Iluminadores: trucos de maquillaje para aplicarlos

Es navidad y hay que hacer competencia a todo el alumbrado urbano (y no es tarea fácil). Por eso, tenemos los 10 iluminadores perfectos y los trucos 'backstage' para presumir de rostro 'glowy'.

Actualizado el

1-10
En crema

1 / 10

En crema

'Living luminizer' de RMS Beauty (43 €).

En gel

2 / 10

En gel

Gel iluminador de coco 'Dew drops' de Marc Jacobs (39 €).

En barra

3 / 10

En barra

Iluminador Watt's Up de Benefit (35,50 €).

Fluido

4 / 10

Fluido

Iluminador en pincel 'Naked skin highlighting fluid' tono 'Aura' de Urban Decay (24 €).

Holográfico

5 / 10

Holográfico

Iluminador holográfico de la colección 'Artic holiday' en el tono 'White snowflake' de Kiko Milano (11,95 €).

En el colorete

6 / 10

En el colorete

Colorete iluminador 'Satelite Of love' de Nars (32 €).

Duo-brillante

7 / 10

Duo-brillante

Polvos iluminadores compactos 'Preciosity Flash Light dual' (54 €).

Rosados. Rosado

8 / 10

Rosado

Polvo iluminador Telluride de Bobbi Brown (48,50 €).

Para elegir

9 / 10

Para elegir

Paleta 'Apres ski glow face' de Becca (54 €).

Mix de texturas

10 / 10

Mix de texturas

Paleta 'Cleopatra-S-Kiss' de Sleek Make Up (12,49 €).

En esta época del año, todo son luces y brillo en todos los sentidos: por la calle, en la ropa y también en el maquillaje. Dejemos todo lo mate (que también nos encanta) para días más comunes y looks cotidianos. Estas noches de excepción lo que nos pide el cuerpo (y la cara) es brillar. Y, para eso, nada como los iluminadores como la herramienta del año para conseguir ese efecto jugoso y con todo el esplendor que queramos. ¿Te sabes los trucos para sacarle el máximo partido a tu iluminador? Te los damos:

1. Ten muy claras cuáles son las zonas estratégicas y las prohibidas. No todo el rostro requiere iluminación y el truco para saber dónde sí lo hace es fijarnos en qué partes de nuestra cara incide la luz del sol directamente. Con eso en mente, sabemos que las zonas son el alto del pómulo, el tabique nasal y la punta de la nariz, la frente y el arco de cupido. Aunque también aplicaremos una pequeña cantidad en la zona del lagrimal (esto es para conseguir agrandar la mirada de manera exponencial) y en el arco inferior de la ceja, para dar una forma más delimitada a esta. Nunca lo pongas donde queremos conseguir que haya 'sombra', como en el pómulo, en la mandíbula o en el extremo superior de la frente, junto al pelo. Eso se lo dejamos a los productos oscuros de contorno.

2. Diferencia cómo se trabaja cada textura. No todas son iguales y no todas se aplican igual. Por ejemplo, con las texturas en gel y fluidas hay que tener mucho cuidado en términos de cantidades. Ya que, en ocasiones, pueden resultar difíciles de difuminar ya que se suelen secar pronto y pueden quedar a parches. El consejo es ir por partes y al aplicarlo en una zona, difuminar (mejor con el dedo anular o con una esponja) rápidamente antes de pasar a la siguiente zona. A pequeños pero rápidos toquecitos, quedará totalmente unificado con la piel y parecerá que la luz irradia desde el interior.

3. Haz que dure. En relación a las texturas más líquidas, pueden no durar demasiado aunque parezcan intensas. Por eso, nada mejor para añadirles la durabilidad que esperas aplicando una pequeña cantidad de un iluminador del mismo color, pero en formato polvo. Este hará de sellador y la luz no se moverá de ahí en toda la noche (comprobado).

Teniendo todo esto en mente, no importa si los prefieres líquidos o en crema, con shimmer o purpurina, holográficos o de colores... Tu rostro será el más radiante del lugar, al más puro estilo Kylie Jenner.

Te puede interesar:

Iluminador maquillaje

Celebrities

Loading...