Experiencia gourmet

6 restaurantes de hoteles que querrás probar

Reserva, cata... ¡y disfruta!

1 / 7
TERRAZA-PRINCIPE-PRINCE-TERRACE-1. Terraza del hotel Alhambra Palace

1 / 7

Terraza del hotel Alhambra Palace

No querrás irte de este rincón privilegiado con vistas a la ciudad de Granada. Aunque no te alojes en el hotel, merece la pena subir hasta el Alhambra Palace para degustar un cóctel o comer/cenar en el restaurante.

Espacio Impar 4. Impar

2 / 7

Impar

Desde productos típicos hasta platos innovadores con un toque internacional, el restaurante del hotel Sofía nace con vocación de satisfacer a todos los paladares.

GranMeliáFenix RestauranteAduana CHEESECAKE de Fresa y Albahaca 2. Aduana

3 / 7

Aduana

Lo que aquí ves es un postre exquisito: cheesecake de fresa y albahaca. Si quieres degustarlo, solo tienes que acudir al restaurante Aduana, en el hotel Gran Meliá Fénix de Madrid.

Astir

4 / 7

Astir

Carne y de la mejor. Esa es la premisa que maneja el restaurante Astir, del Iberostar Gand Hotel Portals Nous (Mallorca) para atraer a los clientes. ¡Y funciona!

bibo madrid 1. BiBo

5 / 7

BiBo

Entrar en BiBo es como hacerlo en la feria de Málaga. Cocina del sur de altos vuelos a un paso del Barceló Emperatriz (Madrid).

Tomeu

6 / 7

Tomeu

Buena comida y excelentes vinos coronan este restaurante del Boutique Hotel Sant Jaume (Mallorca).

Queso feta1. Villa Magna

7 / 7

Villa Magna

El restaurante de este cinco estrellas madrileño del mismo nombre se encuentra celebrando sus jornadas de cocina turca. Hasta el 28 de octubre tienes tiempo para “catar” alguna de estas exóticas delicatessen.

| Actualizado a

Los hoteles (así, en general) comparten una aspiración común: convertirse en una experiencia global. Su propósito es dejar el solo alojamiento (o alojamiento y desayuno) en manos de establecimientos a priori menos ambiciosos como los hostels y proveer al viajero de amplios servicios que hagan de su estancia una aventura mágica e inolvidable. Y en esto, claro está, los restaurantes juegan un papel fundamental. Raro es el hotel que no presume de menú, tanto así que muchos se han convertido en alojamientos privilegiados para restaurantes estrella Michelin. Aquí te traemos alguno de los imprescindibles, abiertos al público y no solo a huéspedes. Toma nota.

Restaurante del hotel Alhambra Palace. El Alhambra Palace de Granada (plaza Arquitecto García de Paredes 1) reúne varias peculiaridades que le convierten en excepcional. Su situación, a tan solo unos pasos de la Alhambra, le convierte en un enclave cómodo y práctico para los turistas. Pero el hotel no solo es cómodo, también mágico: su decoración árabe, sus artesonados, su escalera señorial y, sobre todo, su historia (fue, entre otras cosas, casino y hospital durante la guerra civil y hospedó a políticos, empresarios, escritores y actores) bien merecen una visita. Y en esa visita descubrirás lo que, para muchos, es su punto fuerte: la terraza. Sentarse en ella al atardecer, mientras contemplas la puesta de sol sobre la ciudad de Granada a tus pies y degustas un cóctel no tiene precio. Claro que las vistas siguen siendo espectaculares desde su restaurante, rico en especialidades andaluzas como las hortalizas de la Vega, el pescado de Motril o las frutas del Valle de Lecrín. Todo, primorosamente maridado. Reserva en el 958 22 15 68.

IMPAR, en el hotel Sofía. El hotel Sofía de Barcelona (plaça de Pius XII 4) ha sido renovado recientemente y entre sus buenas ideas incluye este restaurante, un local donde tiene cabida la cocina mediterránea con guiños a propuestas de diferentes países. Su objetivo no es solo convertirse en templo del buen comer, sino también en punto de encuentro social y gastronómico de Barcelona. Prepárate para descubrir un bistro mediterráneo donde la modernidad y el encanto se hacen uno y en el que te toparás con una barra de showcooking o con exquisiteces tan pintorescas como la Ostra Amélie Fine de claire nº 3 o pulpo a la brasa con causa limeña (solicitudes de reserva a través de la web del hotel).

Aduana, en el hotel Gran Meliá Fénix. En la séptima planta de este hotel madrileño (Hermosilla 2) abre sus puertas Aduana, un restaurante con unas vistas espectaculares a la plaza de Colón. Se trata de un restaurante íntimo que presume de atención personalizada (el comedor cuenta con 22 plazas y 18 más la terraza). El chef, Miguel Martín, emplea como base de sus platos la cocina mediterránea, pero con toques muy de ultramar. Reservas en el 914 316 700.

Astir, en el hotel Iberostar Grand Hotel Portals Nous. Cuentan quienes han estado en este restaurante mallorquín (Falconer 19, Portals Nous, Calviá) que aquí encontrarás la mejor carne del mundo. Y tal vez tengan razón, porque sus piezas provienen de la muy reputada bodega leonesa El Capricho. Un pecado pasarse sin probar su carne de buey cocinada a la brasa, aunque los que prefieren el sabor a mar también encontrarán platos “de lo suyo”. ¿Por ejemplo? El bacalao ahumado o el taco de rodaballo. Y si vas, presta especial atención a la decoración, de techos abovedados, la culpable de que el ambiente sea de lo más relajado. Reservas en el 871 774 642.

BiBo, en el hotel Barceló Emperatriz. Bueno, en el mismo hotel no está, pero sí a solo 1 minuto de distancia (Pº de la Castellana 52, Madrid). En el caso de que te hospedes en el hotel, cuentas con un menú muy especial (hasta el 30 de diciembre) en el restaurante: cena o almuerzo para dos elaborados por Dani García, el chef de las dos estrellas Michelin. La decoración del lugar, semejando el alumbrado de la feria de Málaga, es otro aliciente para pasarte por allí. Esto ya te da unas pistas de por dónde va el menú: cocina del sur en el que reinan platos como el brioche de rabo de toro, ensaladilla rusa con huevo de codorniz y langostinos rabuchón. Si quieres ir aunque no te alojes en el hotel, llama al 918 052 556.

Tomeu, en el Boutique Hotel Sant Jaume. Volvemos a Mallorca, al centro de Palma (Carrer de Sant Jaume 22), para encontrar este restaurante totalmente entregado a la cocina balear. Al frente, Tomeu Caldentey, el primer chef mallorquín que obtuvo una estrella Michelín. Espérate lo mejor y también en buena compañía, porque la selección de vinos es de traca (reservas: 871 575 525).

Restaurante Villa Magna. Y dejamos uno de los platos fuertes (nunca mejor dicho) para el final. El restaurante y el Patio Magnum del hotel Villa Magna acogen, hasta el 28 de octubre, una más que interesante propuesta de cocina turca con los “sabores más frescos y auténticos de la región de Anatolia”. Al frente de este proyecto, Colin Clague, chef ejecutivo del restaurante Rüya de Dubái (ubicado en otro hotel, por cierto, el Grosvenor House). Entre sus propuestas, sashimi de lubina con mostaza, manzana y rábano picado o queso feta envuelto en pasta filo con zanahorias, calabacín y nueces. Por la noche hy también música en directo con el DJ del restaurante Zuma (lo has adivinado: normalmente pincha en otro hotel, el D’Maris Bay de la península turca de Datça; reservas en la propia web del hotel Villa Magna).

Loading...