Mima, protege y activa las defensas

10 formas de cuidar tu piel como una experta

Mima, protege y activa las defensas

Actualizado el

cuidados_piel
Gtresonline

1. Pon el foco en la comida. Donde tú ves un granito, el dermatólogo detecta mala alimentación y peor descanso. "Una dieta rica en antioxidantes (frutos del bosque), omega3 (aguacate) y zinc (espinacas y almendras) mejora rápidamente la piel", afirma la dermatóloga Cybele Fishman.

2. Pásate a un limpiador suave. Si notas tu rostro más sensible de lo habitual, la limpieza puede ser la culpable. "Utiliza fórmulas no abrasivas y libres de sulfatos: eliminan el exceso de grasa y de residuos y mantienen intacta la capa hidrolipídica de la piel", asegura la doctora.

3. Actitud defensiva. Los dermatólogos se anticipan a los problemas. Por ejemplo: ¿por qué tratar un grano de forma localizada si puedes prevenir su aparición? El retinol aplicado en todo el rostro previene los brotes acneicos y el envejecimiento prematuro, ya que mantiene una renovación constante de las células.

4. La exfoliación que funciona. "Un exceso de exfoliación puede acentuar las rojeces y la irritación e incluso provocar la rotura de capilares", destaca la dermatóloga. Crea tu propio exfoliante mezclando aceite de coco y azúcar moreno, y aplícalo en el rostro de una vez a la semana. En cuanto a los exfoliantes químicos, el ácido glicónico, a pesar de su nombre, es adecuado para pieles sensibles y reactivas porque arrastra las células muertas sin agredir.

5. Elúltimo poro. La toallita limpiadora es eficaz, pero no debemos convertirla en un hábito. "La polución se asienta en la piel y causa daños. Una toallita no es suficiente", afirma el dermatólogo Joshua Zeichner. Los cepillos limpiadores, utilizados un par de veces a la semana, arrastrarán la suciedad acumulada.

6. Alto blindaje. Contaminación y sol: una suma de toxinas que estropean las defensas cutáneas. El SPF por la mañana no es suficiente. Complétalo con fórmulas ricas en antioxidantes, que neutralizan la polución. Además, los expertos de la Asociación de Dermatología (AEDV) aconsejan llevar, los días de sol, sombrero y gafas.

7. La postura importa. Algunos dermatólogos detectan de qué lado duermes por la pérdida de volumen y las pequeñas arrugas en uno de los lados de la cara. ¿La posición ideal? Boca arriba y con la cabeza ligeramente elevada, lo que también ayudará a que amanezcas con menos bolsas y ojeras.

8. Alíate con las bacterias. "Los probióticos no solo son un escudo para el aparato digestivo si no que favorecen el equilibrio de la flora bacteriana y estimulan los jugos digestivos y las enzimas que facilitan la digestión", apunta la doctora Mar Mira, de la clínica Mira + Cueto. Pero también tienen beneficios para la piel, ya que las bacterias 'buenas', como el lactobacillus, neutralizan a las 'malas', lo que ayuda a reducir la inflamación y el acné. Prueba los probióticos de forma tópica con una mascarilla a base de yogur griego, medio aguacate y una cucharada de miel.

9. Un trío perfecto. Refuerza la armadura con estos tres pilares: un protector solar con SPF 50, acompañado de una crema con antioxidantes tópicos, como el té verde o el extracto de polifenol, y por la noche, un tratamiento con retinol. ¿El resultado? Un rostro protegido de las agresiones diarias y con capacidad para autorregenerarse.

10. ¡Cuidado con el agua! Todo lo que entra en contacto con tu piel le afecta, incluida el agua. Si vives en una ciudad donde ésta es dura o contiene exceso de cloro, poner un filtro en la ducha puede ser decisivo para mejorarla.

Loading...