Amberes, ciudad de moda

Dinámica, seductora, llena de vida... La capital de una de las cinco provincias que componen Flandes, más que una ciudad cosmopolita, es un templo de la moda. Con un museo, el MoMu, dedicado a recoger el ayer y hoy de las tendencias, e infinidad de tiendas entregadas al diseño, el acogedor enclave belga es el destino perfecto para pasear, degustar, ver y, sobre todo, comprar. ¿Te vienes?

Actualizado el

1-12
Planes sobre ruedas

1 / 12

Planes sobre ruedas

Dos cosas que tienes que hacer sí o sí en Amberes: salir de terrazas (ya sea verano o invierno) y darte un paseo en bicicleta por la ciudad (incluye en tu ruta el barrio judío y el de los anticuarios: te sorprenderán. El centro de la ciudad es un conjunto de calles entrecruzadas que se recorren perfectamente con las dos ruedas.

Cómo y dónde comprar

2 / 12

Cómo y dónde comprar

Si tu intención es ver tiendas sin un propósito claro, “alucinarás” con la calle Meir (la arteria que te lleva desde la estación central al centro histórico). Y no solo por las posibilidades de compras que te da; también por la belleza de sus edificios. Nuestra recomendación: pásate por la Sala de Fiestas Municipal, que, a pesar de su pomposo nombre, es un espectacular centro comercial para comprar, y también para comer, y haz parada obligada en Uniqlo (Mier 67-69), una cadena japonesa donde podrás adquirir camisetas de un algodón de altísima calidad y alguno de sus famosos (¡y ligeros!) plumíferos. Y psst... En Amberes encontrarás tiendas de los más grandes: Lagerfeld, Jimmy Choo, Diane Von Furstenberg...

De las grandes firmas a los nuevos talentos

3 / 12

De las grandes firmas a los nuevos talentos

En esta pequeña ciudad hay hueco para todos: los diseñadores de primera línea conviven con los emergentes. El origen de 'Coccodrillo' (un espacio que nació en los 80 y sigue de plena actualidad) fue concebido para vender las propuestas de los nuevos diseñadores, propósito que continúa hoy en día (Schuttershofstraat, 9). ¿Otro templo para los descubrimientos? Graanmarkt 13, un mercado en el que entras, y lo primero que encuentras es un coqueto restaurante. Subiendo las escaleras, un multiespacio con ropa (de firmas como Isabel Marant, Marni, etc), juguetes y detalles para el hogar. Más arriba, un apartamento diseñado según el estilo nórdico, que puedes alquilar por días o semanas. Lo más de lo más (Graanmarkt, 13).

El gran Dries Van Noten

4 / 12

El gran Dries Van Noten

¿Y quién mejor para encarnar el espíritu de moda de Amberes? Dries Van Noten nació en Amberes y desde su conocimiento, es "el niño mimado" del diseño belga. Es uno de los “fijos” de las alfombras rojas y de la realeza, y su obra se aloja en el MoMu (Nationalestraat 28). Podrás encontrar sus nuevas propuestas en su tienda (Nationalestraat 16), un edificio belle epoque donde te tratarán, pues eso, como una reina. ¿Y conoces a "los 6 de Amberes? Junto con Van Noten, otros nombres llevaron la ciudad a lo más alto de la moda: Dirk Bikkembergs, Ann Demeulemeester, Walter Van Beirendonck, Dirk Van Saene y Marina Yee.

Y de las compras... a la mesa

5 / 12

Y de las compras... a la mesa

Moda, sí, pero comida sana también. Los restaurantes más apetecibles de la ciudad presumen de menús deliciosos y materias primas excepcionales. El restaurante Ras, por ejemplo, es un lugar que cumple todas las exigencias de Amberes (diseño incluido). Desde sus cristaleras podrás contemplar el paso de los barcos por el río Scheldt mientras degustas unas deliciosas croquetas de camarones  o algunos platos típicos de la cocina belga actualizados. Los pescados, imprescindibles (Ernest Van Dijckkaai, 37).

Siempre saludable

6 / 12

Siempre saludable

Los tentempiés saludables como en la imagen, son un fijo en cualquier café. Uno de nuestros favoritos es 'Local store', un espacio polivalente que incluye tienda de productos orgánicos, take away, cafetería y, por supuesto, restaurante. Su mayor reclamo es el pequeño buffet de productos saludables, epicentro del local, y en el que podrás encontrar desde cremas a ensaladas pasando por fiambre y quesos... todo muy orgánico, faltaría más: ¡incluso la cerveza! (Everdijstraat, 20).
 

Su producto 'delicatessen': Las Manitas

7 / 12

Su producto 'delicatessen': Las Manitas

Cuenta la leyenda que el romano Brabo venció al gigante Antigoon, le cortó la mano y la arrojó al río Escalda. Su estatua saluda al visitante desde la Plaza del Mercado (Grote Markt) y su historia da nombre a la ciudad de Amberes (que significa “arrojar la mano”). En su honor, los habitantes de Amberes presumen de manitas, unas galletas con dicha forma que se pueden adquirir en cualquier pastelería y que son una deliciosa vuelta de tuerca a las galletas de mantequilla del norte de Europa. Si tu espíritu goloso te pierde, pásate por el Palacio de La Meir (Meir 50), antigua residencia de Napoleón, y por su tienda y taller de chocolate, ubicados en las otrora cocinas de la imponente casa.

Visitas obligadas

8 / 12

Visitas obligadas

La catedral de Amberes es una de ellas. Un extraordinario ejemplo de arquitectura gótica levantado en honor de la Virgen María. Su enorme torre, que se divisa prácticamente desde cualquier parte de la ciudad, es Patrimonio de la Humanidad. En su interior, pinturas de reputados artistas flamencos y un órgano del siglo XIX decorado con estatuas. La catedral (conocida como Catedral de Nuestra Señora) alberga exposiciones de cuando en cuando y es sede de diferentes proyectos sociales de la ciudad (Groenplaats, 21). ¿Otro prodigio arquitectónico que no puedes perderte? La estación central.

La casa de Rubens

9 / 12

La casa de Rubens

Otro de los puntos donde deberías disfrutar al menos, un ratito. Conocida entre los locales con el nombre de Rubenhuis, es la casa-taller que el pintor compartió con su esposa, Helena Fourment. Tras su muerte, la viuda vendió gran parte de su contenido, pero aún se pueden contemplar, colgando de sus paredes, obras del pintor y alguno de sus discípulos. De la edificación original se conservan el pabellón del jardín y el pórtico barroco: el resto está reconstruido según los planos de la época (Wapper 9-11, muy cerca de la calle Meir).

Museo Aan de Strom

10 / 12

Museo Aan de Strom

Otra de las paradas obligatorias es el museo más grande de Amberes, el más actual (abrió en 2011) y el que más celebraciones y fastos congrega. Alberga unos 500.000 objetos, todos relacionados con la historia de la ciudad, larga y prolífica. Tiene además exposiciones itinerantes periódicas, todas con un común denominador: la relación de Amberes con el mundo. Y no te preocupes por el idioma, porque las modernas guías interactivas también ofrecen conectividad en español (Hanzestedenplaats, 1).

Ciudad de diamantes

11 / 12

Ciudad de diamantes

¿Lo sabías? Los datos no mienten: el 84% de los diamantes sin pulir y el 50% de los pulidos se compran y venden en Amberes, que tiene hasta su propio barrio de los diamantes. En él, 18 joyerías poseen el certificado de máxima calidad y mejor servicio (búscalas en awdc.be).

Y para descansar...

12 / 12

Y para descansar...

Sí, después de tanto vaivén, el descanso es necesario. Te damos una recomendación. Si buscas un lugar céntrico, bueno, bonito y asequible, ya lo tienes: hotel Les Nuits. A un paso de la calle Meir y de la catedral, cada habitación es diferente (Lange Gasthuisstraat, 12).

Te puede interesar:

Viajes ocio lifestyle
Loading...