Make up de primavera
CONTENIDO PATROCINADO

Belleza maquillaje

Georgina Amorós: "Pintarse los labios de rojo da fuerza, levanta el humor y viste".

Charlamos con la actriz de ‘Élite’ sobre comienzos, desnudos, feminismo, redes sociales y su nuevo papel como musa de Lancôme.

Maquillaje Georgina Amorós
Fotografía: Alberto Saguar. Realización: Francesca Rinciari.

Georgina Amorós (Barcelona, 1998) está en racha: la película Código Emperador (del director Jorge Coira), donde comparte protagonismo con Luis Tosar, inauguraba el festival de Málaga, acaba de estrenar la quinta temporada de Élite y, por si fuera poco, la firma de belleza Lancôme la ha nombrado su nueva musa, un lugar reservado a actrices ‘buenrrollistas’ que, además, entienden el poder de un rojo de labios: “He estado en París y lo llevaba todos los días. Aparte de que da fuerza, levanta el humor y viste”, cuenta la actriz.

En Código Emperador te mides con un grande como Luis Tosar. ¿Qué tal la experiencia? Hacía tiempo que no estaba tan nerviosa en un casting; ¡tenía tantas ganas! No había coincidido con Luis y ha sido un sueño. Es de esos compañeros que lo dan todo. Me preguntaba qué podía hacer por mí, si estaba bien, me hizo sentirme acogida. Es cercano, cariñoso y bueno, y eso lo hace todo más fácil.

Código ‘nude’

Para que la piel quede natural y jugosa, se mezcla la base Teint Idôle Ultra Wear con unas gotas del sérum activador de juventud Génifique. Ambos, de Lancôme.

Camisa nude de tul arrugado, de Hydrangea.

Remontémonos a tus comienzos. ¿Cómo fueron? Empecé haciendo publicidad con 4 años, básicamente porque mi abuelo materno era fotógrafo amateur, pintor, una persona supercreativa; estaba todo el día con una cámara y a mí me encantaba. Mis padres dijeron: “Bueno, pues vamos a llevarla a una agencia de publicidad”. Con 15 me pasaba el día a caballo entre Madrid y Barcelona con pruebas y algún papel pequeñito, como en Velvet, yendo poco a poco, muy hormiguita. Siempre que puedo intento formarme: es algo que me hace salirme del resultado directo que exige la ficción. Muchas veces, por tiempo y dinero, el proceso de ensayos, la creación de personajes, se ve muy acortado.

Algo que no ocurre en el teatro. Representaste hace unos meses Comedia sin título en el María Guerrero. Fueron muchas improvisaciones, trabajo físico, multitud de días que iba a ensayar y no sabía ni lo que estaba haciendo. Pero de eso se trata, de explorar, no de ir directamente a un resultado sino de traspasar la línea para alcanzar algo excepcional, inimaginable.

FANTASÍA

En todo el párpado móvil, y muy difuminada hacia la ceja, se extiende una sombra en verde pistacho. Para iluminar la mirada se corrige la ojera con un tono más claro que el de la piel. Effacernes Longue Tenue, de Lancôme.

Vestido lencero verde menta, de Calvin Klein Jeans.  

¿Te sirvió la disciplina del ballet clásico que practicas desde que eres pequeña? Éramos catorce intérpretes, la mitad bailarines. En la obra, muy física, apenas hablábamos y eso me hizo recuperar las ganas de bailar. Aunque hice clásico y contemporáneo durante toda mi infancia, hace tiempo que no lo practico. Ahora estoy a tope con el yoga; aparte de que trabajas el cuerpo, la elasticidad y la fuerza, el control de la respiración me viene muy bien porque tengo problemas de ansiedad, y el hecho de meditar me ayuda a calmarme. Me da paz.

¿Afrontaste de manera diferente el desnudo sobre las tablas que frente a la cámara? Sí, por el hecho de que es efímero y no queda para la historia. Partiendo de esa base me sentía más cómoda. También porque creía que el desnudo era necesario. En la ficción me da miedo que se haga más por sexualizar el cuerpo de la mujer que por un fin dramático. Si buscas algo sensual, muchas veces puedes conseguirlo con un sujetador, insinuando, más que mostrándolo todo.

Rojo teja

El truco para que el labial dure todo el día es utilizar un perfilador del mismo tono. La sensación de frescura en la piel se obtiene con el colorete en stick Teint Idôle Ultra Wear, de Lancôme.

Body ‘nude’ de Dior y pendientes en oro ético blanco de 18 k, engastados de diamantes, de Chopard.

¿Los guiones apoyan cada vez más el feminismo? Tú en particular siempre te has mojado en estos temas. Creo en decir las cosas y en luchar hasta el final por las causas que consideras justas. El cambio real en nuestra industria tiene que venir desde arriba, de las personas que escriben las ficciones, que las producen y dirigen, para que todo esté destinado a mostrar a mujeres que no sean floreros sino a las que les pasan cosas, ya que muchas veces los personajes femeninos se encuentran a la sombra pero no tienen voz propia. Luego está el que haya más directoras de fotografía, directoras... que haberlas las ha habido siempre pero no se ha confiado en ellas. Y que nos den el lugar y el tiempo para poder estar en estas posiciones y no hacerlo bien a la primera, igual que los hombres han tenido todo el tiempo del mundo para equivocarse e ir aprendiendo.

Me decías en una ocasión que la celulitis, por ejemplo, se normalizará cuando no sea una herramienta publicitaria. Por un lado es fantástico que las marcas se quieran poner al día con normalizar todo tipo de cuerpos y bellezas. Por otro corremos el riesgo de que sea algo que se hace porque está de moda y ya, sin ningún tipo de motivación aparte. Pero, aunque sea como comienzo para visibilizarlo, me parece perfecto, y que de esta forma todas las chicas y chicos que compran revistas y observan fotos de forma aspiracional puedan verse reflejados y no crezcan con la frustración de que no se parecen en nada a lo que el mundo considera bello o válido.

Ahumado ‘glam’

La mirada se trabaja con un lápiz negro, arriba y abajo, y se difumina bien para un efecto rasgado. El óvalo se define marcando por debajo del pómulo con los polvos compactos Belle de Teint, de Lancôme, en un tono oscuro.

Vestido marrón chocolate, de & Other Stories. Pendientes de aro en oro ético blanco de 18k, engastados de diamantes, de Chopard. 

Maquillaje: Roberto Siguero para Lancôme. Peluquería: Jesús de Paula (COOL) para Wella y ghd. Asistente de fotografía: Javi Blanco.  Asistente de estilismo: Piluca Valverde. Manicura: Nubia Janeth Soacha.

Cerraste tu cuenta en Twitter porque te sentiste acosada. ¿Cuál es tu relación con las redes sociales? Fue con la segunda temporada de Élite. Mi personaje tuvo a gente que lo amó y lo odió y Twitter se convirtió en un vertedero donde hacer daño sin miramiento. Pensé: “No tengo necesidad. Esto me está causando más dolores de cabeza que otra cosa”. Me hacía sentir muy triste y me lo quité porque no aportaba nada. Las redes son un poco peligrosas, relacionado con lo que comentaba de las bellezas normalizadas. Al principio, Instagram era un sitio donde colgar imágenes bonitas y ya está y ahora se ha convertido, básicamente, en una exposición de ego: te anima a subir contenido donde se te ve mas a ti, la cara o el cuerpo, porque es el que más likes tiene, y entras en un bucle. Dices: ¡por qué le dedico tanto tiempo a esto! Viendo fotos de gente que ni me interesa en lugar de estar en el mundo real.

Profesionalmente, ¿de qué tienes ganas? Me apetece trabajar con gente que me estimule, que le eche gasolina a la creatividad, como Jaime Rosales o Carla Simón. Me van los retos y me gusta ponerme en la piel de personas diferentes, porque cada vez que lo hago entiendo un poco mejor el mundo y a mí misma. Es lo que me parece más divertido: desaparecer detrás de un personaje.

¡DESCUBRE AQUÍ SUS BÁSICOS!

Danniel Rojas

1/ Con esencia de magnolia, eau de parfum La vie est belle (100 €, 50 ml).

COMPRAR

2/ Paleta de sombras Hypnôse Palette 5 Couleurs, en el tono 03 Brun Adore (59,50 €).

COMPRAR

3/ Labial L’Absolu Rouge Drama Ink, en 555 Soif de Vivre (39 €).

COMPRAR

4/ Máscara de pestañas Lash Idôle, para mayor volumen sin apelmazar (11,55 €).

COMPRAR

5/ Base de maquillaje de alta cobertura y acabado mate Teint Idole Ultra Wear, en el tono 010 (45,50 €).

COMPRAR

Todos los productos son de Lancôme.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?