InStyle para Germaine

Cuerpo a tono en un mes: cuarta semana

Mi plan de remodelación corporal Top Shape ha llegado a su fin. Es el momento de saber si he hecho las cosas bien y descubrir el efecto que han tenido la dieta, el deporte y los cuidados de belleza reductores en mi cuerpo.

Lorena Robledo nos cuenta cómo funciona el reto de Germaine
Paula Méndez.

Actualizado a

Todas las primaveras me pasa lo mismo: con la llegada de mayo en el calendario me entran las prisas con la operación bikini y, al empezar con la dieta, el ejercicio y el anticelulítico tan tarde (evidentemente) me pilla el toro verano tras verano… Lo vivido durante 2020, en cambio, nos ha hecho reflexionar –al menos yo he pensado bastante sobre lo divino y lo humano– y replantearnos nuestra vida de diferente manera. Particularmente he decidido dejar de lado la eterna falta de tiempo con la que vivía, y en la que era prácticamente imposible prestarme a mí misma los cuidados, que no solo me hacen falta, sino que también me hacen sentir bien.

Esta vez me he puesto las pilas desde marzo para estar ready en cuanto llegue el momento del destape y me he animado a probar el plan Top Shape, de Germaine de Capuccini. Es un programa remodelante corporal completo que combina masajes profesionales presenciales –son gloria bendita–, cosméticos reductores para aplicar a diario en casa y pautas de nutrición y ejercicios online (germainetopshape.com) que me ayudarán a conseguir mi “mejor forma” en tan solo un mes. ¡Pura fantasía!

Mi experiencia comenzó el lunes y tengo que confesar que el domingo desayuné porras para despedirme, je, je, je. Al día siguiente me dirigí a mi centro estético asignado, donde me facilitaron toda la información, me tomaron medidas de cintura, caderas y muslos, y me realizaron el tratamiento profesional, donde la esteticista estuvo muy pendiente de personalizar el tratamiento lo máximo posible, viendo cómo eran la tolerancia y resistencia de mi piel. Un consejo: di en todo momento qué sientes, porque aunque tú aguantes bien todo lo que te echen, tu dermis suele ser más frágil y podría aparecer algún hematoma, que se iría a los pocos días.

Allí también me dieron una bolsita de deporte (muy mona, por cierto) con los productos cosméticos que tenía que aplicarme a diario, mañana y noche, y un guante exfoliante de silicona que elimina las células muertas y activa la zona previamente. Al escuchar la frecuencia con la que tenía que usar el producto reductor me dio una pereza tremenda. ¿Tener que añadir unos minutos extra a mis rutinas de belleza matutina y nocturna para aplicármelo adecuadamente, sin saltarme el paso del guante? Too much… Sin embargo, me sorprendí nada más poner un par de dosificaciones de producto en la palma de mis manos, cuando su olor y su textura me cautivaron. Es más, ahora he decidido continuar aplicándome este gel-crema cuando termine el tratamiento y hasta que me ponga el bañador.

Productos de Germaine de Capuccini
Germaine de Capuccini.

Los tres productos de la izquierda son los que utiliza la esteticista durante la sesión. 

Anticelulítico Defined & Fit 24h.

Guante exfoliante para usar en seco o en mojado.

Complejo alimenticio Cellu-Dren Complex de Add+ Nutrients. 

Al terminar mi primera sesión beauty me fui directa al gimnasio, ya que hacer deporte después del tratamiento incrementa la eficacia de los productos. Después estuve cotilleando la web, Germainetopshape.com, para ver qué contaba su equipo de expertos.

La nutricionista Beatriz Larrea ofrece varios videos explicativos en los que no solo aporta tips de nutrición, sino que también habla de temas de actualidad como el ayuno intermitente, la relación que tiene el cortisol con el estrés y la báscula, lo perjudicial que es el azúcar… Además, proporciona dos planes de alimentación: uno para bajar de peso, que no es una dieta –lo único que restringe son los hidratos de carbono en las cenas si el objetivo es perder algunos kilos–, sino una serie de cambios de hábitos que deberán ser permanentes, y un segundo plan détox que permite eliminar los líquidos y la toxicidad que hemos acumulado en nuestro cuerpo a lo largo de los años.

Crys Dyaz, entrenadora de famosas como Blanca Suárez o la cantante Aitana, ha grabado unos entrenamientos para que los hagas sin tener que salir de casa. Los ejercicios están pensados para tres niveles diferentes: intensidad baja (recomienda hacerlos 3 veces por semana), moderada (4 días) y alta (pueden realizarse en 5 o 6 ocasiones, pero es obligatorio descansar siempre un día). ¿Lo mejor? Son fáciles y dinámicos, y para hacerlos solo necesitas ropa y zapatillas de deporte, una esterilla de yoga y ganas de ponerte en marcha.

Ah, se me olvidaba que también hay que beber dos litros de agua diarios, acompañados de un stick del complemento alimentario a base de extractos de plantas que viene en el pack, que lucha contra la retención de líquidos y la grasa acumulada. Este cóctel me ha hecho ir bastante más al baño, por lo que ya he empezado a apreciar la pérdida de volumen. Estoy haciendo la prueba con unos pantalones que me quedaban un poco apretaditos en muslos y cintura para ir notando el deshinchamiento de una manera más tangible. ¡y qué ilusión que hace cuando comienzan a ‘bailarte’ un poquito! To be continued…

Crys Díaz, entrenadora del reto Top Shape de Germaine de Capuccini
Paula Méndez.

Crys Díaz, entrenadora del reto Top Shape de Germaine de Capuccini

Cuerpo a punto: segunda semana

Soñar es gratis y con la llegada de la primavera yo fantaseo con que quiero estar tan buenorra como Jennifer Lopez, que está mejor ahora, con 51 años, que cuando tenía treinta y tantos. Luego deparo en los sacrificios diarios que tiene que hacer ella –demasiadas horas de entrenamiento en el gym, que acompaña de otras tantas de baile cuando está de gira, una dieta exhaustiva, nada de alcohol, cosméticos carísimos, tratamientos corporales en exclusivos centros de belleza…– y entonces pienso que este año me conformo con ser la versión de mí misma, frase que ahora está muy de moda en eso del crecimiento personal.

Así que para mí estará más que bien perder unos kilitos, reducir el volumen de muslos, caderas y abdomen, y tener una piel más suave y tonificada; que tampoco estoy tan mal para cumplir 40 añitos en septiembre (y aún me quedan 11 para llegar a la edad de JLo y poder estar tan estupenda como ella). El plan Top Shape, de Germaine de Capuccini, está siendo perfecto para conseguir mi versión 2.0, ya que no solo me noto más ligera y deshinchada –la ropa me queda algo más holgada y eso es pura alegría– sino que mi piel también está más uniforme.

No vamos a mentir si digo que lo que más me gusta de este programa remodelante corporal son los masajes profesionales –las manos de Sonia, mi esteticista para este protocolo, son increíbles– que me hacen dos veces por semana. Ese es mi momento preferido del día, ya que lo dedico a relajarme y a disfrutar de la experiencia, intentando dejar el estrés en la puerta del centro de belleza. Lo que me vuelve loca son las texturas y los olores de los productos cosméticos que me aplica. Al terminar la sesión mi piel está supersuave e hidratada, y esa sensación de elasticidad continúa durante el día. Cuando pasan las horas sigo sintiendo como si me acabara de poner la crema ¡y mi cuerpo sigue oliendo de maravilla!

En este tiempo que ha pasado mi piel ya se ha habituado a los accesorios de masaje y la profesional de la marca ha ajustado la presión que ejerce con los mismos sobre mi cuerpo, para evitar que mi dermis se resienta. Particularmente tenía un edema en la zona de la rodilla y es alucinante lo que ha disminuido en estos días, gracias al trabajo en el centro, a la aplicación del producto reductor que hago tanto por la mañana como por la noche, y a los sticks de nutricosmética, que me hacen ir al baño una barbaridad.

Además, he aprovechado el finde para ponerme al día con los videos de nutrición de Beatriz Larrea, que son de lo más interesantes. Muchas veces nos empeñamos en hacer dietas restrictivas cuando el quid de la cuestión está en comer de manera sana, consciente y evitando los azúcares, las harinas refinadas y los ultraprocesados lo máximo posible. Aunque yo opino que un homenaje de vez en cuando es necesario para que no se te ponga cara de acelga (sin ánimo de ofender a esta verdura que a mí sí que me gusta). Y sus recetas son de lo más apetecibles ¡y no te prohíbe comer hidratos! Mis preferidas por el momento son noodle salad, veggie wrap, ensalada asiática de boniato, yakimeshi de coliflor con pollo y, de postre, tarta de yogur de coco y frutas.

Y los entrenamientos de Crys Dyaz me están encantando. He pasado directamente al nivel de intensidad moderada y espero poder subir a la alta la semana que viene. Mi truco es hacerlos los días que me toca siempre a la misma hora, como si fueran una clase del gimnasio a la que tengo que llegar puntual; si no, me siento en el sofá y me entra la pereza… Así que, nada más terminar de teletrabajar, me pongo mi ropa de deporte y ¡a moverme! Te veo la semana que viene para contarte mis nuevas sensaciones.

La nutricionista Beatriz Larrea
Paula Méndez.

La nutricionista Beatriz Larrea.

Cuerpo a punto: tercera semana

La constancia no es precisamente mi mayor fuerte, pero mi falta de perseverancia la compensa con creces el valor que tiene mi palabra. Y como yo me comprometí a seguir a rajatabla el plan Top Shape, de Germaine de Capuccini, aquí continúo a tope tres semanas después. En este tiempo no solo he cumplido religiosamente con mis dos citas semanales en el centro de estética –las disfruto como la que más, que me gusta a mí que me toqueteen, je, je, je–, sino que tampoco he dejado de ponerme el gel reductor a diario, tanto mañana como noche, precedido del guante exfoliante y aplicado con ayuda de un rodillo anticelulítico, que es muy cómodo. Además, lo primero que hago por la mañana nada más desayunar es echar los polvitos nutricosméticos en una botella llena de agua y así comenzar el día bien hidratada y eliminando líquidos desde primera hora.

Y, hablando de desayuno, gracias a las recetas de la nutricionista Beatriz Larrea he cambiado mi sempiterno café con leche (de avena de barista, eso sí) y tostada (de pan integral de masa madre, que para eso tengo alma de influencer gastronómica) por otras opciones más variadas. Ahora que ha llegado el buen tiempo me gustan los smoothies que propone ella para empezar el día con energía –el de piña colada es una auténtica delicia– y los fines de semana, que es cuando tengo más tiempo, disfruto preparando sus crepes fit o su pudding de matcha y chía. Y el resto del día procuro comer sano y variado, pero sin obsesionarme tanto con las calorías como sí hacía en el pasado. Ahora por fin he comprendido que, como todo en la vida, mi relación con la comida también tiene que estar basada en el equilibrio; por lo que si un día como un pelín más, el siguiente compenso, pero sin volverme loca. Al igual que estoy intentando no comer hidratos de carbono durante la cena, para que en la báscula se note el esfuerzo que estoy haciendo.

El tema del deporte lo llevo genial, pero también creo que es porque mi relación con el ejercicio cambió hace unos tres años, cuando descubrí el fit boxing. Esta disciplina me hizo empezar a disfrutar de todas esas maravillas que hablaba la gente sobre los entrenos y que yo no era capaz de verlas por más que lo intentaba. Creo que es cuestión de encontrar la actividad que más te guste y no dejar de practicarla, a pesar de que hay días en los que me quedaría tan a gusto en el sofá en vez de ponerme a mover el culo. Estoy compaginando los entrenamientos de Crys Dyaz con mis clases habituales de Body Combat y Zumba y ya empiezo a notar mi cuerpo algo más tonificado y, además, estoy durmiendo estupendamente por las noches, porque llego reventadita a la cama.

La semana que viene llega el momento de la verdad, donde veré cuánto peso he perdido y los centímetros que he conseguido reducir con este plan tan completo… ¡Qué nervios! Pásate por aquí y te cuento el desenlace.

Maribel Vallejo, asesora técnica de estética y belleza de Germaine de Capuccini
Paula Méndez.

Maribel Vallejo, asesora técnica de estética y belleza de Germaine de Capuccini.

Cuerpo a punto: cuarta semana

Estoy alegre y triste a partes iguales. La primera sensación viene porque me siento orgullosa de mí misma por lo bien que he llevado el plan para lograr “mi mejor forma”. No solo me he aplicado el gel reductor a diario, tanto mañana como noche, sino que también me he bebido el complemento alimentario que lucha contra retención de líquidos y la grasa acumulada, he hecho mis pinitos en plan Master Chef con las recetas de Beatriz Larrea, y hasta me he creído Jane Fonda dándolo todo en casa con los ejercicios de Crys Dyaz. En cambio, me da muchísima pena dejar de recibir dos tratamientos corporales semanales por parte de Sonia Garcinuño, mi esteticista asignada de Germaine de Capuccini, con la que he gozado como la que más (me encanta que me toqueteen y todo lo que sea masajes o cosquillas para mí es puro placer).

En estas cuatro semanas no solo he disfrutado de sus maravillosas manos, sino que nuestras sesiones han dado para mucho. Ir a visitarla se ha convertido en una vía de escape, donde poner mi cuerpo a tono y también despejar mi mente –Sonia, perdóname si más de una vez te he usado como terapeuta emocional, je, je, je–. Después de habernos contado nuestra vida en verso, me pasaré de vez en cuando por su centro para ver qué tal están ella y el resto del equipo, ya que Ruth y Esther también son un amor (¡gracias por todo, chicas!).

Y después del rollo, vamos al lío y a descubrir cuánto he perdido (redoble de tambores, por favor). En las semanas que han pasado desde que comencé mi reto no solo he dicho adiós a 3 kilos de peso, sino que ahora también mido 4,5 centímetros menos de contorno. Todo un logro, ¿no? A ver, es cierto que tampoco estoy para desfilar cual ángel de Victoria’s Secret, pero soy de las que opinan que milagritos, a Lourdes. Ahora tengo una talla menos, siento que la hinchazón ha disminuido y también me noto más ligera; así que eso hay que celebrarlo. Y, a pesar de que me gustaría hacerlo con una hamburguesa y un trozo de tarta, voy a seguir portándome bien –en cuanto a cerrar el pico se refiere, que aquí no hemos venido a hablar del resto de aspectos de mi vida– de aquí al verano.

Tampoco vamos a mentirnos porque hasta que me ponga el bañador sí que voy a homenajearme con algún cheat meal, pero a diario voy a tener muy presentes las pautas alimentarias de la nutricionista holística y seguiré cocinando sus recetas, saludables y muy ricas. Además, ahora que le he cogido el ritmo a hacer ejercicio tampoco voy a parar, ya que la entrenadora personal me ha hecho ver que no hay que matarse en el gym un par de tardes, sino que es mejor ejercitar el cuerpo tres o cuatro días a la semana –yo aún no estoy para mover el body cinco o seis– en sesiones de unos 30 minutos.

Espero que te haya gustado leer mi experiencia y que tú también te animes a ponerte desde ya a cuidarte un poco más, tanto por dentro como por fuera. Y no lo hagas solo para no temer las fotos en biquini este verano, sino para encontrarte mejor contigo misma. ¡Ánimo, que cuesta un poco (no te voy a decir que no), pero el esfuerzo vale la pena!

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?