Jane Birkin, un mito para el recuerdo

En su 69 cumpleaños, recordamos a la actriz y cantante británica que aterrizó en París desde el movimiento 'Swinging London' y que se convertiría, por siempre jamás, en una de las mejores estandartes de 'je ne sais quoi' francés.

Jane Birkin

Su lugar de nacimiento (hace justo 70 años) fue Londres, pero Jane Birkin ha demostrado con gran entereza, que poseer el cotizado estilo francés es una cuestión de actitud. La Costa Azul fue el escenario que vio cómo empezó a brillar esta actriz y cantante que lucía una gran cabellera (y flequillo, a lo Alexa Chung, una de sus más fieles herederas), un maquillaje casi nulo y una actitud tremendamente natural.

La media naranja del aclamado músico francés Serge Gainsbourg (pasearon por medio mundo su amor), representa como nadie el chic francés (insistimos: ella demostró como nadie que no hace falta nacer en París para presumir del estilo más impecable). Con dos hijas, también buenas representantes de moda (Charlotte Gainsbourg y Lou Doillon), un punto de inflexión fue lo que le trajo su amor por las cestas de mimbre. Sucedió en verano en Saint-Tropez: la firma Hermès quiso fabricar un bolso inspirado en esta cesta que siempre llevaba (dicen que le gustaba, sobre todo, para viajar).

Corrían los años sesenta, y ella dejaba secar su pelo (con flequillo) al aire, utilizaba camisetas marineras, zapato plano, pitillos blancos, un cigarrillo a medias… Y el capazo, claro. Así transcurrió una década llena de papeles cinematográficos y gloria donde ella era musa, junto con otras contemporáneas como Bridget Bardot o Audrey Hepburn. ¿Su mejor versión? Era bohemia, se empapaba de cultura, le importaba ir a la última pero tenía (primero) muy claro quién era ella, se posicionaba apasionada delante de la vida y nunca tenía una salida de tono (pero tampoco era aburrida). El equilibrio perfecto para ser recordada como alguien de sobresaliente, que había además enamorado el músico (también interesante) más cotizado del momento.

Jane Birkin y marido

Quizá sus orígenes ayudaran. Una de sus frases míticas la delata. “Mi madre decía que cuando no tienes nada, lo único que puedes hacer es ponerte ropa interior de seda y empezar a leer a Proust”. Es decir, ante todo, humildad y clase, una combinación explosiva.

Protagonista de Blow Up de Michelangelo Antonioni, hoy en día sigue desprendiendo aquel je ne sais quoi que le permitió brillar en la capital más exigente. Sus hijas (tuvo tres, pero una murió), han sabido tomar el relevo con clase y adaptándose a los tiempos: Charlotte, también actriz y cantante, ha protagonizado numerosas portadas de moda y protagonizando grandes éxitos como Anticristo. Lou (en la imagen) ha despuntado como modelo y desfilado en las grandes citas con la moda. Eso sí, seguir con el legado de su matriarcado, no les va a resultar fácil. Al menos, parece que tienen la autenticidad que hace falta para al menos, intentar hacer historia.

jane birkin e hija

Te puede interesar:

Cumpleaños de famosos
Loading...