5 ideas fáciles para renovar tu casa

Tu hogar también merece estrenar curso. Te damos varios trucos para cambiar la cara a tu casa con poco presupuesto… y mucho encanto.

Ampliar galería
Inspiración floral

Inspiración floral

¿Quieres crear un rincón especial y lleno de buenas sensaciones? Elige un espacio de la entrada, el salón o el dormitorio y coloca flores, velas y unos cuantos libros. Y si eres “mañosa”, añade un trampantojo o papel pintado con motivo vegetal. El efecto será de 10.

Minidespacho

Minidespacho

Si no tienes una habitación para dedicársela a un estudio, consigue tu rincón particular frente a una ventana o balcón. ¿Un consejo? En lugar de cajonera, coloca unas cestas (de las que utilizas para la ropa) a modo de archivadores. ¡Sumarás encanto!

Tus propios

Tus propios 'collages'

Hacer tus obras de arte sobre la pared darán mucha personalidad a tu hogar. Una buena opción son las fotografías en blanco y negro, aportando ese toque vintage del que raramente puedes cansarte. Si quieres innovar, prescinde de los marcos y repártelas en un soporte giratorio para postales. ¡Triunfarás seguro!

Sí al rojo

Sí al rojo

Los tonos fuertes funcionan bien en pequeñas dosis. El truco es combinarlo con tonos que acentúen la calidez, preferentemente el blanco o la gama de los tierra. Y un consejo: a la hora de pintar, decántate por pinturas 100% ecológicas.

Juegos de luz

Juegos de luz

Aprovechar al máximo la luz es uno de los principales y mejores recursos para conseguir un espacio agradable. Una forma de hacerlo es ayudándote de los espejos, para que reflejen la luz natural. No te cortes, hazte con algunos de buen tamaño (incluso aquellos capaces de cubrir paredes enteras) y ponte manos a la obra. Lo ideal es que los coloques justo en la pared frente a las ventanas para duplicar la luminosidad. Si los apoyas en el suelo, parecerá que este se alarga (un efecto ideal para rincones sin luz, como puede ser la entrada o el pasillo). 

Transformar espacios, combinar colores, redirigir la luz.... Todos estos recursos te ayudarán a darle un aire diferente a tu hogar. Sin obras y modificando tan solo pequeños detalles. Apúntate ya a nuestras reformas inteligentes y te prometemos que pronto presumirás de casa con estilo.

- Reinventa espacios. Por ejemplo: tal vez tu apartamento sea demasiado pequeño para permitirte tener tu propio despacho. Aun así, no renuncies al “lujo” de crear un rincón personal de trabajo. Lo ideal es utilizar una ventana donde situar una mesa, una silla y una lámpara. Sin más. Psst.. Eso sí, juega con los tonos claros para sumar luminosidad.

- Aboga por las fotos. Si son en blanco y negro no solo proporcionarán un evocador toque vintage; también son un elemento a tener en cuenta si lo que quieres es decorar una pared con color. El proceso es fácil: pasa
tus fotos favoritas a blanco y negro con ayuda del ordenador y elige marcos de diferentes tamaños (¡incluso de formas!). Después, juega a hacer composiciones geométricas en la pared, colócalas sobre una balda o emplea una estantería en forma de escalera.

- Ilumina. Una buena forma de amplificar la luz natural es reflejar la que entra por las ventanas. ¿Cómo? Lo más sencillo es recurrir a los espejos. Si los colocas en los lugares adecuados, conseguirás multiplicar el efecto, haciendo que la estancia parezca más grande y, sobre todo, más profunda. Tampoco es ninguna tontería forrar las puertas del armario con espejos; ¡ya verás qué cambio! Si no quieres redundar el “efecto espejo”, ilumina artificialmente aquellos puntos que quieras destacar, tales como vitrinas, aparadores… Crearás nuevos focos de atención y conseguirás cambiar la percepción de los espacios.

Y recuerda que el color también ayuda a reflejar la luz. El blanco es la estrella, pero los tonos arena no se quedan atrás. Empléalos en las paredes y también en los muebles e incluso en los suelos (si te decantas
por la madera, que sea clara).

Déjanos tu comentario