¿Cuál es el 'look' perfecto para una entrevista de trabajo?

¡Ni existe un canon ni los tacones son requisito indispensable!

Actualizado el

1-6
¿Casual o formal?

1 / 6

¿Casual o formal?

Lo más importante a la hora de vestirnos para una entrevista es ser uno mismo. Solo así sabrán cómo somos realmente tanto por nuestra forma de ser como de vestir. La naturalidad es clave y ese factor no es incompatible con la profesionalidad. 

Instagram @collagevintage2
(Casi) todo vale

2 / 6

(Casi) todo vale

Ser naturales no significa ser 'dejados'. No podemos ir con ropa arrugada, sucia o mal planchada y tampoco con un estilismo demasiado informal (véase un chándal). Aparte de eso podríamos decir que prácticamente todo sirve desde los clásicos trajes de chaqueta combinados con falda o pantalón hasta unos vaqueros. El truco está en que, si queremos huir de lo formal, no rocemos el exceso.

Instagram @collagevintage2
look 3. ¡Sí al 'denim'!

3 / 6

¡Sí al 'denim'!

¿Ir a una entrevista en vaqueros? No, no es ninguna locura en absoluto. La clave es compensar el toque desenfadado de esta prenda con otras piezas más formales como un sofisticado chaleco o unos elegantes zapatos. Y, no olvides que en el tema de calzado la elegancia no requiere tacón.

Pantalón vaquero skinny, de H&M (39,99 €). Jersey blanco con lazo de corsé negro, de Topshop (46 €). Chaleco azul marino con doble capa, de Mango (49,99 €). Bailarinas azules con aplique joya, de Uterqüe (89 €). Bolso shopper gris, de Accessorize (45,90 €).

¡Atrévete con el color!. Toques de color

4 / 6

Toques de color

Negro, gris, azul marino... Generalmente apostamos por colores discretos en los temas importantes de trabajo. No es ningún error, ¡en absoluto! Pero a veces salir de esta gama cromática y aportar una pincelada de color puede ayudarnos a dar un aspecto más desenfadado (que no menos elegante, ¡ojo!).

Instagram @collagevintage2
look 2. Atrévete con los estampados

5 / 6

Atrévete con los estampados

Los estampados también son una buena apuesta para las entrevistas de trabajo (siempre y cuando te sientas cómoda con el print y la prenda que escojas). Si quieres que sea el gran protagonista lúcelo a modo de vestido y, si prefieres algo más discreto, una camisa combinada con un traje negro es una elección perfecta.

Vestido con estampado de flores, de Zara (29,95 €). Bolso negro de Muun (358 €), a la venta en Net-A-Porter. Botas de tacón en piel color teja, de Topshop (98 €). Gafas ver redondeadas, de Gucci (600 €), a la venta en Net-A-Porter. 

¡A rayas!

6 / 6

¡A rayas!

Un look monocolor con un toque original nunca falla. Este estilismo en blanco con la falda a rayas verticales como protagonistas es un buen ejemplo.

Camiseta estampada, de Stradivadius (4,95 €). Falda estilo pareo, a rayas, de Zara (19,95 €). Sandalias plateadas, de Mustang (c.p.v.). Bolso blanco, de Carpisa (39,99 € antes, 10,90 € ahora).

No te vamos a decir que exista un look perfecto para acudir a una entrevista de trabajo porque no, no lo hay. Y tampoco existen unas normas que te digan cómo conseguirlo. Así, a simple vista, escuchar esto puede parece un poco desalentador, pero todo lo contrario. Se debe a que hay un enorme abanico de posibilidades entre las que elegir

Como es lógico, ir a una entrevista en chandal no es en absoluto una opción. Pero esto tampoco significa que debas ir en traje o con un atuendo similar. ''Debes vestir de un modo que te haga sentir cómoda y tranquila'', nos cuenta nuestra estilista Ana Romé. Y en esto los zapatos juegan un papel clave. ''Si no estas acostumbrada a llevar tacones (y tampoco es tu estilo), no te los pongas. ¡Deja atrás esa costumbre de ir en traje y stilettos a las entrevistas! Se trata de encontrar un look con el que seas tú misma ya que las primeras impresiones son clave'', añade Romé.

Estos consejos debes tenerlos muy presentes porque, aunque parecen simples, son más útiles de lo que crees. En primer lugar, debes tener en cuenta que prendas que rechazaríamos en un primer vistazo por ser demasiado casuales, como unos vaqueros, pueden ser perfectamente llevables. El truco es combinarlos con otras piezas más formales que consigan crear el equilibrio necesario.

Otro tip muy a tener en cuenta es sobre el color. Estamos acostumbrados a apostar por negros, grises y tonos similares para acudir a las entrevistas de trabajo. No obstante, añadir pequeñas pinceladas de color puede aportar un toque personal y atractivo a tu look. Algo similar ocurre con los estampados. Flores, cuadros, topos... Apuesta por ellos ya sea convirtiéndose en los protagonistas del conjunto, como ocurre al lucirlos en un vestido, o de manera más discreta, por ejemplo a modo de camisa. Aunque, estos siguen siendo meros consejos al final lo importante es que seas tu misma, ¡y demuestres que te mereces ese puesto!

Te puede interesar:

looks de moda Nueva colección Nueva temporada tendencias Estilismos trabajo
Loading...