos 30 minutos, el paciente puede reincorporarse a su vida diaria.
Se realizan tres sesiones con una separación de un mes entre y una y otra. A los 15 días de la última sesión, comienza a notarse una mejora en el número de cabellos, así como un incremento en la densidad total del pelo.

A nivel microscópico se produce un incremento del espesor de la epidermis y del número de folículos pilosos, así como del número de queratinocitos de la epidermis y de las células del bulge (células madre foliculares con alto potencial proliferativo) del folículo piloso. También se origina un aumento de pequeños vasos sanguíneos y de colágeno alrededor de los folículo. A nivel macroscópico consigue disminuir la caída del cabello, reforzando la raíz, restaurando la vivacidad capilar y mejorando su espesor y su volumen.

Te puede interesar:

pelo
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?