The 2nd Skin Co., la magia de la costura, ahora más que nunca

El tándem que forman Antonio Burillo y Juan Carlos Fernández regresa a los años 50 con la elegancia y delicadeza que caracteriza a la firma en esta edición de MBFW.

Portada The 2nd Skin Co.

Hace ya once años desde, que cosas del destino –y el taller de Ángel Schlesser–, unieran a Antonio Burillo y Juan Carlos Fernández, duo que forma The 2nd Skin Co. Muchas cosas han cambiado en este tiempo y parece que todas sean a mejor. Un gran éxito, una segunda firma (2nd Lab) y un férreo equipo que parece dispuesto a conseguirlo todo. Un septiembre más se unen a MBFW Madrid para enseñarnos su nueva propuesta bajo el nombre de Ready to Shine.

¿Cómo es esta colección?

Nuestra nueva propuesta es una colección muy costura, de las que más junto con Valentina. Hay mucho juego de volúmenes, prenda oversize, bordados, cinturas muy marcadas, faldas lápiz y multitud de detalles en forma de lazos, flores… Es decir, muy costura de los años 50.

¿Sigue presente esa feminidad y elegancia que tanto caracteriza vuestros diseños?

Eso es como la impronta de la marca, nuestra seña de identidad. Aparece en todas nuestras colecciones y esta no iba a ser menos. Somos incapaces de dejar este estilo porque nos encanta hacer esa mujer femenina. Nunca vamos a tirar hacia el ‘feísmo’ que está tan de moda. Nos encanta pero no es nuestro estilo.

¿Cómo surgió esta idea?

Mediante la selección de tejidos. El tejido es lo que nos da siempre un punto de partida que después no lleva a la paleta de colores. A partir de ahí, viendo siluetas e imágenes de moda mucho más moderna y contemporánea, logramos hacer un equilibrio, ese punto renovador. Nuestra colección no es una imitación de la costura de los 50 sino una referencia de esta época adaptada a nuestro estilo, dándole nuestro aire y un toque más actual.

¿Qué es lo que más os ha costado en todo el proceso creativo?

Los bordados son sin duda lo que más tiempo lleva. Es una dura labor artesanal y manual. Todos los bordados desde las propias flores de los diseños, que están hechas a mano, hasta el momento de aplicarlas, los cristales…

¿Qué materiales habéis utilizado? ¿Seguís apostando por vuestros básicos de siempre o hay alguna novedad?

Nuestros grandes clásicos están presentes, como siempre, pero con un tacto más de algodón. Popelines y raso en algodón, por ejemplo. También hay tafeta glacier que tiene un cuerpo muy rígido que bien recuerda al papel y crea preciosas estructuras, organza lurex, tafeta stretch que cuando la tocas evoca a una fina lámina pero que no tiene peso y adquiere un volumen maravilloso…

¿Con qué firmas habéis colaborado para los zapatos y el resto de complementos?

La colección de calzado es nuestra propia. Hay unos mules planos, en punta, una sandalia de tacón alto y un zapato destalonado, también en punta. La verdad es que estamos muy contentos con el resultado. El resto de accesorios son cinturones y tocados, también son nuestros.

Este año muchos diseñadores han decidido salir de la pasarela oficial de IFEMA para empezar a desfilar fuera, en los conocidos como ‘off’. ¿Tenéis pensado seguir en esta pasarela?

Antes de venir a IFEMA hemos estado mucho tiempo desfilando fuera. Es maravilloso tener esta oportunidad y cuando llegue el momento lo pensaremos. Por ahora no sabemos qué pasará, es algo que no podemos decidir ahora mismo. ¿Nos gustaría? Sí. Pero no sabemos cómo ni en qué condiciones.

¿Qué ventajas inconvenientes creéis que tiene?

Lo que te aporta IFEMA es una comodidad de tener todo en el mismo sitio. Tampoco sabemos cómo sería desfilar fuera amparados por la Mercedes Benz Fashion Week y no sabemos cómo funciona así que no estamos seguros de cuáles serían los pros y contras de ahí.

Lleváis ya once años juntos desde que creaseis este dúo de éxito, ¿qué habéis aprendido en este tiempo?

Que es un trabajo muy duro y que detrás de toda esta colección que se ve con tanta luz y tanto brillo hay mucho esfuerzo y que, aunque estamos encantados con el resultado, es un día a día, no es producto de un momento. Y también, en todos estos años, hemos reafirmado que nos sigue apasionando trabajar juntos. Es como un proyecto de vida, metemos muchas horas de trabajo. Somos como un matrimonio no casado.

Uno de los grandes cambios ha sido vuestra segunda firma, ¿cómo conseguís compaginarlo todo?

Es un duro trabajo pero nos gusta y, además, por el momento está siendo viable compaginarlo todo.

Y, por último, ¿qué esperáis de los próximos años? ¿Todavía os queda algún proyecto pendiente?

¡Los proyectos no se cuentan porque se gafan! Pero si que esperamos poder seguir teniendo imaginación para continuar sorprendiéndoos. Simplemente pedimos que vaya todo bien y tener salud para poderlo disfrutar.

Loading...