Perfumes de fiesta
CONTENIDO PATROCINADO

Belleza Perfumes

La exposición que no te puedes perder si viajas a París esta Navidad

Le Grand Numéro de Chanel, más que una exhibición, es la gran fiesta de los perfumes de la maison. Se podrá disfrutar hasta el 9 de enero en la ciudad del Sena. Pasen, vean y… jueguen.

Exposición perfumes Chanel
Cortesía Chanel

Ante el control de acceso al parisino Grand Palais Éphémère nada hace presagiar lo que vendrá después: una jugosa exposición de belleza donde pasar un par de horas y despertar al mundo real con la sensación de haber vivido un sueño. Le Grand Numéro de Chanel es la fiesta que la maison debía a sus perfumes, a sí misma -después de dos años de pandemia- y, a la vista del despliegue y de que es gratuita, a todos nosotros.

Un homenaje que recupera el valioso legado de la ínclita Gabrielle Chanel y lo viste de modernidad a través de cinco salas inmersivas -dedicadas al Nº5, que acapara gran parte del protagonismo, Chance, Coco Mademoiselle, Bleu y la colección de dieciocho fragancias Les Exclusifs- a las que se accede desde un simbólico carrusel de entrada: en él conviven los elementos del particular imaginario de la diseñadora, como grandes cartas de la suerte, leones, estrellas, bailarines amenizando el tour en vivo y, cómo no, camelias. Si eres de las afortunadas que viajan a París esta Navidad, no te la pierdas. ¿No es el caso? Deléitate con este recorrido exclusivo.

El “gran” número de Chanel

El Nº5, el perfume más famoso de todos los tiempos, nacía en 1921 fruto de la superstición de Gabrielle Chanel, cuyo número fetiche era el 5; de ahí que se quedase con la quinta muestra olfativa que le dio a oler el perfumista Ernest Beaux. Tras atravesar una sala con la mirada puesta en un cielo en el que se van dibujando proyecciones de celebridades apasionadas del jugo -de Catherine Deneuve a Marilyn Monroe o Carole Bouquet- y del propio frasco, otra estancia nos guía por la historia de la fragancia, donde no faltan las obras firmadas por Warhol, Dalí o Miquel Barceló, que la maison ha rescatado de sus archivos para la ocasión. Pero éste no es un recorrido al uso: un experto entrega una especie de pantonario en el que introducir los secantes perfumados para que el espectador vaya haciendo su check de fragancias, una pregonera ilustra al espectador con los datos más curiosos y las artesanas (sólo nueve en todo el mundo) muestran al público la técnica del baudruchage, que consiste en cerrar a mano con hilo y sellar con cera cada frasco de vidrio del extracto made to order del Nº5. A continuación, unas cápsulas de aroma, como campanas gigantes, difunden cuatro interpretaciones diferentes del perfume bajo una misma melodía versionada a piano, violín y dos guitarras. “Ambas, música y aromas, son creaciones artísticas”, nos cuenta una experta. De ahí, caminamos hacia la zona que hace soñar, la de las históricas campañas de televisión y papel, los vestidos originales que lucieron Marion Cotillard o Nicole Kidman en los anuncios, y ejemplares del Nº5 escalonados como si fuesen velas. La banda de música que ha amenizado la entrada a la exposición sigue de fondo y, en la zona central, se hacen juegos de magia.

Exposición perfumes Chanel
Cortesía Chanel

Un experto da a oler a los visitantes un secante impregnado en el Nº5, el techo de una de las estancias es un cielo donde se proyecta el imaginario de Chanel y la muestra exhibe los modelos que lucieron las embajadoras del perfume (en la imagen, el de Marion Cotillard para la campaña de Navidad del 2021).

La suerte está echada

El juego continúa en el espacio dedicado a Chance, donde nada más entrar al espectador se le entregan fichas para jugar a la ruleta y a los dados ¡y ganar! (damos fe, porque a la salida recogemos nuestras pulseras de lazo). La escenografía invoca a la fortuna, con flechas en las que se puede leer Luck y Get Lucky sobre tocadores donde los make up artists realizan sus looks. A modo de atrezzo, los bailarines toman los pasillos como escenario y realizan sus performance y tutús con los colores de las diferentes versiones de Chance iluminan el local.

Exposición perfumes Chanel
Cortesía Chanel

Tutús con los colores de las diferentes versiones de Chance y tocadores de maquillaje con flechas que invocan a la suerte.

La noche de Bleu

Un bar con su juke box, reservados con mesa y sofás y una barra de coctelería es el íntimo lugar de encuentro de los amantes de Bleu, el perfume masculino que Chanel lanzaba en 2010. A la salida, se abre paso un extenso skyline donde lo que parecen ser las ventanas de los rascacielos en realidad son teclas musicales que el visitante puede hacer sonar como si fuese un niño pequeño. Un neón que forma la palabra Bleu ilumina la noche.

Exposición perfumes Chanel
Cortesía Chanel

Skyline de la sala dedicada a Bleu y coctelería donde embeberse del aroma del perfume.

Coco y la seducción

Sin duda, uno de los espacios más sorprendentes, en el que se recrea un tablero de ajedrez con inmensas fichas que leen las manos o arrojan enigmáticos mensajes perfumados. El juego de la seducción en Coco Mademoiselle tiene voz: puedes descolgar el teléfono, que dé tono y que una mujer al otro lado te susurre las palabras liberté y sensualité.
Atravesando un pasillo se accede a una sala de control donde la imaginación no encuentra límites: las barras de labios hacen de sintonizadores en una mesa de mezclas y se exhiben las colecciones más deportivas de Chanel, con bastones de esquí, gafas o auriculares, entre muchos otros accesorios. La doble “C” está en todas partes.

Exposición perfumes Chanel
Cortesía Chanel

Sala de control de Coco Mademoiselle y laberínticos pasillos en los que recibir mensajes cargados de aroma (literal, a través de un teléfono fijo que da tono). 

Estancia exclusiva

Cuando se accede a esta sala rectangular y en penumbra, no se sabe quiénes de los allí presentes son figurantes. Varios hombres con bata blanca, carpeta y bolígrafo entre las manos parecen psicoanalizar a la persona tumbada en el diván. No te sorprendas, porque puedes ser tú realizando el test de Les Exclusifs, la colección más especial de la maison, compuesta de dieciocho fragancias. ¿Te consideras natural, exclusiva, influyente…? Son algunos de los adjetivos en los que la “paciente” debe reconocerse para poder atribuirle su perfume exclusivo.

Exposición perfumes Chanel
Cortesía Chanel

Divanes preparados para psicoanalizar (perfumísticamente hablando) y difusores de los aromas de Les Exclusifs. 

Dejamos atrás la magia y salimos a la luz sabiendo que ésta no es una exposición más.

*Le Grand Numéro de Chanel estará abierta al público hasta el 9 de enero en el Grand Palais Éphémère de París (inscripciones en grand-numero.chanel.com).

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?