Solidaridad

Paco León tiene «Motivos para celebrar»

El actor dirige un cortometraje junto a Buckler 0,0 para recaudar fondos para la investigación del cáncer de mama

Paco León

Si hay algo que caracterice a Paco León es su optimismo y ganas de pasarlo bien. Por eso, cuando Buckler 0,0, en colaboración con la SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica), le propuso participar en el proyecto “Motivos para celebrar”, no se lo pensó dos veces y se embarcó en el rodaje de un cortometraje (La vuelta a la tortilla) con el objetivo de recaudar fondos para financiar una beca de investigación sobre el cáncer de mama. 

¿Cómo surge esta iniciativa? Cuando me contaron todo esto, me pareció un planazo. Me daban la oportunidad de continuar mi experiencia como director, que comencé con Carmina o revienta, y, además, me proporcionaban total libertad creativa. Creo que compartimos unos valores que hacen que el patrocinio sea algo muy natural. Rodar este corto supone el reto de contar una historia muy humana y me permite aportar mi trabajo, además de mi imagen, y eso es muy satisfactorio. 

¿En qué te has inspirado para escribir el guión? Nos hemos basado en las historias de las ocho embajadoras de la campaña y en otras muchas historias personales, pero queríamos ser muy concretos para, después, trabajar sobre el guión e ir improvisando. Mantengo la forma de rodar que empleé en Carmina y que puedo repetir gracias a la colaboración de los protagonistas (Silvia Rey, Fele Martínez y Paca Montoya).

¿Qué motivos hay para celebrar? Es un ejercicio que practico muchísimo porque siempre encuentro algo. Hasta la gente que parece tener un montón de problemas halla un motivo para celebrar. Conectarte con los placeres pequeños y grandes que te ofrece la vida es un seguro para conseguir la felicidad. Ésa es la idea de la campaña y creo que encaja perfectamente con mi filosofía de vida. Intento transmitir buen rollo y ver el lado bueno de las cosas.

El objetivo de la campaña es conseguir fondos para una beca de investigación con la SEOM... Cada vez es más difícil encontrar financiación en España para este tipo de proyectos. Se les dedica muy poco dinero, con lo cual, la implicación de empresas privadas me parece esencial. Ocurre lo mismo en el cine: la inversión privada es el futuro. Y hacerlo de una manera tan limpia y tan blanca, como lo hace Buckler, es envidiable. Cuando las cosas se hacen bien, salen bien.

Déjanos tu comentario