Cómo restar calorías a tu menú de Navidad con dos gestos

Los aperitivos, las copas, cócteles y postres juegan en este sentido un papel fundamental. ¿Quiere esto decir que tenemos que renunciar a ellos? ¡Ni hablar! Hacer un menú light sin renunciar al jamón y a los chocolates es posible.

Cómo restar calorías a tu menú de Navidad con solo dos gestos

Una mujer tiene que consumir al día una media de 2.300 kilocalorías. Sin embargo, hay estudios que demuestran que en Nochevieja, en España, consumimos un promedio de 3.000 solo en la cena. Los aperitivos, los cócteles, bombones y postres son cuatro de los grandes culpables. También los refrescos porque ¿sabías que bebemos aproximadamente un litro de soda solo en la cena y que esta cantidad equivale a dos metros y medio de caña de azúcar? Con estos datos que te hemos dado, ¿serías capaz de averiguar cuáles son los dos gestos que restan calorías a tu menú de Navidad?

Gesto 1: prepara tú misma aperitivos y postres

Sabemos que esta no es precisamente una época del año en la que podamos llevar un orden de comidas y horarios. Sin embargo, seamos anfitrionas o invitadas, podemos hacer que nuestras cenas sean algo más ligeras si cuidamos los ingredientes de nuestros aperitivos y postres. Si vas a cenar en casa de algún familiar y te ocupas de elaborar estas dos cosas, seguro que le haces un gran favor y, de paso, se lo haces también a tu cuerpo.

Cómo restar calorías a tu menú de Navidad con solo dos gestos

Entre los aperitivos más populares destacan el marisco o el jamón pero ¿qué tal sustituir la clásica tabla de embutidos por una ensalada de canónigos y rúcula con jamón de bellota , frutos rojos y granada? Ponle una vinagreta de aceite de oliva virgen extra, media cucharadita de mostaza de Dijon, vinagre de manzana y sal. Así, habrás reducido la cantidad de embutido que ingieras y habrás añadido frutas y verduras a tu comida o cena. Además, por estúpido que parezca, el solo hecho de tener que recurrir al plato y al tenedor hace que comamos menos sin darnos cuenta.

Para lo postres, ¿sabes que se pueden hacer bombones de chocolate con solo tres ingredientes y una hielera? Funde al baño maría unas onzas de chocolate negro sin azúcar con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Llena una cunitera y congela. Al servir espolvorea un poquito de flor de sal y ¡voilà! Postre listo. Esta opción es mucho más saludable que la de las tartas tradicionales. Nos ahorramos azúcares y harinas sin renunciar al chocolate.

Gesto 2: apuesta por los cóctleles infusionados

Cómo restar calorías a tu menú de Navidad con solo dos gestos

Sorprende a tu familia y amigos con los famosos cócteles infusionados. Ahora son tendencia y en internet hay millones de recetas. Duran más que una copa normal y no llevan azúcar ni gas. ¿Lista para lucir un vientre plano toda la noche? Mezcla té verde con hielo, jengibre y ginebra o vodka. Si prefieres quedarte con los sabores tradicionales, recurre al Vita, una bebida blanca hecha con cítricos que por su sabor solo tendrás que mezclar con agua. Entre copa y copa siempre conviene hidratarse. Recuerda que no es cierto que beber al comer engorda. Este es la única bebida acalórica del planeta. Por eso, esta Navidad no te olvides de ella.

Con estos y otros consejos nutricionales en mente, recuerda que el contexto social y la buena compañía actúan como factores protectores. Últimos estudios han demostrado que durante las reuniones sociales se liberan endorfinas y oxitocina, hormonas relacionadas con la creación de vínculos y la felicidad que hacen que las comidas copiosas características de estas fechas no sean tan dañinas.

Loading...