Marchesa, la firma vetada en la alfombra roja de los premios Oscar

De marca preferida de las 'celebs' a tabú desde que estallara el caso Weinstein, nadie se ha atrevido a vestirla en la noche de gala más importante del año.

Actualizado el

1-11
marchesa otoño invierno 2018. Veto a Marchesa

1 / 11

Veto a Marchesa

Te puede gustar o no este vestido. Pero no lo vas a ver en la alfombra roja de los premios Oscar. Ni en ninguna otra gala relacionada con la industria del cine y la televisión norteamericana. Es de la colección otoño-invierno 2018 de Marchesa, la firma de Keren Craig y Georgina Chapman. Esta última fue durante una década la esposa de Harvey Weinstein, el todopoderoso productor ahora desterrado de Hollywood y a la espera de ser juzgado por distintas causas de acoso sexual, abusos y violación. El caso, destapado por el diario The New York Times en octubre pasado, fue el detonante precisamente de los movimientos feministas Time's Up y Me Too, y de la decisión de las invitadas de vestir de negro o con algún complemento emblema en sus noches de premios.

Keren Craig y Georgina Chapman. El dúo Marchesa

2 / 11

El dúo Marchesa

Las diseñadoras inglesas Keren Craig y Georgina Chapman se conocieron en el en el Chelsea College of Art and Design de Londres y en 2004 fundaron la firma. El nombre de Marchesa surgió como un homenaje a la marquesa Luisa Casati, una adinerada heredera italiana de principios del siglo XX, de vestuario y estilo de vida extravagantes para cualquier época, que impactó en iconos de la moda como Colette, Elsa Schiaparelli y Coco Chanel. Entre otras lindezas, la marquesa Casati se hacía servir por sirvientes desnudos... Un gusto por el escándalo que, al parecer, ha logrado contagiar, como si fuera una maldición, a la marca de moda que adoptó su título como nombre.

Harvey Weinstein Giorgina Chapman Marchesa. La sombra de Weinstein

3 / 11

La sombra de Weinstein

El mismo año del lanzamiento de la firma Marchesa, 2004, fue también en el que se conocieron la diseñadora Georgina Chapman y Harvey Weinstein. Él era un hombre aclamado y temido por su capacidad para construir carreras (y hundir las de quienes se oponían a sus deseos). Les separaban 24 años de edad y les unía... ¿la agenda de contactos? Ese año el productor, que ya había ganado un Oscar por Shakespeare in love, estrenó 11 películas. Entre ellas Fahrenheit 9/11, la segunda parte de Kill Bill o El aviador. 

Heidi Klumb Marchesa. Heidi Klum

4 / 11

Heidi Klum

La modelo, diseñadora y productora de televisión ha sido una de las celebs que más han vestido de Marchesa para asistir a eventos de gala. Heidi y Harvey Weinstein empezaron a trabajar juntos en 2004 en el reality Pasarela a la fama, presentado por la estrella alemana. Una 'pasarela' que supo aprovechar Chapman y su marca de moda. Unos meses después de conocerse Georgina y Harvey, la actriz Diane Kruger eligió un Marchesa para asistir a los Globos de Oro de 2005. En 2006, la firma desfiló en la Semana de la Moda de Nueva York. La pareja se casó en 2007.

Halle Berry Marchesa. Halle Berry

5 / 11

Halle Berry

Marchesa, especializada en diseños de ceremonia, hizo de la alfombra roja su principal escaparate comercial. Y lo cierto es que sus modelos eran tan favorecedores e impactantes como este elegido por Halle Berry para la gala de los premios Oscar de 2011. Viendo su vestido nude con incrustaciones de cristales, volantes de organza y tul de seda es difícil dar crédito a quienes afirman que las actrices en la órbita de Weinstein se vieron presionadas para vestir de la firma de su pareja. Pero haberlas, haylas.

Penelope Cruz Marchesa. Penélope Cruz

6 / 11

Penélope Cruz

“Gracias, Harvey Weinstein” fue durante años una de las frases más pronunciadas en las entregas de premios de Hollywood. También en los Oscar. La dijeron Matt Damon y Ben Affleck cuando lo ganaron por El indomable Will Hunting. También Gwyneth Paltrow al llevárselo por Shakespeare enamorado, y Penélope Cruz cuando hizo lo propio por Vicky Cristina Barcelona. En la imagen, nuestra Pe con un maravilloso Marchesa para el estreno en 2011 de Piratas del Caribe: en mareas misteriosas, en el Festival de Cannes. 

Katy Perry Marchesa. Katy Perry

7 / 11

Katy Perry

Muy pocas celebs de cualquier condición se han resistido a vestir un Marchesa. Sus vestidos de corte sirena, enriquecidos con bordados e incrustaciones, y acabados en amplias colas de organza y tul son ideales para ocupar todo el espacio (y el foco) posible en alfombras rojas y photocalls. Aquí, la cantante Katy Perry, en la gala amfAR Cinema Against AIDS en Cannes, en 2016.

Katie Holmes Marchesa. Katie Holmes

8 / 11

Katie Holmes

La actriz reside en Nueva York, donde Marchesa tiene su sede. Tal vez por esa razón encontramos numerosas ocasiones en las que Holmes ha elegido esta marca para brillar en eventos. Aquí, asistiendo la gala del MET (Metropolitan Museum of Art) de 2013, que tuvo como dress code el punk.

Julianne Moore Marchesa. Julianne Moore

9 / 11

Julianne Moore

La protagonista de Siempre Alice, por la que ganó un premio Óscar, eligió un Marchesa más discreto de lo habitual para ir a la gala del MET de 2015, dedicada a China. Ella, tan comprometida siempre con las reivindicaciones feministas, tan en la vanguardia, eligió un color negro quizás atisbando ya entonces (y esto es exagerar) el futuro que deparaba a la marca.

Rita Ora Marchesa. Rita Ora

10 / 11

Rita Ora

Hace menos de un año, cuando The New York Times aún no había destapado el escándalo Weinstein, la cantante asistía llevando su Marchesa a la gala MET dedicada a Rei Kawakubo y Comme des Garcons.

Jane Fonda Marchesa. Jane Fonda

11 / 11

Jane Fonda

La mítica actriz ha pasado ya a la historia del cine por su filmografía, por sus genes y por su compromiso político. También puede convertirse en la última en vestir un Marchesa en una alfombra roja, con motivo del estreno el pasado septiembre, en el Festival de Venecia, de su película Nosotros en la noche.

Cada alfombra roja es distinta. Y en cada edición, las caras de los protagonistas, las tendencias y hasta las parejas cambian. También en el desfile de glamour que precede a la entrega de los premios Oscar. Pero si en la última década había una firma de moda perenne esa era Marchesa. Hasta hoy.

La maravillosa marca de vestidos de ceremonia vive bajo un veto tácito. ¿La causa? La vinculación de una de sus fundadoras, Georgina Chapman, con el caso de acoso, abusos sexuales y violación de su exmarido, el antes todopoderoso productor de cine Harvey Weinstein. La condición de depredador sexual de Weinstein, en hechos desvelados en octubre pasado por The New York Times, pero conocidos sotto voce por la toda la industria, han supuesto un vuelco en la lucha feminista en Hollywood y en todo el mundo.

Movimientos como Time's Up, impulsado por grandes nombres femeninos del cine, como Meryl Streep, Gwyneth Paltrow, Jennifer Aniston, Reese Witherspoon o Shonda Rhimes, han transformado cada gala en un altavoz de denuncia. Empezando por aquello que más atrae la atención de esa entrada de invitados VIP: los vestidos.

Elegir el negro como color proclama o algún complemento al que se sumaran todas (y todos), ha sido norma estas últimas semanas de premios, sean los Globos de Oro, los Bafta o nuestros Goya. Pero ante el consiguiente riesgo de que la alfombra roja se volviera una aburrida procesión funeraria, Time's Up ha comunicado que en la 90 edición de los premios Oscar estarán presentes pero no como dress code.

Un dress code del que ha quedado borrado Marchesa. La firma ha querido lavar su imagen declarando su intención de apoyar el movimiento Time's Up. Pero todavía duelen las sospechas de connivencia de la diseñadora con los delitos de que se acusa a su ya exmarido (un divorcio que se ha llegado a tasar entre 15 y 20 millones de dólares). Tanto escuece, que Marchesa decidió en febrero dar un paso atrás y suspender su participación en la Semana de la Moda de Nueva York.

Eso no ha significado que la marca haya parado su colección otoño-invierno 2018. Aunque esta vez se ha conformado (la necesidad aguza el ingenio) con realizar un magnífico editorial fotográfico de Norman Jean Roy para su cuenta de Instagram y prensa.

La colección abunda en los pilares de la marca, en diseños de cuento, con volúmenes exquisitos, capas de organza, volantes y exuberantes flores bordadas. Sin duda, un estilo que echaremos de menos en la alfombra roja de los premios Oscar. No sabemos por cuánto tiempo.

Te puede interesar:

Premios Óscar
Loading...