Truvía y agar agar

Cómo hacer chucherías más sanas

Natural y sin calorías

Vivir tu descubrir: ¿Una de chuches?

¡Me encantan las chucherías! ¿Quién puede negar que esas gominolas de colores sean una tentación? Sabemos que no son lo más sano del mundo: azúcar, colorantes, conservantes y un montón de ingredientes dañinos para la salud que hacen que, cuanto menos, tengamos que tener cuidado con las cantidades que consumimos, sin contar por supuesto con la cantidad de calorías qua aportan.

¿Qué tal una de chuches para toda la familia hechas con los ingredientes más naturales? Te voy a contar mi receta en la versión más sana y poco calórica posible. Siempre la puedes modificar a tu gusto e incluso investigar con más sabores y texturas.

Lo único que vas a necesitar son tus frutas favoritas, Truvía y agar agar. Yo, para hoy, he elegido mango, frambuesa con mandarina y kiwi porque me apetecía hacer una versión multicolor, pero puedes utilizar las que te apetezca y tengas más a mano; eso sí, ten en cuenta que sean frutas con bastante sabor y también que la variedad de colores sea llamativa; quedarán mucho más bonitas.

Vivir tu descubrir: ¿Una de chuches?

Sin duda, para esta versión tan saludable, es importante conseguir una gelatina natural como el agar agar, un alga que da mil y una posibilidades en la cocina. Uno de los mayores beneficios de esta alga es que, además de no contener casi calorías, es rica en fibras y muy saciante.

Vivir tu descubrir: ¿Una de chuches?

Las chucherías, gelatinas y dulces en general que consumimos tienen una cantidad de azúcar que da miedo; además de ser poco recomendable, es una sustancia que no toleran muchas personas. Consumo stevia desde hace años, un endulzante natural que se consigue directamente de la planta. La opción más sana y poco calórica para sustituir el azúcar, y tolerada prácticamente por todo el mundo. Además de utilizarla como sustituto del azúcar, sé que a la vez me estoy cuidando, ya que es antioxidante, bactericida, facilita la digestión y mejora el sistema inmunológico entre otras muchas de sus propiedades. Yo utilizo stevia de la marca Truvía en todas mis recetas: tiene un olor y un sabor espectaculares y para esta receta en concreto, al igual que en el agar agar, la versión en polvo es la que elijo, porque me permite calcular mejor las cantidades.

Ingredientes:

250 ml del jugo de fruta (por fruta)
2-3 gr de agar agar en polvo
20-40 gramos de Truvía
50 gramos de Truvía para rebozar

Los pasos a seguir son:

Trituramos la fruta y la ponemos en una cacerola pequeña a fuego medio-alto. Cuando empiece a hervir, bajamos un poco el fuego y añadimos el agar agar; removemos bien durante un minuto, añadimos Truvía y seguimos removiendo un minuto más. Yo he empezado por la frambuesa con naranja que será la primera capa. Apagamos el fuego, templamos un minuto y ya podemos servir en un recipiente. Puede valer un tupper, un vaso, o algún molde con formas pequeñas. Yo he elegido un tupper cuadrado y unos moldes de corazones y muñecos que tengo para mis recetas. Esta vez he rellenado las formas pequeñas con un solo sabor y el recipiente más grande a capas con las tres frutas. Cuando esté a temperatura ambiente, que todavía estará líquido, guardaremos en la nevera.

Vivir tu descubrir: ¿Una de chuches?

Repite la misma operación con las distintas frutas de forma que consigas los tres colores dentro del molde. No te preocupes, el tiempo entre fruta y fruta es suficiente para que las capas no se mezclen. Ya puedes guardar tu creación en la nevera. Espera un mínimo de una hora y desmolda las gelatinas (a mí me gusta hacerlo al día siguiente). Córtalas en la forma que te apetezca y reboza las piezas con Truvía justo antes de consumirlas.

Vivir tu descubrir: ¿Una de chuches?
Vivir tu descubrir: ¿Una de chuches?
Corazones de frambuesa con mandarina y otros de mango.

Vivir tu descubrir: ¿Una de chuches?
La forma que le ha dado el molde grande y que cortaremos en cuadrados del tamaño deseado.

Vivir tu descubrir: ¿Una de chuches?
Qué alegría da ver los trocitos de fruta natural. A mí esta vez se me ha mezclado el kiwi con el mango, pero tiene su gracia.

Puede que las primeras veces no consigas darle el punto que más te guste a tus chuches caseras, pero tú misma irás perfeccionándolas a tu gusto. Coge esa mantita que tanto empieza a apetecer, elije la peli que prefieras y a disfrutar. Poder cuidar de ti y tu familia siempre es un gran placer.

Loading...