Consejos y productos para solucionar un 'bad hair day'

¿Quién no ha sufrido alguna vez un mal día capilar? Desear raparse al cero no es la solución. Descubre cómo ponerle remedio según tu tipo de pelo.

1-5
(PONER EL SEGUNDO) pelo-graso. Cabello Graso

1 / 5

Cabello Graso

El champú en seco disimula la suciedad y aporta cuerpo. Además, también mantiene la riqueza de los tonos oscuros. Champú en seco, de Morroccanoil (26,50 €).

pelo-fino. Pelo fino

2 / 5

Pelo fino

Thickening Tonic, de AVEDA (22 €) crea una capa alrededor de cada hebra de cabello para aportar espesor de la raíz a las puntas.

pelo-seco. Pelo seco

3 / 5

Pelo seco

Los agentes selladores del Doble sérum multidefensa Urban Moisture, de Shu Uemura (47,15 €) aportan suavidad, flexibilidad y brillo y protegen de los rayos UV.

pelo-rizado. Pelo rizado

4 / 5

Pelo rizado

El gel Bouncy Curls, de OASIS+ de Schwarzkoff (16,66 €) proporciona un control de los rizos fuerte, pero sin dejarlos acartonados.
pelo-encrespado. Pelo encrespado

5 / 5

Pelo encrespado

Diseñado para imitar los aceites naturales del cabello, No Frizz Nourishing Oil, de Living Proof (39,90 €) nutre y aporta brillo.

Actualizado el

La que no se haya levantado más de un día con el pelo horrible, sin saber muy bien qué hacer con él, y se ha visto en la obligación de recogerlo en una coleta o un moño para intentar disimularlo, que tire la primera piedra. El 22,2% de las mujeres españolas asegura que le gustaría controlar el encrespamiento de su cabello; el 9,7% preferiría que fuera más sencillo de dominar y el 9,2% estaría encantada si le resultase más fácil peinarlo, según datos de la consultora Kantar Worldpanel.

La manera más sencilla de mantener a raya tu melena en un temido bad hair day (la traducción literal es “día de mal pelo”) es tenerla siempre hidratada. “Necesitas aplicar acondicionador después de cada lavado y, una vez por semana, mascarilla, dejándola actuar el tiempo que indica el fabricante, ni más ni menos”, afirma Álex Aznar, director del salón Dessange de Puerto Banús (952 817 719). Además, hay otros gestos diarios que ayudan a prevenir el tan temido momento: “Cepillar el cabello siempre antes de meterse en la cama y nada más despertarse, aunque no se vaya a salir de casa inmediatamente; utilizar herramientas de peinado naturales (peines de carey y cerdas de jabalí), evitar el plástico y, sobre todo, el metal, y no tener miedo de abusar de los sérums para las puntas”, asegura Sandra Sadler, experta de los salones Camille Albane. Por último, también conviene tener cuidado con los moños y las coletas, porque abusar de ellos hará que después sea difícil recuperar la forma original del peinado.

Por suerte o por desgracia, la calidad de la fibra y el tipo de cabello que tengamos son determinantes a la hora de sufrir –y de evitar o solucionar– un bad hair day. En estos días es frecuente que las cabelleras poco pobladas sientan la sensación de pelo “lamido”, las melenas encrespadas vean cómo se hinchan con el primer atisbo de humedad, los bucles no se mantengan definidos sin abusar de los productos de fijación y en los coloreados la falta de brillo y la aspereza sean dos atributos inevitables. A continuación, te explicamos cómo gestionar –de manera sencilla y eficaz– ese temido momento frente al espejo, dependiendo de la naturaleza de tu melena. Y además, aprovechamos para recordarte nuestro artículo "5 peinado para acabar con un bad hair day".

Soluciones para un bad hair day

CHICA FINA, SÍ; CABELLO FINO, NO

“El pelo fino suele ser más débil y vulnerable a los daños, por lo que a menudo presenta puntas abiertas y tiene tendencia a romperse con facilidad”, aseguran desde Backstage BCN. De hecho, “el cabello fino puede llegar a tener un 50% menos de proteínas que el grueso”, añaden. De ahí que sea imprescindible utilizar una línea específica que nutra e hidrate, a la vez que engrose la fibra capilar (Be Fabolous Daily Care, de Revlon); además de acondicionarlo con un producto específico que proporcione volumen y no aporte peso -aplicado solo en las puntas, evitando la raíz, y aclarándolo con abundante agua templada– y peinarlo con cepillos naturales, de cerdas suaves, para evitar la rotura. En cuanto a cortes, “los looks cortos o escalados son los más favorecedores”, reconocen desde el salón. Un consejo: olvídate de las planchas o rizadores y alíate con el secador y el cepillo. Utilízalos poniendo la cabeza boca abajo; levantarás las raíces y conseguirás volumen extra.

DECLARAR LA GUERRA AL ENCRESPADO

La principal preocupación de las mujeres respecto a su melena es tenerla lisa y sin encrespamiento, según datos de Tresemmé. Y, a pesar de que muchas crean que el secador es su mejor amigo para combatirlo, se equivocan: “Porque cuanto más aire le demos, peor para el frizz”, declara la peluquera Diana Daureo (915 633 169). “Lo ideal es usar un producto que controle el encrespamiento y que también se adapte a nuestro tipo de cabello (fino, grueso, rizado, coloreado…); hay que aplicarlo con la cabellera secada con toalla –mejor con una de algodón, pero nunca frotándola– y dejarlo secar al aire. Aunque las que son muy frioleras pueden quitar la humedad de la raíz con secador”, explica. Y por último, la hidratación es uno de los pilares básicos en el cuidado del cabello, y el sérum, el producto que no puede faltar nunca en el tocador, ya que “sella la cutícula, evita el pelo fosco, aporta brillo y protege frente al calor de las herramientas de peinado”, avala Daureo. Mézclalo con algún capilar texturizador y enseguida verás la diferencia.

¿ERES DE LAS QUE ESTÁN EN LA ONDA?

Encrespamiento, exceso de volumen y descontrol son sellos de identidad de las cabelleras con bucles. Además, “al tratarse de cabellos más porosos tienen tendencia a la falta de hidratación, lo que suele traducirse en falta de definición y de brillo”, explican desde Aveda Lifestyle Salón & Spa. En el salón, el tratamiento Botanical Therapy (20 €; 914 322 246) repara e hidrata gracias a ingredientes naturales como aceite de palmarosa, ylang ylang, geranio rosa y vainilla. En casa, “tienes que lavar con una línea específica para pelo rizado –como Be Curly, de Aveda– secarlo con toalla, aplicar un producto de peinado, pasar un peine de púas anchas y secar con difusor. Al terminar, retuerce con las manos los mechones, formando bucles; así favorecerás que los rizos estén perfectos durante más tiempo”, afirman.

MÁSTER DE COLORIMETRÍA CAPILAR

El crecimiento de la raíz natural es el problema más visible. “Si el cabello es fino, además, hay que añadir el handicap de que se ensucia fácilmente y tiene aspecto de poco volumen; en el caso de melenas gruesas y/o rizadas, muestran una apariencia más apagada y sensación de encrespamiento cuando les toca refrescar el color”, cuenta Quique Sánchez, director creativo de Espacio Q (espacioq.es). “Aclarar la raíz con una mecha babylight seca un poco, lo que alarga el tiempo entre lavados; aplicar dos tonos de color crea un efecto óptico volumétrico, y en los cabellos encrespados o rizados las mechas, no mucho más claras que la base, aportan luz ”, añade.

Te puede interesar:

trucos de belleza consejos pelo Peinados Champú productos de belleza
Loading...