#YOMEQUEDOENCASA

Rutina sencilla para iniciarse en el yoga desde casa

Mantener el cuerpo y la mente activa puede ayudarte a llevar mejor el tiempo que pasemos de cuarentena. Si aún no has probado el yoga, es el momento de hacerlo y te damos las claves para hacerlo

Actualizado a

Yoga

Actualizado a

Estos días de confinamiento en casa por la pandemia del Covid-19 están permitiendo a muchas personas retomar viejas aspiraciones o descubrir aficiones nuevas a las que engancharse. No solo culturales, también culinarios e incluso deportivos. Pero si hay algo que necesitamos mantener todos sano es la mente, no solo el cuerpo, de ahí que disciplinas que abogan por el equilibrio entre ambos conceptos, como es el caso del yoga, se conviertan en una de las actividades más saludables en las que invertir este tiempo de aislamiento.

Las que seáis yoguis en potencia seguro que lo tenéis incorporado como parte de vuestra rutina diaria pero si sois de las que aún no habéis probado sus beneficios y queréis iniciaros en la práctica, este es un momento genial para dar el paso.

EL SECRETO PARA EQUILIBRAR CUERPO Y MENTE

Arianne Puig, CEO fundadora de Born Living Yoga, cita tres como las claves fundamentales para ponerse manos a la obra: "Es recomendable empezar con tutoriales para principiantes impartidos por profesores titulados; elegir ropa cómoda diseñada para la práctica del yoga y un buen mat -la esterilla- antideslizante; y es importante también tener paciencia, ya que el yoga necesita practica y constancia".

Toca estar en casa y porqué no aprovechar para meditar o hacer un poco de yoga en estos días de incertidumbre donde nuestro mayor reto va a ser dejar de mirarnos el ombligo para empezar a pensar en unidad. Vamos a ver cuánto somos capaces de hacer por los demás. ⁣ ⁣ Hoy quiero retarles a todos a entrenar nuestro cuerpo y mente desde casa con posturas invertidas después de un buen calentamiento. Les reto a colaborar conmigo en el #downsideup21 con motivo del Día del Síndrome de Down (‪21 de marzo),‬ en beneficio de la @fundacionpepitamola , asociación que ayuda a familias con hijos con Síndrome de Down y pocos recursos, financiando la estimulación temprana de estos niños, imprescindible durante sus primeros meses de vida.⁣ ⁣ Hagan como yo y suban una foto/vídeo en el que se les vea al revés🙃, reten a varios amigos y, por favor, DONEN a través de la plataforma de iHelp (pueden encontrar el link en el perfil de @fundacionpepitamola o de @stannesmadrid ). ⁣ Nomino a toda la comunidad y por cada foto en la que me etiqueten, la compartiré en mis historias como he estado haciendo en los últimos retos. ⁣ ⁣ Juntos podemos hacer cosas muy grandes❤️⁣ ⁣ ¡Únanse a esta bonita iniciativa y ayudemos a estos niños a tener el mejor desarrollo posible! 🙏🏼⁣ ⁣ #downsideup21 #stannescharitychallenge

Una publicación compartida de Ariadne Artiles (@ariadneartiles) el

Eso sí, el yoga es una disciplina que requiere de un contexto mínimo en el que poder ser practicado con garantías. La rutina, por lo tanto, importa, tanto como el diseño y desarrollo de la sesión de entrenamiento concreta que sigas. ¿Y cuál es esa rutina adaptada a las limitaciones de un piso? Lo explica con suma concrección la propia Arianne Puig: "Escoger una hora en la que se pueda estar tranquila en casa, sin distracciones; elegir una habitación con el espacio suficiente, que no es mucho, para poner el mat en el suelo; y cuidar un poco la iluminación con alguna vela aromática". De esta forma, podrás reproducir un espacio bien acondicionado para comenzar la sesión de yoga -no hay inconveniente desde el punto de vista médico para hacer un poco todos los días, aunque Puig recomienda al menos tres veces a la semana- y que esta sea lo más productiva posible.

Con estos ingredientes será mucho más fácil que puedas apreciar sus beneficios, que son muchos, a lo largo de las duras jornadas de confinamiento en el hogar que nos esperan todavía por delante. Entre ellos, la fundadora de Born Living Yoga destaca de él su capacidad para ayudar a mantener la mente en calma, mejorar el sistema inmunitario protegiendo al organismo de las enfermedades, y activar y liberar de tensiones a dicho organismo. le saques todo lo bueno que puede aportar a tu equilibrio personal en este clima de incertidumbre, inseguridad, miedo y bloqueo mental.

EJEMPLO DE PRIMERA SESIÓN DE YOGA

Las asanas -así es como se llaman a las diferentes posturas en yoga- van aumentando su dificultad en función del nivel en el que te encuentres. No te frustres si en la primera sesión no consigues hacerlas perfectas, conforme vayas avanzando en la práctica irás mejorando de forma notable. Aquí tienes un ejemplo de algunas que puedes probar en tus inicios como yogui que incluso podrás practicar con niños en casa:

1. El árbol: de pie, con la espalda estirada, los brazos por encima de la cabeza y las palmas de la mano juntas, dobla una de las piernas y coloca la planta del pie en la cara del interior del muslo contrario presionando contra él. Aguanta el equilibrio unos 30 segundos y repite la misma acción con la otra pierna.

2. El perro: colócate en posición cuadrúpeda con las manos y los pies perfectamente apoyados. Inhala y sube la cadera lo más alto que puedas, manteniendo las palmas de las manos apoyadas -si no te encuentras estable, puedes dar un paso hacia adelante con cada pie-. Aguanta unos 10 segundos, baja la cadera y vuelve a la posición inicial mientras exhalas.

3. La montaña: de pie, con los brazos a los lados del cuerpo y las palmas de las manos hacia dentro, coloca las piernas juntas con los dedos gordos de los pies tocándose, gira los muslos hacia dentro, coloca los hombros atrás, mantén la mirada al frente y concentra tu energía desde los talones hasta la pelvis estirando tu cuerpo hacia el techo.

4. El guerrero: es una de las más conocidas asanas del yoga y tiene tres vertientes diferentes. En la primera de ellas que es la más sencilla, debes colocarte de pie con los pies separados, los brazos elevados y la espalda estirada. Da un paso al frente con una de las piernas e inclínate hacia ella dejando la otra quieta formando un ángulo de casi 90 años con la rodilla encima del tobillo.

5. Torsiones: son varias las que puedes hacer para iniciarte pero todas ellas serán básicas para estirar el cuerpo correctamente. Prueba a sentarte con las piernas cruzadas y la espalda recta a dejar los hombros atrás y gira el tronco hacia un lado y ayúdate con la otra mano apoyándola sobre la pierna. Cambia de lado y prueba el mismo ejercicio tumbada boca arriba para estirar toda la espalda.

Te puede interesar:

yoga deporte Coronavirus
Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?