1 de mayo, día de la Madre
CONTENIDO PATROCINADO

Belleza Perfumes

El perfume fresquito y acuático que madres (y no madres) desearán tener en su tocador

El último buqué floral de Jean Paul Gautier huele a iris y vainilla y viene engalanado con un collar de flores bordadas que lo hace digno de colección. Su musa, Tess McMillan, es la nueva ninfa de la moda.

Perfume Jean Paul Gaultier día de la madre
Fede Delibes

Hay perfumes que son amor a primera vista, además de ganarnos por el olfato. Es lo que nos ha ocurrido con La Belle Fleur Terrible, la edición limitada de la ya mítica fragancia La Belle, de Jean Paul Gaultier, y una apuesta segura si quieres sorprender a tu madre el próximo domingo 1 de mayo (o, si prefieres, guardártela tú misma en tu wishlist...). ¿Qué es lo que hace que esta fragancia sea tan especial? Empecemos por la famosa lata en la que el diseñador encierra sus perfumes: su estampado multicolor nos teletransporta al paraíso. En su interior, el busto azul se ‘accesoriza’ con un vistoso collar de flores bordadas inspirado en un tocado de alta costura de la firma. Sólo con este outfit dan ganas de tenerlo en el tocador. Y ¿a qué huele? Se trata de un refrescante buqué floral de inspiración acuática, cremoso y carnal, en el que domina el iris, al que envuelve una sugerente nota de vainilla.

Mmm... ¿¿quién es esa chica??

“Tan delicada como salvaje, en enero de 2020 Tess iluminó la pasarela en el último desfile de alta costura del diseñador. Desde entonces, esta nueva embajadora voluptuosa y extravagante no ha dejado de inspirarnos. Aquí está la mujer Terrible”, cuentan desde la firma. Tess es Tess McMillan (Austin, Texas, 2001), el ángel de cabellera pelirroja a quien podría haber pintado Boticelli y que Jean Paul Gaultier ha escogido como musa de La Belle Fleur Terrible. Tras cinco años protagonizando campañas para firmas de alta gama, captaba la atención en los corrillos de las semanas de la moda del pasado febrero. ¿Quién era la chica de los desfiles de Andreadamo, Halpern o Philosophy di Lorenzo Serafini? Mitad holandesa, mitad escocesa, para ella todo comenzó cuando tenía 16 años, llevaba vida de instituto en su ciudad natal, Austin (Texas), y trasteando en Instagram se topó con la fotógrafa Heather Hazzan. La contactó para que le hiciese algunos retratos que poder compartir con distintas agencias en Nueva York y, al poco tiempo, la llamaron de Muse Management.

El primer trabajo de Tess McMillan fue una publicidad para la cadena de grandes almacenes JC Penny, seguida de otra para The Window, la revista de las tiendas Barney’s. Del Upper neoyorquino se trasladó a Brooklyn, donde actualmente reside, aunque tenga como vía de escape la casa de sus padres en las montañas de The Catskills, donde pasó el confinamiento y desarrolló su otra gran pasión: la pintura. “En otra vida hubiese sido retratista o diseñadora de interiores”, confesaba a Office Magazine. Y añadía que su idea sobre la belleza había cambiado desde que en Texas, de jovencita, pretendiese aparentar lo que no era –“sentía que para parecer guapa debía llevar la melena larga, rubia y brillante, ser más bajita (mide casi 1,80 cms) y no mostrar una opinión para todo, una imagen que no tiene ver conmigo y que, sin embargo, trataba de construir”–hasta la actualidad, cuando lo menos perfecto de su cuerpo es lo que mayor seguridad le aporta, un increíble mensaje de body positive.
Cuando monsier Gaultier la eligió para echar el cierre a 50 años de carrera recorrió la pasarela ataviada con outfit de gasa ajustado y capa de superheroína. Podía haber nacido en el renacimiento, pero su belleza es rabiosamente moderna.

¡Descubre aquí más sobre el perfume!

Eau de parfum en edición limitada Le Belle Fleur Terrible, de Jean Paul Gaultier (121 €, 100 ml).

COMPRAR

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de InStyle?