Labios rojos

Esto es todo lo que un labial rojo puede hacer por ti (+ 5 barras con historia)

En tiempo de crisis, elevar la moral es energizarte e invita a la acción. Pintarse los labios y las uñas de rojo pasa de gesto a manifiesto.

Actualizado a

 

pintalabios-rojos 1280

APÚNTATE AQUÍ A NUESTRA NEWSLETTER PARA RECIBIR LAS ÚLTIMAS NOVEDADES DE INSTYLE

Realmente es capaz de subir el ánimo en épocas críticas

Durante la Segunda Guerra Mundial, en el Reino Unido estaba prohibida la producción de cosméticos. Winston Churchill hizo una excepción con la barra de labios roja porque pensó que elevaba la moral de la población. “En economía aparece el término ‘efecto labial rojo’ porque en tiempo de crisis, o simplemente en los días grises, es el producto más vendido”, apunta Luisa Ricart, periodista y autora del ensayo Ugly Beauty. En 2008, en plena recesión económica, el consumo de barras de labios aumentó en España un 6%, según un informe de L'Oréal. La razón de su éxito es que se trata de un capricho asequible y versátil: sirve para los labios, pero también para realizar sombras y colorete. El maquillador Gato opina que levanta el ánimo: “Puedes tener la cara triste o apagada, te pones un lipstick rojo y la ilumina”.

Objeto de deseo

Yves Saint Laurent decía que el rojo es “un manifiesto, una actitud que afirma la personalidad”. Se asocia con el amor y la atracción. “Un labial, ¿dónde se aplica? En la boca, una de las zonas más sugestivas. Por eso muchas mujeres se sienten más atractivas con los labios escarlata”, subraya Lorena Martí, profesora de Fundamentos de Arte y Diseño de la Universidad CEU San Pablo. “Manchar una de las partes del cuerpo más eróticas es muy significativo”, continúa Ricart. “Se trata de un color que habla de manera instintiva de la base de la mucosa labial y de la sangre fluyendo en nuestro interior, que se codea íntimamente con lo elegante y lo clásico, pero también con lo sensual, y que manifiesta nuestra voluntad de embellecernos”, apunta el maquillador Baltasar González Pinel. “Una mujer que se pinta los labios y las uñas de rojo es una fémina poderosa, enérgica y con un alto nivel de seducción”, precisa Gato, que distingue entre una textura mate, que inclina la balanza hacia el poder y la fuerza, y una brillante, que para la biología humana es más comestible y afrutada: “Recuerda a un caramelo. Tira más hacia lo sensitivo”.

"Hay ciertos tonos de rojo que ejercen efectos sobre la presión sanguínea.” - HENRY MATISSE, AUTOR DEL CUADRO EL ESTUDIO ROJO (1911)

Jaque a la tristeza

La asociación con la felicidad se manifiesta –según Laura González, profesora de Diseño Periodístico de la CEU SanPablo–en culturas como la china, donde las novias se casan de rojo. “Otro detalle: en la mayoría de los calendarios, los festivos se marcan en este color, como días afortunados que invitan al ocio y, por extensión, al disfrute. Y no solo alegra a quien lo luce: aumenta la tensión arterial, el ritmo cardíaco y el respiratorio y produce más adrenalina en la persona que lo observa”, sugiere Lorena Martí.

Orgulloso de su poder

"Mujeres: poneos rojo en los labios y atacad", proclamaba Coco Chanel. Es el color de la acción. "En 1912, algunas feministas- Elizabeth Cady Stanton y Charlotte Perkins Gilman, entre otras– emplearon el labial carmín como símbolo de empoderamiento en una marcha en Nueva York a favor del derecho al voto femenino. Décadas más tarde, en la Segunda Guerra Mundial, las mujeres lo utilizaron como mensaje de apoyo a los que servían en la batalla. A aquel tono se le conoció como Victory Red”, ilustra la profesora Laura González. Quizás su energía y el poder cromático radiquen –como explica la nail artist Vanesa Juez- en que es el color de la sangre, “el más arraigado a los seres humanos”. La explicación para su atracción la daba el lingüista israelí Guy Deutscher en una entrevista a The Paris Review: “La gente nombra más variedades de rojo -carmesí, cereza, bermellón...- que de azul por la sencilla razón de que es un color más importante en la vida de todas las culturas”.

Autoridad y riqueza

Vestir de rojo es toda una declaración de intenciones. “No solo por ser un tono que destaca; se está diciendo ‘Aquí estoy yo’. Cada vez que la reina Letizia lo elige –le gusta mucho– es muy comentado”, afirma la experta en arte y diseño Lorena Martí. También lucir una manicura roja lleva implícita cierta ostentación: “Es una manera de transmitir fuertemente nuestra personalidad. Aunque no se sea consciente, llevar este color en las uñas estimula de manera directa tu energía e, involuntariamente, la transmitimos a los demás. Gesticulamos con las manos y ese movimiento provoca una reacción en ti y en la persona con la que te comunicas”, opina Vanesa Juez. Cleopatra prefería el carmín oscuro y Nefertiti el tono esmalte del rubí. “Era una manera más de distinguir su poder y riqueza.” Además, en la cultura china, alrededor del año 3000 a.C, la tonalidad de las uñas de las mujeres demostraba su estatus social. “Utilizaban partículas de oro y plata para añadir a los tintes y obtener matices metálicos. También otros pigmentos naturales sacados de las orquídeas. Un manuscrito del siglo XV de la dinastía Ming cita el dorado, el rojo y el negro como los colores de favoritos de la realeza”, cuenta esta experta.

¿Existe un tono universal que siente bien a todas las mujeres?

Pese a ser un color secundario, resultado de mezclar los pigmentos magenta y amarillo, el rojo preserva intensidad y luz y es el protagonista indiscutible del maquillaje. “En cualquier acabado, en cualquier subtono, en cualquier transparencia, armoniza con el ser humano. Se adapta a nuestro ojo (el del observador) y a nuestra apariencia cutánea por un motivo muy elocuente, que es que contenemos entre cuatro y seis litros de este tono fluyendo dentro de nosotros, sin excepción. Es el color más democrático de nuestra complexión”, puntualiza Baltasar G. Pinel. La conexión del cuerpo con las emociones se hace inevitable y el colorete, en forma de polvo rojizo, viene a exteriorizarla. “Al imitar el rubor con el maquillaje estamos recreando nuestra estabilidad emocional (sentimientos como la risa o la vergüenza) e incluso nuestra felicidad, con sensaciones vitales agradables como un paseo por el campo o el estar enamorada. ‘¡Qué buena cara tienes!’, nos dicen cuando nos sonrojamos”, matiza la periodista y escritora Luisa Ricart. Por otro lado, la búsqueda del rouge perfecto ha mantenido (y mantiene) en vilo a las firmas cosméticas. Tras una investigación de seguimiento ocular llevada a cabo por los laboratorios Armani, en 2008 la célebre maquilladora Linda Cantello se jactaba de haber identificado el rojo universal, perfecto para todas las mujeres, carnaciones de piel y coloraciones de cabello. Lo llamó Rojo 400. “Es el original: ni demasiado naranja, ni demasiado azul, por lo que se adapta a cualquier rostro”, afirmaba la experta en el momento de su lanzamiento.

Otra manera de vestir de rojo

Kenzo escogió la amapola, una flor inolora pero de un rojo sinigual, como enseña de Flower by Kenzo, su perfume más exitoso. Solo en una ocasión, desde su nacimiento en 1921, el emblemático Chanel No5 ha cambiado de color. Fue hace un par de años, cuando se vistió de este tono. Passione, la versión más apasionada de la fragancia Sì, de Armani, es un robusto frasco lacado en este color. Crucial también es este pantone para la diseñadora Carolina Herrera. “Estaba presente en la primera colección que presentó en 1981 en el Club Metropolitan de Nueva York. Mi madre lo adora por su fuerza y elegancia y, por eso, lo convirtió en un recurso icónico de la firma”, asegura Carolina A. Herrera, directora creativa de fragancias de la marca. Para ella, el rojo tiene un eco mítico: “Me recuerda a la serigrafía que Andy Warhol hizo de mi madre, en la que aparece con los labios carmín”.

5 barras de labio rojas con historia

1-5
pintalabios-rojos-3

1 / 5

BRAT PACK, DE LIPSTICK QUEEN

La obsesión de Poppy King por encontrar un rojo mate perfecto le llevó a crear su propia firma de maquillaje de labios, Lipstick Queen, y este popular tono con aires vintage. Velvet Rope, 45 €

Comprar

pintalabios-rojos-4

2 / 5

RUSSIAN RED MATTE, DE MAC

Lanzado en 1989 como el primer rojo mate de la firma americana, en 1990 Madonna lo catapultó a la fama tras usarlo en su gira internacional Blonde Ambition. Hoy, es un best seller. (20,45 €, en Amazon)

Comprar

pintalabios-rojos-2

3 / 5

ROUGE 400, DE GIORGIO ARMANI

Creado en 2008, las periodistas de belleza lo describieron como “un color atemporal y uno de los mejores labiales rojos de todos los tiempos”. Rouge d'Armani Matte, (31 €, en El Corte Inglés).

Comprar

pintalabios-rojos-6

4 / 5

ROUGE DIOR 999 DE DIOR

Nació en 1953 porque Christian Dior quería “vestir la sonrisa de las mujeres” y se ha convertido en el rojo más icónico de la firma. Está disponible en dos acabados: satinado y mate (39 €, en Amazon).

Comprar

pintalabios-rojos-5

5 / 5

PIRATE, DE CHANEL

La mezcla de pigmentos de este icónico labial –con matices azules que logran el efecto de blanquear los dientes– y su acabado cremoso hacen que siente bien a todas las pieles. Rouge Allure (38,55, en Sephora). 

Comprar

Te puede interesar:

labios rojos Pintalabios Maquillaje de labios labios
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?