Clásico eterno

Cómo llevar la camisa blanca

10 trucos para darle un 'twist' a tu prenda favorita

camisa blanca

De izquierda a derecha: Eva Herzigova, Stella Tennant, Yasmin Le Bon y Nadja Auermann posando ante el objetivo del fotógrafo Peter Lindbergh, para Armani. A través de esta campaña, el diseñador italiano rinde homenaje a aquellas prendas que con el tiempo se han convertido en iconos de moda, como la camisa blanca.

Anita Loos, una de las grandes guionistas de la historia del cine, desató un escándalo cuando en 1925 se puso una camisa blanca masculina para posar en una sesión de fotos. Desde entonces, las camisas blancas son prendas escandalosamente versátiles y están escandalosamente de moda siempre. Pero no todo vale en este universo blanco. Con 10 trucos de lo que SÍ y lo que NO debes hacer, tendrás clarísimo cómo sacarle el máximo partido esta primavera.

1. SÍ a convertirla en el comodín del print mix. Se lleva, y lo sabes, combinar todo tipo de estampados pero ten claro que si entre todos ellos te pones una camisa blanca, tu look ganará anteros.

2. NO a masculinizarla en exceso. No te pongas jamás una camisa blanca lisa con un pantalón excesivamente ancho o con un vaquero boyfriend. Combínala con prendas más sexys.

3. SÍ a complementarla. Los escotes de esta prenda de corte masculino resultan muy seductores. Aprovecha esos centímetros de piel al descubierto para colgarte un buen collar… con unos pendientes pequeños.

4. SÍ a las new lady. Camisas blancas sí, pero además con volantes, chorreras… póntelas con una falda estrecha midi en algún color muy femenino: rosa por ejemplo, si todavía no te has cansado de él esta primavera…

5. NO a combinarla con negro siempre. Puede ser un acierto o lo más aburrido y antiguo del mundo y hay más posibilidades de lo segundo que de lo primero, así que no te arriesgues a 'camarerizarte'.

6. SÍ a las muy largas en verano. Las largas, por encima de la rodilla, con tan solo un cinturón, ligeramente remangadas, son un buen look 'post playa' en pleno verano. Póntelas con unas sandalias planas o unas alpargatas chulas.

7. SÍ al blanco total. Si te atreves, una camisa blanca te quedará perfecta con un tejano blanco a poder ser pitillo. Combínalo con complementos de color pastel y verás lo bonito que luce.

8. NO a desabrocharla siempre. Esta bonita prenda puede funcionar tan bien o mejor si decides abrocharte hasta el último botón. De hecho, de vez en cuando conviene el abrochado para ganar en sofisticación.

9. SÍ a jugar con los volúmenes. Las que tienen corte masculino suelen ser grandes y requieren de cierta pericia a la hora de combinarlas con los volúmenes adecuados. Recuerda siempre combinar lo ancho con prendas más estrechas abajo.

10. SÍ con pantalón de talle alto. Si tienes pecho, una camisa blanca de corte entallado te quedará perfecta con un pantalón tipo palazzo y de talle alto. Destacará tu pecho por encima de todas las cosas.

Loading...