Rumbo a Croacia

Qué ver en Zadar (Croacia)

Disfruta a lo grande de este pequeño rincón de la costa croata

1 / 5
IMG 0891. Plaza de los cinco pozos

1 / 5

Plaza de los cinco pozos

Uno de los enclaves más “románticos” de Zadar.

IMG 0895. Plaza del Pueblo

2 / 5

Plaza del Pueblo

En ella encontrarás el Ayuntamiento, la Torre del Reloj, la oficina de turismo y varios y singulares cafés.

IMG 0913. San Donato y la Catedral

3 / 5

San Donato y la Catedral

Juntos conforman uno de los conjuntos arquitectónicos más fotografiados de la ciudad.

IMG 0910. Foro romano

4 / 5

Foro romano

Las ruinas de la antigua ciudad romana, con vistas al mar, se han convertido en un lugar de esparcimiento.

IMG 0898. Productos típicos

5 / 5

Productos típicos

Miel y licor de cerezas, dos de los delicatessen típicos de Zadar.

En los últimos tiempos habrás oído hablar mucho de Croacia como destino turístico de relumbrón. En verano por supuesto, pero también en invierno. Definitivamente, la costa dálmata se ha convertido en uno de los puntos claves del viajero que hace la ruta por el Mediterráneo y el Adriático y, dentro de esta última zona, Zadar brilla con luz propia.

La ciudad, una de las que sufrió más asedios durante el conflicto de los Balcanes, es hoy un enclave tranquilo y lleno de vida, repleto de gente joven que pulula por sus calles y acude casi en masa a los cafés que jalonan el centro (no en vano Zadar es la sede de la primera universidad croata).

Conocer la ciudad te llevará tan solo unas horas. Amurallada en su origen, la parte vieja esconde auténticas maravillas arquitectónicas como la iglesia prerrománica de San Donato (el símbolo de la ciudad, omnipresente en todas las fotos emblemáticas), la catedral de Santa Anastasia o las ruinas del antiguo foro romano, por donde la gente pasea sin complejos entre restos de antiguas columnas.

Tampoco puedes dejar de visitar las Plaza de los cinco pozos y relajarte en el parque aledaño. Asimismo, siguiendo el paseo marítimo encontrarás una curiosa “escalera” que en realidad no es tal, sino un órgano marino obra del arquitecto Nikola Basic. Construido con bloques de piedra blanca de la isla croata de Brac (los mismos con los que se levantó la Casa Blanca de Washington), funciona con el aire y el agua del mar. Pero no es la única construcción al borde del mar: al fondo del paseo, cerca del embarcadero de cruceros (y de yates de lujo; Zadar es hoy en día un destino muy codiciado por las grandes fortunas europeas), encontrarás, entre el pavimento, un círculo con 300 placas de vidrio que recibe el nombre de Saludo al sol (se ilumina en un determinado momento del día). No tiene pérdida.

¿Qué puedes llevarte como recuerdo de Zadar? Ten en cuenta que, a pesar de pertenecer a la Unión Europea, la moneda del país es la kuna (1 euro son alrededor de 7,5 kunas) y que en la mayoría de los sitios no acepta euros. De hecho, en los cafés de la concurrida y turística Plaza del Pueblo tampoco puedes pagar con tarjeta de crédito. No hay problema: la Kalelarga, la calle más larga del centro histórico y donde encontrarás tanto tiendas de souvenirs como grandes firmas, cuenta con numerosas casas de cambio.

Pero a lo que íbamos, una buena opción para llevarte es el popular meraschino, un licor de cerezas típico de la zona. También encontrarás por todas partes saquitos de hierbas aromáticas (lavanda en su mayor parte) para aromatizar cajones y armarios. Y la moda croata tiene su (excelente) representación en la tienda Marival (Don Ive Prodana 3), donde podrás encontrar prendas y accesorios de diseñadores “de la tierra” desde aproximadamente 100 € (las primeras) y 20 € (los segundos). Ah, y, si puedes, pásate por lo que ellos llaman “la plaza”, un mercado al aire libre donde las frutas y verduras están, literalmente, para comérselas. Ahí mismo, en vivo en directo.

En cuanto a cómo llegar, Zadar tiene conexión directa en autobús desde Split (en Croacia te cobran por meter el equipaje “en bodega”, no lo olvides), pero una forma diferente de conocerla es como parada de alguno de los cruceros que llegan a puerto. La compañía MSC Cruceros tiene algún minirecorrido (sobre todo en estas fechas y hasta enero) con atraque en la ciudad (te ofrecen excursiones muy completas de entre 5 y 7 horas tanto por la ciudad como por sus alrededores) y, durante todo el año, pasea sus grandes, suntuosos y cómodos buques, repletos de actividades a bordo, por todo el Mediterráneo y el Adriático (además del Báltico, las islas griegas, el Caribe, la costa de China…). Consulta precios en su web y, eso sí, recuerda que tienes que reservar con antelación porque están “la mar” de cotizados.

Loading...