Vacaciones

9 trucos para mantener tus plantas en perfecto estado

¡Conseguir que sobrevivan a los rigores del verano es facilísimo!

A lo mejor tú también eres de las que las plantas no se le mueren, sino que se le “suicidan”. Y, claro, a tu “mala mano” habitual, en estas fechas de calor y vacaciones se suma el miedo a que sobrevenga un “genocidio plantil” que te deje sin brotes verdes allá por septiembre.

Según los expertos, no hay gente poco dotada para la botánica. Interés y buenos consejos pueden conseguir que tu casa y terraza se conviertan en un vergel. Nosotros hemos leído y revisado los trucos que nos propone Mar Ramón, fundadora y directora de flors & GO! y ya los hemos empezado aplicar. Haz lo propio para conseguir que los rigores del verano no te dejen sin plantas.

Plantas en perfecto estado
Gtresonline

1.- ¿Recuerdas aquella mítica frase de Gandalf en El señor de los anillos que decía “un mago nunca llega pronto ni tarde, llega cuando tiene que llegar”?. Pues con el riego de las plantas ocurre lo mismo. Hay que hacerlo cuando hay que hacerlo. Primero, ten en cuenta que en verano es importante realizar riegos profundos para que el agua alcance las raíces. No encharques la planta, pero tampoco te cortes y, sobre todo, riega lentamente. Y lo mejor es hacerlo, o bien a primera hora de la mañana, o bien al caer la noche. Regar en las horas de calor puede dañar a las plantas por el efecto “lupa” que las gotas ejercen sobre los rayos del sol

2- Cuidado con las plagas. Para evitarlas, no te queda más remedio que estar atenta y vigilar tus plantas. Aplica abonos y fertiliantes.

3- Sí a las piedras. Lo has visto en macetas, pero no sabes muy bien para qué sirven esas piedras que “decoran” la superficie. Pues bien, el fin no es estético, sino práctico: las piedras pequeñas sobre el sustrato retienen la humedad. Esta “manta” evita que el calor llegue a las raíces.

4- Limpieza general. Antes de salir de viaje, retira ramas y hojas secas para que la humedad y los nutrientes vayan solo a las partes sanas.

5- El plástico es fantástico. En verano, los recipientes de plástico ayudan a retener la humedad. Tienes dos opciones: transplantar tus plantas en macetas de barro a maceteros de plástico o introducir las primeras en vasijas plásticas más grandes, rellenando los huecos con sustrato.

6- El lugar ideal. Una habitación en la que haya luz pero que los rayos de sol no toquen las plantas. Si vas a irte varios días, distribuye recipientes de agua por la habitación para que el ambiente esté húmedo.

7- Crea tu propio invernadero. Lo habrás visto un montón de veces y lo cierto es que funciona: antes de irte, coloca todas las plantas juntas y, cerca de ellas, uno o más barreños de agua. Tápalo todo con un plástico previamente agujereado para mantener la humedad de las plantas y coloca otro en el suelo para que la condensación no lo dañe.

8- El más clásico. Meter las plantes que estén en macetas de terracota dentro de la bañera sobre ladrillos o platos vueltos. No es necesario llenar la bañera con más de 5 centímetros de agua.

9- “Átalas”. Quizás este último truco no te lo sabías. Coge un cordón de zapatillas, coloca un extremo en un recipiente con agua y el otro dentro de la tierra de tu planta. Aunque no te lo creas, el cordón irá absorbiendo la humedad del recipiente, llevándola a la maceta.

Loading...