Botiquín natural

Vivir tu descubrir: Jaque Mate

Grandes remedios para ciertos males

Durante el embarazo se eliminan bastantes cosas de la dieta (he hecho alguna referencia a este tema en anteriores posts). En mi caso, una de ellas fue el consumo de mate y, tras los nueve meses, no había nada que me apeteciera más que jamón, lomo y un buen matecito caliente. Sus propiedades son infinitas. Siempre invito a hacer el trabajo de investigación y evitar el fácil corta y pega, así que te animo a descubrir las maravillas de esta hierba.

Vivir tu descubrir: Jaque mate

¿Pero qué pasa si después das el pecho? Las restricciones no habían terminado del todo; aunque no es tan estricto como en el embarazo, muchos estudios recomiendan reducir al mínimo el consumo de cafeína, teína y mateína, así que tuve que ingeniármelas para autoengañarme un poco y seguir disfrutando de las sensaciones que me provoca el mate (se le llama mate no solo a la yerba mate, sino también al recipiente donde se toma). Así surgió en mi vida… EL FALSO MATE

No es nada nuevo, los comercios de países consumidores de mate están llenos de mil opciones distintas y para todos los gustos. Se mezcla la yerba mate con otras muchas y los hay de sabores, con palo, sin palo, más fuertes, más suaves… Pero yo apuesto por mi falso mate.

Muchas de las hierbas e infusiones que podríamos considerar suaves y nada peligrosas, durante el embarazo y la lactancia son poco o nada recomendables. La información que hay sobre ellas y sus efectos durante esta etapa es incompleta y confusa, así que yo personalmente no me la juego. ¿Qué té sabemos que es totalmente libre de teína y que además está buenísimo y ofrece una infinidad de sabores? El té rooibos.

Mezcla el té rooibos con un poco de yerba mate. El recipiente no llega a llenarse como cuando te preparas un buen mate, pero aún puedes decorarlo. Incluye cáscaras de naranja o limón, exprime su zumo y añádelo al agua. La cantidad de mateína que consumas será mínima y podrás aumentar la ingesta de agua durante el día, rebajar el sabor fuerte de la yerba si te parece demasiado amarga, y controlar un poco más su poder estimulante… De esta forma no tengo que renunciar al que es, sin duda, uno de los grandes placeres de mi vida.

Vivir tu descubrir: Jaque mate
Tacuarembó, Uruguay

El mate lleva conmigo unos quince años. Para mí, el ritual del mate es hogar, es salud, es el regalo que me hago todas las mañanas al despertar. Y también es aventura, riesgo, libertad...

Con él he descubierto muchos de los rincones más bonitos del mundo, he vivido las experiencias más transformadoras de mi vida y ha estado a mi lado en los mejores y los peores momentos. El mate es, en definitiva, mi gran aliado.

Por la calle, a la playa, estudiando, mientras hago deporte… Más matera que cualquier uruguayo, con él siempre a cuestas, es uno de mis recursos para cuidarme por dentro y por fuera.

Vivir tu descubrir: Jaque Mate
Lago Fagnano, Argentina.
Vivir tu descubrir: Jaque Mate
Lago Fagnano, Argentina.

Hace unos días, había comprado un termo nuevo; me había percatado ya de que no cerraba del todo bien y tenía en mente deshacerme de él, pero mientras tanto seguía usándolo. Lo llevaba en el bolso de playa, un cesto de mimbre abierto. Me agaché un segundo a dejar un par de cosas y en ese momento, como abatida por un disparo, caí al suelo fulminada. Mi mente necesitó unos segundos para asimilar qué era ese dolor que había atravesado mi espalda en un segundo. Mientras llegaba el mensaje a mi cerebro, el mismo movimiento al caer hizo que el siguiente foco de dolor fuese la pierna izquierda y, cual lagartija, volví a retorcer mi cuerpo sobre la arena. El agua hirviendo del termo había caído y atravesado mi piel. Quemadura de primer grado.

Vivir tu descubrir: Jaque mate
Vivir tu descubrir: Jaque mate
Vivir tu descubrir: Jaque mate

En las fotos la quemadura es reciente, horas más tarde tenía un aspecto nada agradable. Me ahorro las imágenes para evitar herir la sensibilidad de nadie. Las quemaduras se infectan fácilmente, así que me hicieron unas curas con una crema antibiótica durante un par de días y en cuanto pasó el peligro de que la herida empeorara, recurrí a unos de mis remedios caseros favoritos: el aloe vera.

Vivir tu descubrir: Jaque mate

Recurrí a aloe vera y rosa mosqueta, todo batido. Cicatrizante, hidratante, libre de tóxicos y apto para todos los bolsillos.

El gel del aloe vera puede llegar a resecar la piel porque en sí, no tiene propiedades hidratantes. Por eso, echar unas gotas de aceite de almendras, de rosa mosqueta… le dará el poder hidratante que necesita. Siempre que se use un aceite en la piel hay que tener cuidado con el sol si no queremos ser una papa frita. Yo prefiero usarlo por la noche. Esta vez, utilicé esa mezcla para terminar de curar mi quemadura; no sin antes haber ido al médico y asegurarme de que se trataba de una quemadura leve.

La misma mezcla con caléndula en flor, batida con el aloe y enfriada en la nevera, hubiese sido tanto o más efectiva aún para la quemadura, pero esta vez utilicé lo que siempre tengo a mano. Esta mezcla con la mosqueta la empleo para varias cosas, extendida en todo tu cuerpo: estrías, cicatrices, arrugas, manchitas de la piel. Reserva un huequito para tu alquimia…¡Solo pruébala!

Puedes usar aloe vera estés embarazada o no.

Si te da pereza ponerte a hacer potingues y prefieres comprar las cremas hechas, solo asegúrate de que lo haces bien. Hay algunas increíbles, pero no todas las cremas del mercado contienen ni el tipo ni la cantidad de aloe que se supone que deben tener.

Vivir tu descubrir: Jaque mate
Cuando Jimena aún era un poco croqueta y no corría peligro cerca del mate. Esta estampa hoy en día no existiría

Cuando alguna vez me preguntan de qué manera me cuido, tengo que pensarlo porque al final, lo que considero mis cuidados, son una forma de vida, pero sin duda este post cuenta mucho de lo que a veces olvido que hago por mí y mi salud. ¡Disfrutemos de los regalos de la naturaleza, que para eso están!

Loading...