Lo que no sabías de Mónica Cruz

Es una de las protagonistas de 'Velvet Colección' (Movistar +), la continuación de 'Velvet', donde da rienda suelta a sus dos grandes pasiones: la danza y la interpretación. Mónica Cruz estrena temporada y tendencias de moda mientras nos habla del pasado, del futuro, del amor y de su pasión número tres (sí, hay otra): Antonella, su hija. Repasamos con ella algunas de las tendencias de la temporada.

1 / 8

1 / 8

Mes Demoiselles

Vestido lencero en seda, con encaje en el escote.

Dior Joaillerie

Pendientes en oro amarillo, con diamantes.

Swarovski

Pulsera y anillo, con cristales.

2 / 8

Emporio Armani

Vestido largo en seda.

Dior

Cinturón en piel azul marino.

3 / 8

Intimissimi

Top lencero en satén.

Swarovski

Pendientes en vermeil, con cristales.

La mirada alcanza otra dimensión con la máscara de pestañas Grandiôse, de Lancôme.

4 / 8

American Vintage

Body y short en canalé.

Dior Joaillerie

Pendientes en oro blanco, con diamantes.

El nuevo delineado de ojos es intenso y grueso. Con el eyeliner biselado Monsieur Big Marker, de Lancôme, será un juego de niños.

5 / 8

Jorge Vázquez

Falda larga en tul plumetti; (jvporjorgevazquez.com).

American Vintage

Body básico, en canalé.

Céline

Colgante dorado con perla.

6 / 8

Lanvin

Top en rejilla y vestido en tul y satén; (lanvin.com).

7 / 8

Dior

Vestido en crêpe chiffon y mono de punto, con cristales.

8 / 8

Intimissimi

Top lencero en satén.

Swarovski

Pendientes en vermeil y anillo plateado, ambos con cristales.

Consigue un velo de luz en la piel con Cushion Highlighter, de la colección Olympia's Wonderland, de Lancôme; (lancome.es).

 

Maquillaje y peluquería: Vicky Marcos.

Asistente de moda: Alejandra Navarro.

| Actualizado a

Ha vuelto a la pequeña pantalla con Velvet Colección (Movistar +), donde la veremos bailar e interpretar. Mónica Cruz ha llegado a la madurez con energía positiva y más bella que nunca.

Háblame de tu pasión por la danza. ¿Cuándo nació?

A los cuatro años, mi madre nos apuntó a ballet. Siempre teníamos que hacer actividades extraescolares porque ella trabajaba todos los días en la peluquería. Y a mí el baile me enganchó enseguida; al principio, como un juego, y después, ya de forma profesional.

La danza es totalmente vocacional...

Sí, además con el baile tienes un recorrido un poco corto, a menos que luego te dediques a la enseñanza. Así que hay que empezar muy pronto.

¿Es tan sacrificada como parece?

Para alguien que lo ve desde fuera sí, pero cuando te dedicas a ello, lo vives como algo normal. Aún recuerdo cómo siempre estaba deseando salir del cole para ir a mis clases. Y a medida que fui creciendo, me hacía también todas las lecciones de la tarde. No me cansaba nunca, porque iba tomando consciencia de que necesitaba invertir en mí la cantidad de horas que pudiera.

¿Cuándo lo dejaste?

Lo dejé realmente al quedarme embarazada.

¿Cómo has conseguido compaginar el baile con la interpretación?

Bailé durante siete años con Joaquín Cortés, hasta que entré en Upa Dance. Y eso fue el mayor regalo que me dio la danza. Un agente de Upa me vio en un espectáculo de Joaquín y me llamó; me contó que se trataba de una serie, parecida a Fama, y la idea me entusiasmó. Fama me había influido mucho, hasta el punto de ser una motivación más para dedicarme a esto. Fue un cambio importante de vida, porque dejé de hacer giras por el mundo y entré en una serie que tuvo muchísimo éxito. Y de esa forma descubrí que también me gustaba la interpretación. Mientras hubiera proyectos que aunaran mi pasión por la danza con la actuación, me lo tomaría como un regalo.

¿Qué recuerdos tienes de esa época en Upa Dance?

Fue una suerte haber estado allí y haber podido disfrutar de la danza de otra manera. Aún recuerdo una de mis primeras secuencias junto a Lola Herrera y los nervios que tenía; se convirtió en una escuela brutal. En la tele aprendes mucho, porque va todo muy rápido. Se trató de una época intensísima, de no parar de trabajar, pero muy gratificante.

Y ahora, en Velvet Colección, vuelves a bailar. ¿Qué representa para ti este reto?

El papel me ha llegado en el mejor momento. Ha sido increíble, porque unos meses antes de que me saliera esto, empecé de nuevo a ir a clase de ballet. Para mí es como una terapia, me rejuvenece el alma. Y cuando me llamaron, seguí dando clases de flamenco. Estoy ilusionada, aún no me lo creo. Este personaje me ha hecho volver a enamorarme de la danza. En la serie soy una gitana, una mujer muy auténtica de los sesenta, muy echada ‘palante’, con la mente abierta, un lujo de personaje.

¿Qué tal está Antonella, tu niña?

Es maravillosa. La maternidad era mi sueño desde que tenía veinte años. Pero sabía que debía esperar el momento adecuado. Desde que nació Antonella hemos estado juntas, día y noche; yo no sé enfrentarme al proceso de la maternidad de otra manera. Le di el pecho durante tres años y me sentía fuera de todo. He tenido la suerte de que, durante ese tiempo, he podido permitírmelo y estar con ella todo el tiempo que he querido. Y no hubiera disfrutado yéndome a un rodaje durante horas y dejándola en casa; sabía que era un riesgo, pero tenía claro que no me lo quería perder. Y al final, cuando de forma natural todo regresa a su sitio, nadie sufre y puedes volver a trabajar al mismo ritmo que antes. Ahora está feliz y me dice: ‘Disfruta mamá. ¡Me encanta que vayas a trabajar!’.

¿Cómo es tu relación con los hombres?

Es normal y natural. Pretendo que me aporten cosas buenas. No quiero a nadie cerca sin buena energía y más desde que tengo a Antonella conmigo. Las relaciones no son fáciles. No descarto tener una y duradera, pero busco principalmente que me den paz y me aporten, no que me quiten.

Loading...