Natalia de Molina

Natalia de Molina nació en Linares, Jaén un 19 de diciembre. Es la pequeña de 4 hermanos y cuando solo tenía dos años se trasladaron a vivir a Granada, donde esta joven actriz se crió y vivió hasta cumplir los 18.

Desde pequeña, Natalia, tenía bien claro que quería ser actriz. Tras acabar sus estudios se fue a Málaga a hacer las pruebas de acceso para estudiar Arte Dramático. Su nombre comenzó a sonar con fuerza en el mundo de la interpretación cuando la jienense se alzó con su primer Premio Goya por su interpretación en la película de David Trueba Vivir es fácil con los ojos cerrados. Este largometraje la puso en el punto de mira de la crítica y del público nacional.

El desparpajo y salero de la andaluza se han colado en las mejores películas españolas de los últimos tiempos. Temporal, Solo química, Cómo sobrevivir a una despedida, Techo y comida, Kiki, el amor se hace o Los del túnel han sido películas donde ha participado, tanto como personaje secundario como protagonista. En series de televisión también la hemos podido ver, por ejemplo en Bajo sospecha, Web Therapy, Paquita Salas, La luz de Elna o La catedral del mar.

Su papel debut en el teatro fue el de Adela en La casa de Bernarda Alba. Fue en 2007 y parece que le trajo bastante suerte porque ahora tiene una carrera prometedora en el mundo de la interpretación.

Esta brillante actriz andaluza de sonrisa dulce fue premiada con el Goya a Mejor Actriz Revelación en 2014. Desde ese momento su carrera se vio impulsada, teniendo la oportunidad de interpretar papeles notables como su rol de madre desahuciada en Techo y comida con el que consiguió su segundo cabezón en 2016 como Mejor Actriz Protagonista.

Natalia de Molina confiesa que le gusta mucho escribir, por ello, cuando tiene un rato libre escribe historias a modo de hobby.

 

 

Lo último de Natalia de Molina

Loading...