Destino 2017: Buenos Aires

Huye del invierno: ¡el verano argentino te espera!

Ampliar galería
Caminito

Caminito

Una de las postales típicas del país tiene como protagonista a Caminito, la calle del barrio de La Boca. Sus casas de colores y las figuras de cera asomadas al balcón (inconfundibles las de Maradona, Evita y Gardel) son foto obligada.

El barrio

El barrio 'Puerto madero'

Moderno y seguro, repleto de oficinas, hoteles y restaurantes de gran nivel, Puerto Madero es perfecto para pasear junto al río y “terracear”. ¡Puro relax! 

Zona pintoresca:

Zona pintoresca: 'La boca'

Sus casas llenas de color, sus pequeños conventos… El otro Buenos Aires es esto. Eso sí, visítalo de día, porque de noche es un lugar poco recomendado.

Un trocito de historia

Un trocito de historia

Lejos de ser un lugar tétrico, el Cementerio de Recoleta es uno de los rincones más bonitos de la ciudad, repleto de grupos escultóricos. Fuera, un mercadillo lleno de turistas; dentro, tumbas de famosos, leyendas y jardines cuidados con mimo.

Mucho teatro

Mucho teatro

El teatro en Buenos Aires gusta. ¡Y mucho! La Avenida Corrientes es el epicentro escénico de la ciudad, pero muy cerca encontrarás otra joya: el Teatro Colón, (Cerrito 628), considerado uno de los cinco mejores teatros de la ópera del mundo.

Carne porteña

Carne porteña

La carne a la parrilla es casi un símbolo de Argentina. Y La Escondida, en el muy activo barrio de Palermo, es un templo para los más carnívoros. Excelente producto a buen precio y barra de ensaladas. Si crees que no vas a poder con todo, pídete una típica milanesa –maxifilete empanado–, (Costa Rica, 4464).

Al rico chocolate

Al rico chocolate

Sí, los porteños también son muy golosos. Y como lo bueno abunda, encontrarás chocolaterías en cada esquina. A la famosa cadena Havana (sus alfajores están de muerte), se une Rapa Nui, donde, además de chocolates, podrás degustar sus famosos helados o atreverte con la fondue para llevar (Arenales, 2302).

Para alojarse

Para alojarse

Situado en el corazón de Palermo, el boutique hotel Rendez-Vous es perfecto, no solo por su relación calidad/precio (habitaciones desde 85 €) sino también por su ubicación, muy cerca de restaurantes y centros culturales. Popular por la amabilidad de su personal, la suite deluxe tiene terraza con jardín y jacuzzi. Además, admite mascotas y proporciona cunas sin cargo (rendezvoushotel.com.ar).

¿Dónde comprar?

¿Dónde comprar?

Además de la muy popular calle Florida (un espacio peatonal lleno de tiendas) tu shopping tour debe incluir otras dos paradas. El Mercado de San Telmo (en la imagen), ofrece desde alimentos hasta auténticas rarezas antiguas. Y sí, también hay puestos de ropa (Defensa 1179/Estados Unidos 460).

Una ciudad siempre en movimiento, eternamente cambiante, capaz de convertir la crisis en arte y a sus ídolos en auténticos iconos pop. Cada esquina de Buenos Aires se debate entre su vocación europea y sus raíces latinoamericanas. Y sí, más allá del tango, del mate y del fútbol, hay una capital vibrante, donde callejear, ir de compras, pasar la tarde en algún espectáculo cultural y rematar la noche en un café se convierte en un auténtico “planazo”.

Además de direcciones útiles, repasamos en varios puntos la esencia de lo que encontrarás en este país gigante al otro lado del charco. ¿Lista para exprimir bien uno de los destinos más solicitados?

- La buena mesa. Al bonaerense le gusta comer (bien), la carne, el dulce y, por supuesto, disfrutar de una buena tertulia. El mate, el tango y el café es un trinomio que encaja a la perfección con su forma de ser. Un lugar mítico para disfrutar de ello es el Café de los Angelitos (Avda. Rivadavia 2100). Además, la carne porteña se ha convertido en bandera del país (disfruta de la que ofrecen en La Escondida, en el barrio de Palermo).

- Un país de barrios. La vida en Buenos Aires va por barrios. Entre los que deberías visitar sí o sí se encuentra Puerto Madero (moderno y seguro), donde abundan las oficinas, hoteles y restaurantes de gran nivel. En el área de Palermo encontrarás multiculturalidad: es un barrio que ha cambiado mucho y para bien. Hoy presume de vida (diurna y nocturna) y de tenerlo todo, desde pomposas residencias a pequeñas tiendas y un gran “revuelo” multicultural. El barrio de San Telmo es típico (que no tópico). Bohemio y tradicional, destaca por sus mercadillos, con antigüedades y músicos callejeros. Por último, La Boca, se caracteriza por ser el más pintoresco con casas llenas de color, pequeños conventos… El otro Buenos Aires es esto. Eso sí, visítalo de día, porque de noche es un lugar poco recomendado.

- El fútbol manda. Orgulloso de vivir en la ciudad con más campos de fútbol del mundo, al bonaerense le encanta sentarse en un café a disfrutar del deporte rey mientras toma una cerveza Quilmes. Además, casi todos los tours guiados incluyen visita a los estadios del River y/o Boca. Estás avisada.

- ¡Y de compras! Buenos Aires es también una urbe perfecta para tus días de shopping. Además de la muy popular y 'obligada' calle Florida, en tu ruta puedes incluir el Mercado de San Telmo, con auténticas rarezas antiguas (Defensa 1179/Estados Unidos 460), o las Galerías Pacífico (c/ Florida y Avda. Córdoba).

Déjanos tu comentario