Consejos para desconectar (de verdad) en vacaciones

Olvídate del email, del móvil e incluso de las redes sociales... Y disfruta de las primeras grandes vacaciones del año.

Karlie Kloss

No ha nada como estar de vacaciones, ¿verdad? Muchos somos los que nos quejamos cuando decimos que un fin de semana no es suficiente para desconectar del trabajo pero, ¿unas vacaciones sí lo son? Muchos de los que estamos leyendo esto somos incapaces de hacerlo y seguimos pendientes del trabajo, de nuestras obligaciones, sin dejar a nuestro cerebro descansar.

Según el estudio realizado por el OBS Business School, el 39% de los trabajadores se mantiene conectado al trabajo por iniciativa propia durante las vacaciones. Es decir, que no es que nos molesten, es que 4 de cada 10 personas que tenemos un puesto laboral al que volver después, no queremos desconectar básicamente por que no. Y eso ya no es problema de nadie.

Para conseguir desconectarnos totalmente en vacaciones, el consultor y coach Scott Edinger recomienda llevar una estrategia que hay que obligarse a seguir, igual que en el trabajo seguimos unas tareas. Por este motivo, hemos querido enumerar seis consejos que llevar a cabo para poder volver a la oficina con las pilas cargadas, de verdad.

1) Según la psicóloga Gema Bermejo “lo esencial es saber que estamos de vacaciones, y hacer cosas que salgan de la rutina de nuestro día a día”. No hace falta viajar para desconectar, o viceversa. Viajar no siempre significa desconectar. Por eso debemos buscar algo que no podamos hacer en nuestro día a día y llevarlo a cabo: un baño relajante, leer un libro, dar un paseo por la orilla del mar,...

2) "Lo más importante para desconectar es dejar el trabajo cerrado y controlado, para que no nos vayamos con ningún tema en la cabeza", nos explica la psicóloga. Así que lo mejor es dejar solventados los 'marrones' más importantes.

3) Scott Edigner nos propone lo siguiente: "durante el tiempo que estemos de vacaciones, no debemos mirar el correo electrónico, pero si esto no es posible, hay que intentar estar 72 horas consecutivas sin trabajo, sin correo electrónico y, si se puede, sin teléfono móvil", no vaya a ser que caigamos en la tentación.

4) Pero si tenemos algo importante que hacer, el coach Scott dice que "lo mejor es dedicar un máximo de 60 minutos de tu día de vacaciones a cosas verdaderamente urgentes". Después de esa hora, disfruta de todo lo que te rodea.

5) "La idea es programar lo mínimo el día. Hay que dejar huecos libres para posibles cambios. Hay que ser flexibles o eso nos frustrará el intento de desconectar", asegura Bermejo.

6) Y como último consejo, la psicóloga nos dice que "no hay que agobiarse con las aglomeraciones y los trayectos. El resto de gente está de vacaciones y seguro que se decanta por ir a los mismos sitios que nosotros. Respire y disfrute".

Loading...