6 look de fiesta con Ariadne Artiles como protagonista

Su acento suave, dulce y meloso esconde un carácter firme y una inteligencia vibrante. Ariadne Artiles sabe perfectamente lo que quiere y no se rinde con facilidad. Una mujer modelo, pero también un modelo de mujer que se niega a renunciar a la magia, a la curiosidad y a los dictados del corazón. Hablamos con ella y, además, te proponemos algunos looks para que vayas pensando en tus estilismos de fiesta.

1 / 6
INSTYLE ARIADNE F07 033. Brilla con luz propia

1 / 6

Brilla con luz propia

Michael Kors Collection

Top, con escote halter y pantalón, ambos con cristales. 

Swarovski

Pendientes y collar con colgante circular.

Swarovski Remix Collection

Collares en vermeil, con cristales.

INSTYLE ARIADNE F08 050. Metalizados al poder

2 / 6

Metalizados al poder

Versace

Vestido asimétrico en crêpe y malla metálica.

Swarovski

Pulsera, pendientes largos, gargantilla en pico y anillos, con cristales.

Swarovski Remix Collection

Collar plateado, con cristales.

Givenchy

Zapatos abotinados en ante negro, con tiras.

INSTYLE ARIADNE F05 090. Un punto 'sporty'

3 / 6

Un punto 'sporty'

Bally

Camisa en lúrex.

Dior

Short tipo culotte de punto.

Swarovski

Remix Collection Pulseras y collares plateados, con cristales.

Jimmy Choo

Botines en piel metalizada, con pompones.

INSTYLE ARIADNE F02 014. Enseña tu mejor lencería

4 / 6

Enseña tu mejor lencería

Chanel

Chaqueta y falda trapecio en tweed y botas en piel efecto glitter, con tacón midi.

Intimissimi

Sujetador en encaje.

Swarovski

Anillos plateados, con cristales.

Swarovski Remix Collection

Collares plateados, con cristales.

 

 

INSTYLE ARIADNE F03 074. Rojo y negro: la mejor elección

5 / 6

Rojo y negro: la mejor elección

Carmen March

Blusa, con estampado de lunares y pantalón en cuero, de talle alto.

Intimissimi

Sujetador en encaje.

Swarovski

Pendientes, gargantilla y brazalete, con cristales.

Swarovski Remix Collection

Pulseras plateadas, con cristales.

INSTYLE ARIADNE F06 014. Pailletes y más pailletes

6 / 6

Pailletes y más pailletes

Emporio Armani

Chaqueta, con paillettes.

Dior

Boina en cuero.

Swarovski

Pendientes largos, con cristales.

Swarovski Remix Collection

Pulseras y collares plateados, con cristales.

Peluquería y maquillaje:

Sonia Marina para MAC y Moroccanoil.

Ayudante de estilismo:

Alejandra Navarro.

| Actualizado a

Ariadne y yo nos conocimos hace menos de un año. Habíamos coincidido en varios eventos a lo largo del tiempo, pero hasta entonces no habíamos estrechado lazos ni habíamos trabajado juntas mano a mano. Recuerdo que todo fue muy sencillo y espontáneo y las fotos salieron solas, espectaculares. Estuvimos charlando sobre nuestra profesión y nuestro día a día como mujeres trabajadoras; hablamos hasta de maternidad y de hijos, de familia, de su faceta como mujer empresaria y me quedó claro que le gusta llevar las riendas de su vida, tanto personal como profesional. Había escuchado comentarios sobre ella, acerca de lo exigente que es en cada disparo, de su peculiar manera de tenerlo todo bajo control… y, sin embargo, he de reconocer que lo que me sorprendió fue la dulzura con la que lo dice todo.

Ariadne Artiles (Gran Canaria, 1982) vuelve a nuestras páginas en uno de sus momentos más dulces. Y no solo por estar esperando un bebé, sino porque a sus 35 años es una de las modelos más célebres y queridas por las propias mujeres. Y mantenerse en la cima después de tanto tiempo –lleva trabajando desde los 19– no es más que el reflejo de una personalidad fuerte y decidida (“quien me conoce bien, sabe que soy muy peleona”, afirma).

Por fuera, es tan guapa, alta y llamativa como se la retrata. Por dentro, la percibo discreta, inteligente y dulce como muchas isleñas. Todo lo que había escuchado sobre las canarias me resulta casi tangible cuando la tengo delante. Incluso su manera de cuidarse, de disfrutar de la fruta y la verdura, de la vida, sus consejos para que deje de fumar (ay, a ver si lo consigo, cariño), su manera de gozar de las pequeñas cosas, su calma, su yoga, su perseverancia… Tengo frente a mí a una mujer fuerte, física y mentalmente, y cuanto más hablamos, más me lo parece. Me encanta hasta su manera de llamarme reiteradamente “mi niña” –maravillosa expresión de su tierra– incluso cuando se niega a hacer comentario alguno sobre su actual pareja, José María García Fraile: “Lo siento, pero nunca hablo de esto, Angela. Espero que lo entiendas”. Ha aprendido a escabullirse con elegancia de la prensa, sobre todo cuando se menciona su vida privada: “Soy consciente de la expectación que genera la noticia sobre mi embarazo, pero valoro mucho mi espacio, me gusta tener una vida tranquila y mantener intacta mi privacidad”. Y bien que lo consigue.

Has viajado por el mundo, has posado para los mejores fotógrafos y has vivido dentro y fuera de nuestras fronteras. ¿Te sientes orgullosa de tus logros?

De lo que más me siento orgullosa es de que, a pesar de lo difícil que ha sido, he trabajado muy duro para conseguir lo que he querido. Incluso mi familia, que siempre me apoyó pero a veces no entendió que rechazara algunos trabajos, ahora lo comprende todo. Siempre he sabido dónde quería llegar y por dónde quería avanzar. La verdad es que es bonito rebobinar y darte cuenta de todo por lo que has pasado para estar ahora en este lugar tan privilegiado.

Sé sincera. ¿Cuál es el lado oscuro de la profesión de modelo?

Desde muy joven aprendí que nadie mira por ti y eso me ha hecho una persona fuerte ante la vida. La soledad es una gran maestra y viajar te lo enseña todo. El mundo empieza fuera de la zona de confort y este trabajo es todo menos cómodo. Vivir en Nueva York y Miami tanto tiempo, por ejemplo, ha sido una experiencia única para mí, pero la vida de una modelo es muy solitaria. Eso sí, siempre hay un lado bueno: estando sola una se conoce más y aprende a disfrutar de lo más sencillo.

Tenías desde joven la cabeza bien amueblada...

Totalmente. Me cuidé mucho y no me dejaba llevar por nadie. Soy cabezota, una buena Capricornio.

Sigue dando la impresión de que lo tienes todo muy claro y no te dejas impresionar por nadie…

Lo que no me parece justo lo digo, siempre ha sido así. Fui capaz de encararme al agente que me daba de comer o de rechazar unas fotos con Terry Richardson porque no me sentía cómoda. Nunca he tenido miedo de no trabajar por no hacer lo que “se supone” que es lo correcto. Le dije que no a Bruce Weber, al principio de mi carrera, porque no quería posar en topless para mi primera campaña.

¿Le dijiste que no querías salir en topless a Bruce Weber? Fue la campaña que te lanzó a la fama...

Él nos preguntó una a una. Cuando llegó mi turno le dije que prefería no hacer topless, que no me iba a sentir cómoda. Aquello no fue importante –hoy lo haría con los ojos cerrados–, pero tenía 19 años y resulté convincente. Recuerdo que me pareció comprensivo y cercano. De hecho, ese trabajo fue el primero de mi carrera en el extranjero; gracias a él me mudé a Miami y siempre le estaré agradecida.

Cada día me levanto con ganas de descubrir cosas nuevas

Si tuvieras una hija, ¿le recomendarías esta profesión?

No elegí esta profesión a dedo; en realidad, yo quería ser psicóloga y siempre me quedará esa espinita. Hoy no cambiaría nada de mi vida, aunque he de reconocer que te pierdes muchas cosas en el camino, muchos momentos para estar con los tuyos. Ese tiempo no vuelve y no se puede recuperar. Pero a un hijo solo le recomendaría que hiciera lo que quisiera, lo que le haga feliz. Le dedicamos mucho tiempo al trabajo y me horroriza ver cómo alguien pasa la mitad de su vida dedicándose a algo que no le gusta.

Este verano no te han dejado en paz. ¿Cómo has conseguido escapar de los comentarios sobre tu embarazo?

Me lo tomo todo con mucha naturalidad. Siempre que no se entre en mi pequeña parcela, me siento cómoda. Es normal que la gente quiera saber más, pues desean ver el final feliz, como en las películas. Pero es cierto que este espacio se ha desvirtuado mucho por culpa de las redes sociales.

Tienes 375.000 seguidores y eres bastante activa en tu perfil de IG. ¿Para qué utilizas las redes sociales y para qué no entonces?

Las empleo para compartir inquietudes y aprender sobre muchos temas que me interesan; al fin y al cabo, no deja de ser una televisión a la carta. Gracias a las redes sociales eres capaz de ver el cariño y el respeto de la gente que te sigue, por eso intento compartir todo lo que creo que puedo aportar y también aprendo de los demás. Es un privilegio para todos obtener la información de primera mano y a la vez poder expresarnos con total libertad sin que ningún medio tergiverse tus palabras. Muchas veces un mal titular puede cambiar la idea que tenemos de una persona.

Has cumplido ya los 35. ¿De verdad no te afecta cumplir años? Para una modelo debe ser difícil seguir en el podio a tu edad… ¿Cómo te sientes?

Con más energía que cuando tenía 25, ¡te lo juro! Mejor y más fuerte, aunque me niego a dejar ir a esa niña que llevo dentro. Soy una mujer responsable, pero no quiero renunciar a la magia, el corazón y la espontaneidad. Cada día me levanto con ganas de descubrir y aprender cosas nuevas.

Si entráramos en tu vestidor, ¿con qué piezas nos sorprenderías?

Aún atesoro las botas de montaña que usaba cuando iba a los boy-scout, o mi chaqueta de cuero de la adolescencia, que guardo como a una reliquia. En mi día a día me gusta la ropa cómoda y atemporal. También me gustan las joyas de Swarovski; tenemos una relación cercana desde hace años y me encanta llevar ese lujo asequible.

Eres amante de la vida sana y la buena comida.

Tengo la suerte de venir de una tierra donde la materia prima es muy buena. Me enseñaron a disfrutar de la fruta y de las verduras como plato principal y simplemente he seguido los hábitos que me inculcaron en casa. Para mí no es un esfuerzo cuidarme; es mi estilo de vida.

Y ahora que estás embarazada, ¿te cuidas más?

Tengo la suerte de haber pasado la toxoplasmosis, así que no me privo de nada. Sigo disfrutando de un buen jamón e intento no ingerir cosas pesadas. Como ahora he bajado el ritmo de trabajo le dedico más tiempo a la cocina; me gusta elegir lo que voy a preparar e ir a la compra.

Sientes adoración por tu tierra, Las Palmas de Gran Canaria. ¿Qué te regala el lugar donde naciste?

El carácter de los canarios es especial. La gente es lo mejor, vamos a otro ritmo. Disfrutamos la vida de distinta manera y nos lo tomamos todo con calma. El buen clima y la playa hacen mella en el carácter y en la vida de las personas. Gran Canaria me regala un montón de cosas. Estar en casa es regresar a aquellos días en los que el tiempo pasaba despacio, como cuando éramos pequeños... Es algo que se echa mucho de menos.

Tienes nombre de diosa griega. ¿Por qué te llamaron así tus padres?

En ese momento mi padre estaba leyendo Sueño de una noche de verano, porque iba a examinarse de literatura inglesa, y profundizó mucho en el personaje de Teseo, un héroe griego que se enamora de la hija del rey Minos. La historia del mito de Ariadna le cautivó tanto que decidió que ese sería mi nombre .

¿Cómo es la relación con tus padres y hermanos?

Soy muy familiar y muy ‘mami’ desde pequeña. Mis padres se separaron cuando yo tenía 9 años y esto me cambió la vida. La separación me hizo mayor de golpe y empecé a adoptar un papel que me ha durado hasta hoy. Mi hermana Aída me dice que siempre me vio como a una madre; es ahora cuando empezamos a tener una relación de hermanas.

¿Cómo crees que serás como madre?

Pues pesada, como todas (risas). Trataré de dar lo mejor de mí; va a ser un viaje increíble. Los llenaré de amor e intentaré que tengan confianza en sí mismos. Si era así con 8 años, cuando ayudaba a darles de comer a mis compañeros en el recreo, ¡imagínate ahora!

Leo en tu web una maravillosa frase de Gabriel García Márquez. ¿Y tú? ¿Qué pedirías si Dios te obsequiara con un trozo de vida?

En estos momentos le pediría que le diera un chance a mi abuela para vivir los años que le quedan lo mejor posible. La vejez es muy dura y verla sufrir me hace tremendamente infeliz. Le rogaría que me concediera la oportunidad de disfrutar un poco más de ella.

Loading...