Salvemos el planeta

Los documentales ecologistas vencen y convencen

Dos estrenos con conciencia para este fin de semana

Demain, un documental para despertar las conciencias

| Actualizado a

Este fin de semana se estrenan dos de los documentales más esperados del año: el primero, Demain (Mañana), que llega a los cines el 29. El segundo, Terra, cuyo estreno es menos convencional: gracias al patrocinio de Omega, lo podrás ver en Netflix a partir del 1 de mayo. Ambos con clara vocación eco y creados para “movernos” un poquito la conciencia.

En Demain, la actriz Mélanie Laurent y el activista Cyril Dion recorren el mundo para presentar alternativas en materia de ecología, economía, educación, incluso política. Se trata de un documental que llega a nosotros gracias al crowdfunding y que veremos articulado en cinco capítulos:agricultura, democracia, economía, energía y educación. De la mano de sus protagonistas conoceremos granjas orgánicas con rendimientos espectaculares o descubriremos cómo algunos habitantes de la muy denostada ciudad de Detroit han “repoblado” con cultivos orgánicos las zonas abandonadas por la crisis industrial.

Además, los dos protagonistas se reúnen con expertos en economía para llegar a una misma conlcusión: nuestro modelo de productividad es insostenible, causa desigualdad y acaba con los recursos. Una de las soluciones que propone el documental pasa por utilizar monedas alternativas para evitar la especulación y mantener la riqueza de las ciudades evitando que su huida a paraísos fiscales.

El documental triunfó en Francia y es precisamente otro francés, Yann Arthus-Bertrand, quien está detrás de Terra. El fotógrafo, director de cine, activista y autor de otras joyas documentales de la misma temática como Human y Home (cuyo tráiler puedes ver a continuación), nos recuerda cosas tan elementales como que más del 95% de los animales que hay en el mundo se destinan ya a la ganadería. “Nos estamos comiendo el planeta”, afirma.

Terra, narado por Vanessa Paradis (también en su versión española), retrata, por ejemplo, el sufrimiento de los animales en las granjas, pero también la situación límite en la que viven las especies salvajes, muchas de las cuales han quedado recluidas en santuarios para evitar o retrasar su extinción. El Delta del Okavango, en Botswana, es uno de los pocos lugares que quedan en el mundo donde los animales salvajes campan a sus anchas, pero su pacífica existencia peligra ante el deseo de los países limítrofes de convertir el delta en una gigantesca plantación de arroz. ¿Qué primaría? ¿Acabar con las hambrunas o preservar la vida de los pocos animales salvajes que quedan?

El filme podrá verse en Netflix, aunque también estará disponible de forma gratuita para los educadores, centros de enseñanza o instituciones que deseen hacer proyecciones con fines educativos. “Ser más con menos. Esa es la clave”, afirma Yann.

Loading...