Organiza tu templo

10 claves para organizar tu armario

Ha llegado el momento de despedirse de la ropa de invierno y, de paso, organizar el caos acumulado durante meses. Sigue unos sencillos pasos y te sentirás orgullosa del resultado.

Organiza tu templo
Gtresonline

En un año nos vemos obligadas a realizar esta tarea dos veces. Cuando el frío se acerca, para recuperar bufandas, abrigos y botas; y cuando el sol vuelve a apretar, hay que desprenderse de ello para empezar a pensar en las prendas más veraniegas. Cambiar los armarios siempre es una tarea que conlleva tiempo y paciencia. Poner orden a todo el caos no es negociable. Para hacerlo adecuadamente hay que tener en cuenta una serie de aspectos fundamentales. Te damos las claves para que el cambio sea funcional, productivo y sobre todo, estético.

1. Crea un ambiente apetecible. Te recomendamos que pongas un poco de música o enciendas la televisión. No viene nada mal algo de distracción que amenice el proceso para que te distraigas mientras doblas, cuelgas y organizas tus prendas. Además, es preferible que lo hagas cuando haya luz natural o, en todo caso, con una buena iluminación será suficiente. Es todo un plus de comodidad.

2. Dedícale tiempo. Organízate bien y reserva, al menos, dos horas de tu ajetreado día. Las prisas nunca son un buen aliado, así que asegúrate de que tienes tiempo para hacerlo. Es una tarea que, una vez terminada, te hará sentir orgullosa y organizada. La ventaja es que no tendrás que volver a hacerlo hasta octubre. Pon en móvil en modo avión para que nadie te moleste. Tienes mucho trabajo que hacer y, al final del proceso, habrá merecido la pena una desconexión puntual del mundo exterior.

3. ¡Ropa fuera! Ha llegado el momento. Saca toda la ropa de verano y ponla sobre la cama. La de inverno almacénala en otro lugar de la casa. Que tu armario quede totalmente vacío, así te será más fácil contemplar el espacio disponible e imaginarte cómo quieres distribuir todos los artículos por categorías. Además, una vez fuera, puedes ir apilándolas en monotones diferentes para que te sea más visible. También es una buena idea que estén ordenadas por colores.

4. ¿Me lo pongo? Debes de tener cientos de prendas/calzado/accesorios que ya no usas o que, directamente, nunca has usado; y lo sabes. Es un paso difícil, pero aquella blusa que te regaló tu madre hace cuatro navidades, ya no te la pones y está algo estropeada. Asúmelo, es el momento de que pase a mejor vida. Ten a mano algunas bolsas de basura si la vas a tirar, cajas para guardar los artículos con valor sentimental u otras bolsas para las que quieras regalar o donar. Si lo que quieres es venderla te recomendamos la plataforma www.vestiairecollective.com. Solo tienes que fotografiar el artículo en cuestión, describirlo y fijar un precio. Lo envías y ellos se encargan de todo el proceso, asegurándose de tu beneficio personal.

5. Retoques necesarios. Presta mucha atención a todo lo que vayas doblando. Puede que algún pantalón necesite de las manos de tu modista de confianza, que haya manchas traicioneras que no habías visto cuando lo guardaste o que no huela del todo bien. Asegúrate de que todo lo que vayas a guardar esté en buenas condiciones. Si necesita algún retoque, este es el momento perfecto para averiguarlo y ponerle solución. Por eso es muy útil ir probándose los artículos que lleves mucho tiempo sin ponerte. Así también comprobarás que sigue siendo tu talla.

6. Por categorías. Toca ordenar tu armario con criterio. Es necesario que separes las prendas en función del tipo al que pertenezcan. Aparta las blusas de las camisetas; los pantalones largos de los shorts; los vestidos de las blusas; y las chaquetas de las rebecas y las blazers. De esta forma, te será fácil encontrar lo que buscas cuando tengas prisa. Tomátelo como si fueran las 'secciones' de una tienda. Y si, además, cada categoría la ordenas por colores (de más claro a más oscuro) habrás triunfado del todo. Te sugerimos también que las perchas sean de madera, que no deformen la parte de los hombros ni la parte de las rodillas en los pantalones. Y si son antideslizantes mejor. Guarda la lencería y la ropa interior en cajones o cajitas y, por supuesto, separa las partes de arriba de las de abajo y de los biquinis y bañadores.

7. El zapatero también es importante. Si el tuyo tiene baldas, coloca en las inferiores los pares que menos uses y deja las baldas superiores para los que más. No los amontones ni permitas que la suela de uno manche a otro. También puedes usar perchas de pinza para que tus sandalias gladiadoras no se doblen; cajas acrílicas o de tela con compartimentos para mocasines o merceditas; y moldes de madera para que la forma se mantenga intacta.

8. Mima tus bolsos. Se merecen un espacio bonito y especial, al igual que los zapatos. Los percheros son útiles pero si puedes exhibirlos en una estantería, además de más recomendable, será un bonito y envidiable elemento decorativo. Integrarlo en la decoración de tu hogar es un plus del que presumir cuando tengas visita. Al igual que el resto de prendas, sepáralos por tipos, estilos y colores. Además de ser más estético, se une al 'club de la funcionalidad'.

9. Cuida tus accesorios. Guardar los collares en cajas no es una buena idea ya que, al final, siempre acaban por enrollarse unos con otros. Y no queremos que eso pase. Usa expositores especializados o apliques de pared. Si, por cuestion de espacio, prefieres almacenarlos en cajas, asegúrate de que estén divididas por compartimentos individuales. ¡No mezcles!

10. Organización virtual. Es imposible que nos acordemos de todos los outfits con los que hemos triunfado alguna vez. Por eso, apps como 'My fashion assistant' o 'DressApp' son la clave. Lo que tienes que hacer es fotografiar todas tus prendas y, a través de estas aplicaciones, crear tus looks tú mismo o dejar que ellas lo hagan por ti. Aprovecha el momento para anotar qué prendas necesitas para completar tu fondo de armario. Cuando hayas terminado, planea una ruta de shopping y ve a por ello poco a poco.

¡Y c'est fini! Tu armario será un auténtico paraíso. Habrás logrado convertirlo en una obra de arte digna de contemplar durante horas. Hazle justicia a tu templo. Además, lo creas o no, sentirse organizada mejora el ánimo y el humor. Son todo ventajas.

Loading...