BLOG

VIVIR TU DESCUBRIR, por Xenia Tostado

POR Xenia Tostado

Una vida en armonía

Ghee

Nuevos sabores en tu cocina

Vivir tu descubrir: Ghee

Según el hinduismo, la mantequilla clarificada es el verdadero alimento de los dioses, considerado por los practicantes de yoga como el alimento necesario para favorecer la purificación física y mental.

Este alimento procede lógicamente de la leche del animal más sagrado de la India: la vaca.

La vaca simboliza la madre tierra, la naturaleza, la fertilidad y la abundancia como un aspecto benigno de la Gran Diosa. Por ser proveedora de leche se considera como una madre.

Vivir tu descubrir: Ghee

La vaca, este animal maravilloso que tanto nos ha dado y nos da y que ahora prácticamente eliminamos de nuestra dieta debido a las intolerancias y alergias con las que convivimos prácticamente desde que nacemos. Reconocidas o no, se atribuye a la lactosa y algunas proteínas de la vaca dolencias que a veces incluso cuesta relacionar, pero que hace que muchas personas no puedan disfrutar de los alimentos que se sacan de este animal.

Vivir tu descubrir: Ghee

El ghee es una mantequilla que se produce mediante un proceso de cocción lenta en el que se elimina la mayoría de las proteínas, por lo que es apta para personas intolerantes a la lactosa.

Hace unos años, empecé a investigar sobre sus características y beneficios y comencé a consumirlo, sobre todo para cocinar, ya que no solo es una buena alternativa a la mantequilla tradicional, sino que gracias a que no pierde sus propiedades con altas temperaturas es perfecta para cocinar. El aceite de oliva, oro líquido como sabemos que se le llama, sigue siendo oro en mi cocina, pero lo prefiero en crudo, ya que al cocinarlo y llevarlo a altas temperatura se oxida y se alteran sus propiedades. Existe la mantequilla clarificada y el Ghee, aunque son muy parecidas, no es exactamente lo mismo, el Ghee tiene un sabor más especial, algo más alejado del sabor a la mantequilla que conocemos.

Antes de empezar a hacer mi propio producto en casa, compraba el Ghee en herbolarios pero, además de ser bastante caro, es tan fácil hacerlo en casa que no merece la pena. De todas formas, si te da pereza o crees que no vas a encontrar el momento de ponerte a prepararlo, te dejo una foto del que compro yo cuando no he podido hacerlo.

Vivir tu descubrir: Ghee

La textura, el color y el sabor de la mantequilla dependen de la fuente de la leche que utilices. Según los yoguis, únicamente la leche que procede de vacas alimentadas con pasto puede ser la base de la mantequilla sagrada, que, de acuerdo sus teorías, conduce al despertar del conocimiento y a la iluminación.

No solo se utiliza como digestivo; el ghee se ha consumido para intensificar la energía física y sexual, regular los niveles de colesterol, como remedio para curar lesiones cutáneas, favorece la estabilidad de la mente y la meditación, es antiinflamatorio y puede fortalecer el sistema inmunológico, aportar vitalidad y alargar la vida y un largo etcétera de beneficios para la salud. Voy a contarte cómo se prepara la mantequilla Ghee para que le des una vuelta a tus recetas favoritas y quién sabe si a algo más. Yo estoy totalmente enganchada.

Su uso externo trata también eccemas, erupciones cutáneas, alergias en la piel…quemaduras. Para desórdenes de los ojos, irritación, vista cansada, alergias…

PARA PREPARAR TU PROPIO GHEE:

Puedes hacer la cantidad de Ghee que quieras, yo suelo hacer un kilo aproximadamente porque se consume mucho en casa. Siguiendo algunos buenos consejos, compro siempre una mantequilla biológica, lo más pura posible y sin sal a poder ser.

Para hacer aproximadamente 1000ml de ghee necesitarás:

1500 gramos de mantequilla sin sal
Una cazuela
Una cuchara de madera
Un bote de cristal para el ghee
Un colador fino
Un trozo de tela o gasa de quesero de algodón

La elaboración es muy fácil, pero tienes que estar pendiente del proceso de principio a fin. Si crees que es mucha cantidad la que has decidido hacer no te preocupes, el Ghee no se oxida y puede durar varios meses incluso fuera de la nevera.

Sin trampa ni cartón, te dejo aquí los pasos exactos que sigo yo para hacer el Ghee. Son de la página de www.evamuerdelamanzana.com. Si no la conoces, te recomiendo investigarla un poco, yo he aprendido muchos trucos y recetas distintas y sanas. Ella lo explica muy bien y a día de hoy, siguiendo sus pautas, mi mantequilla ghee ha salido bien incluso las primeras veces. ¡¡Suerte!!

1. Pon la mantequilla en la cazuela a fuego medio. No calientes la cazuela antes de meter la mantequilla, ya que esta se puede quemar.

2. La mantequilla empezará a fundirse. Es importante no tapar la cazuela durante el proceso, ya que el contenido en agua de la mantequilla tiene que evaporarse. Empezarás a ver cómo los sólidos combinados con el agua van flotando hacia la superficie.

3. Estos últimos forman una capa blanquecina y algo espumosa. Si quieres obtener mantequilla clarificada, en este momento debes apagar el fuego y retirar esta capa, y luego filtrar la grasa usando el colador forrado con la tela. Deja que se enfríe antes de tapar el bote y conserva la mantequilla clarificada en la nevera.

4. Si lo que quieres es obtener ghee, continúa con el proceso. A fuego medio, deja que la mantequilla derretida comience a hervir. En ningún momento aumentes el fuego más allá de esta temperatura.

5. Mientras hierve la mantequilla y se evapora el agua, los sólidos lácteos comienzan a desintegrarse. Según se van separando volveremos a ver la grasa amarilla.

6. Ahora se forman burbujas grandes y transparentes y hierve con bastante fuerza. Reduce un poco el fuego, y a partir de este momento, remueve de vez en cuando para que los sólidos no se peguen al fondo ni a los bordes de la cazuela.

7. Según se sigue evaporando el agua, las burbujas se van haciendo cada vez más densas.

8. Ahora verás cómo se ha ido formando una capa espumosa y cada vez más densa en toda la superficie. Debes bajar aún más la temperatura y dejar que hierva a fuego lento. A partir de este momento, los cambios son rápidos, así que no te muevas.

9. Apaga el fuego, pero deja la cazuela en su sitio. El calor de la placa y el que retiene el fondo de la cazuela terminarán la cocción del ghee hasta que esté listo. En la superficie ahora tendrás una capa de espuma muy fina y los sólidos se han vuelto marrones y se han depositado en el fondo de la cazuela.

10. Cuando tenemos un líquido de color ámbar con un poco de espuma flotando por encima, es una señal de que casi hemos terminado. Ten mucho cuidado de que no se quemen los sólidos que están en el fondo. Si esto ocurriera, estropearía el aroma del ghee y toda la paciencia que has tenido hasta este momento no habría servido para nada. Deja que se enfríe un poco y filtra el ghee usando el colador forrado con la tela. Deja que se enfríe por completo antes de tapar el bote. Si has hecho correctamente el proceso, puedes guardarlo sin problemas a temperatura ambiente. Al enfriarse, el ghee se volverá semisólido.

Vivir tu descubrir: Ghee

Espero que descubrir el Ghee te divierta tanto como a mí. A disfrutar.

Te puede interesar:

blogs InStyle

Celebrities

Loading...