Ensayo y error

Carril bici y paseos de domingo

¿Qué bici y sillita eliges para tu bebé?

| Actualizado a

Muchas ciudades están deseando la incorporación de un carril bici en sus calles. Si te gusta ir sobre ruedas o correr en asfalto lisito, no dudo que seas una de esas personas que soñaría con el carril granate bajo sus pies, pero… ¿Qué pasa si el carril bici supone que no puedas salir de tu casa sin antes asomar tímidamente la cabecilla para asegurarte de que no te la arranquen?

Vivir tu descubrir: Carril bici y paseos de domingo

En un primer momento, la colocación del carril bici en el paseo de Roquetas de Mar no me pareció la mejor idea del mundo. Ruedas y viandantes mezclados en la locura de los paseos domingueros, cientos de niños con pasitos descontrolados entrando y saliendo fortuitamente del carril, mi hija una de ellos. Se había acabado la tranquilidad.

Vivir tu descubrir: Carril bici y paseos de domingo

El carril bici no estaba del todo terminado; un día pasa el camión y delimitan el carril, al día siguiente pasan a pintar unas líneas, al siguiente a pintar las señales de tráfico… tenía que empezar a verle el lado positivo al tema y, poco a poco, empecé a asimilar que la brillante idea no tenía marcha atrás y que el tiempo que estuviera en la localidad almeriense tendría que convivir con el pasar de ciclistas, patinadores, corredores… y cómo no, si no puedes con tu enemigo, únete a él. Total, en realidad la sorpresa llegaba en un momento decisivo de mi vida; comprar una bici nueva y jubilar a la octogenaria que tantas alegrías me ha dado, elegir la sillita de bebé adecuada para la nueva adquisición y ponerme a pedalear en familia.

La elección de la sillita, que puede parecer algo muy fácil, a mí me supone varias dudas. Lo más común en España es llevar al niño en la parte trasera de la bicicleta, pero a mí no me acababa de convencer, y después de haberlo probado, sigue sin darme toda la tranquilidad del mundo. Para ello, y queriendo elegir sin precipitarme, alquilé una de las bicis de las características que necesitaba.

Vivir tu descubrir: Carril bici y paseos de domingo
El tema de la sillita detrás es algo que me incomoda más a mí que a mi hija porque ella va feliz y parece a gusto.

Vivir tu descubrir: Carril bici y paseos de domingo
Yo prefiero hacer alguna paradita de vez en cuando para beber agua y asegurarme de que todo está bien.
¿Inconvenientes desde mi punto de vista? Son demasiados entre muchos y, como se puede apreciar en la foto, si se duerme, su cabeza quedará tan descolgada que tendrás que hacer un parón en tu salida deportiva si no quieres que tu hijo se descoyunte.

Vivir tu descubrir: Carril bici y paseos de domingo
A gusto un rato, no hay quien la despierte.

Mis conclusiones: no veo a mi hija, no puedo saber cómo de espanzurrada va en el asiento, o si se le mete un mosquito en el ojo, no puedo interactuar con ella y sus vistas frontales no creo que sean las más bonitas ¿Opciones? Existen las sillitas que van en la parte delantera, son las más comunes en países como Holanda que de bicis deben saber un rato. Pero no nos hagamos ilusiones porque, cualquiera de las elecciones, tiene sus pros y sus contras. La silla delantera va fija gracias a una barra que va del manillar al sillín y además las hay bien acolchadas y con un reposacabezas delantero por si el bebé se duerme; lo único no tan positivo es que el rango de edad para llevar al niño en la parte de delante suele ser de dos años o de unos 15 kilos. Aun así, de momento me decanto por esta opción y cuando llegue el momento pasaremos a la trasera. Estas sillitas se puedes colocar en cualquier bici y ahí surge otra de las preguntas; ¿qué bici es la mejor si no quieres limitarte a la ciudad, si tus paseos por montaña son eventuales?

Después de mirar y mirar, he descubierto que las bicis híbridas, tan de moda últimamente y tan bonitas estéticamente, no son tan polivalentes como nos las venden. Aunque es posible cambiar la cubierta de las ruedas, ninguna demasiado dentada permitirá que quepa la rueda al girar y con una de las ruedas posibles te arriesgas a comerte el polvo del camino de un patinazo o que, sobre hierba, te sea casi imposible pedalear (esto último lo he comprobado). Conclusión, que tengo más dudas ahora que hace unas semanas cuando empecé a investigar sobre el tema. Y diréis, ¡hombre, pues una mountain bike! Pues en esas estamos; mayor seguridad de agarre gracias a ruedas más gruesas y con tacos, pero curiosamente, pocas sin la barra central. Esto es así por una sencilla razón, y es que a las mountain se les pide resistencia y eso es lo que consigue esa barra. Si no me han informado mal, hace tiempo existían este tipo de bicis para mujeres, pero ya no las hay, lo que se encuentra son barras un poco más bajas que facilitan el subir y el bajar de la bici, algo que me parece imprescindible cuando llevas contigo a un niño, así que después de obcecarme un tiempo con que mi nueva bici fuese una sin barra, llego a la conclusión de que me compensa más llevar una bici que me de seguridad sobre ruedas y bajar saliendo hacia atrás como lo he hecho toda la vida. Seguiré disfrutando durante algunos días del alquiler de distintas bicis para acabar de despejar mis dudas y os contaré cual ha sido mi elección final. Hasta entonces, cuidadito en el carril y fuera de él; os animo a pedalear en familia, ya no hay excusa para hacer un poco de deporte y que ellos no dejen de disfrutar cada minuto del paseo.

Vivir tu descubrir: Carril bici y paseos de domingo
Loading...