Estilo

Reinventa tu camisa blanca

Básica, eterna e inagotable. Estas son las mejores propuestas de ‘street-style’ para lucirla.

1 / 8
Sofisticada

1 / 8

Sofisticada

Derrocha sofisticación y sensualidad llevándola ligeramente desabrochada.

Camisa COS. En versión 'low'

2 / 8

En versión 'low'

Hecha de algodón, camisa 'oversize' de COS Stores (59 €).

Tipo vestido

3 / 8

Tipo vestido

Su versión vestido camisero, en clave urbana, sobre una falda de red y zapatillas ‘slip on’.

Abotonada

4 / 8

Abotonada

Camisa tipo vestido sin mangas, de & Other Stories (75 €).

La flamenca

5 / 8

La flamenca

Por dentro de una falda ‘midi’ con volantes, conseguirás un look rotundo con un toque flamenco. Ideal para el día.

Con volantes

6 / 8

Con volantes

Con volantes en las mangas, de Uterqüe (69€).

Funcionalidad

7 / 8

Funcionalidad

Si prefieres una opción más práctica, que se adapte a tus jornadas ‘non-stop’, súmale un pantalón de talle alto.

Zara. Para todos los días

8 / 8

Para todos los días

Camisa blanca extra larga de Zara (59 €).

| Actualizado a

La camisa blanca es una de esas prendas de hoy... y siempre. Quizá en los años de la adolescencia nos parecía algo aburrida, incluso sosa. Sin embargo, como el buen vino, su valoración mejora con los años. No hace falta llegar a los 30 para darse cuenta que esta pieza te hará mil favores: desde salvarte con estilo uno de esos días que no sabes qué ponerte, hasta ayudarte a emitir ese halo tremendamente sencillo... y sexy. ¿A quién no le gusta una camisa blanca (im)perfectamente desabrochada?

Más motivos para adorarla: prácticamente todos los diseñadores de la faz de la tierra la han incluido en sus colecciones. Stella McCartney, Alexander Wang, Chloé, Rag & Bone, Versace, Dolce & Gabbana... Cada uno con su sello propio, pero todos con un único denominador común: elevar a lo más alto una prenda que contiene cientos de posibilidades.

Y es que su versatilidad es otra de sus grandes virtudes. Sirve tanto para marcarte el mejor 'working style', como para ir de cocktail o incluso darte un paseo por la playa. Todo depende de cómo la combines, si optas por el calzado plano o te subes a unos tacones, si le superpones una collar XL o la luces a solas, o si la llevas perfectamente abotonada o descamisada.

Lo que está claro es una cosa: junto con unos buenos jeans, un LBD y una cazadora perfecto, la camisa blanca es una de esos básicos de fondo de armario que no deben faltar para hacerte la vida más sencilla. Ahora bien, en el siglo XXI existen multitud de versiones, y tú tienes que encontrar la que mejor vaya contigo. ¿Empezamos con la búsqueda?

Loading...