10 claves para cuidar el pecho y prevenir el cáncer de mama

Cada 19 de octubre se celebra el Día Mundial del Cáncer de Mama, una lucha que concierne a toda la sociedad. Aprende a detectarlo precozmente.

Actualizado el

1-1
Día Mundial del Cáncer de Mama

1 / 1

Día Mundial del Cáncer de Mama

El 19 de octubre es el día elegido como recordatorio del compromiso de toda la sociedad en la lucha contra el cáncer de mama. Una enfermedad que, según datos del Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama, padecerá 1 de cada 8 mujeres a lo largo de su vida. Las técnicas de autoexploración mamaria y las revisiones periódicas son cruciales. De un diagnóstico precoz dependen las posibilidades de curación. 

Con motivo del Día Mundial del Cáncer de Mama - 19 de octubre- las ciudades se visten de rosa con lazos que simbolizan la lucha contra este tumor que afecta a un alto porcentaje de mujeres. El lazo rosa simboliza el apoyo a todas aquellas personas que padecen esta enfermedad y la lucha social contra ella.

La moda y la belleza se unen a esta lucha con acciones solidarias y proyectos que ayudan a la investigación y a la recaudación de fondos. Muchas firmas han realizado propuestas solidarias para aportar su granito de arena por esta buena causa.

Preservar la salud del pecho es fundamental. Cada año se diagnostican en nuestro país miles de nuevos casos de cáncer de mama, el tumor más frecuente entre las mujeres. Las técnicas de autoexploración mamaria y las revisiones periódicas son cruciales. De un diagnóstico precoz dependen las posibilidades de curación. Por este motivo, la prevención es el mejor tratamiento y aprender a detectarlo sería el primer paso.

Hoy te damos algunas claves para hacerlo:

1. Autoexploración. Es vital concienciar a la población femenina de la importancia de conocer su propio cuerpo, en este caso sus senos. Los especialistas recomiendan hacer exploraciones mamarias a partir de los 20 años. En este sentido, observar y palpar las mamas es fundamental. Con esta técnica comprobaremos si hay algún bulto de un tamaño mayor que un guisante, si existen anomalías asimétricas en uno de los senos, si algún pezón está retraído, si ha incrementado el número de venas visibles en uno de los pechos, alteraciones de textura o grietas, o incluso, si hay cambios de color en la areola.

2. La autoexploración se debe realizar justo después del período.

3. Pasados los 25 años, es conveniente que un especialista explore las mamas anualmente con mayor rigor.

4. La mamografía es una técnica que consiste en la radiografía de las glándulas mamarias. Se realiza con unos rayos X especiales para esta zona, que es comprimida brevemente durante la prueba y en ella se pueden detectar cualquier tipo de anomalías para realizar un diagnóstico claro y definitivo.

5. Cumplidos los 40, lo ideal sería someterse con cierta periodicidad a una mamografía.

6. La ecografía se complementa con la mamografía. En esta prueba se pueden detectar detalles menos visibles como los quistes mamarios.

7. En tu revisión ginecológica anual también puedes solicitar una palpación mamaria para comprobar que todo marcha bien.

8. El consumo de alcohol y tabaco son hábitos nocivos para nuestra salud. En este caso, no fumar y reducir el consumo de alcohol, son factores que disminuyen el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

9. Si en tu familia hay casos de cáncer de mama es conveniente que pidas un consejo genético. Este método trata de detectar si hay algún gen asociado al tumor que hayas podido desarrollar y los médicos podrán determinar un seguimiento y reducción del riesgo de padecerlo.

10. Hacer ejercicio de forma regular y llevar una dieta lo más sana posible son factores importantes en la prevención y reducción del riesgo de padecer esta enfermedad.

Nuestro apoyo y solidaridad con esta lucha que afecta a millones de mujeres.

Loading...