Búscalo dentro de ti

El amor está en el aire

¡Respira!

Vivir tu descubrir: El amor está en el aire

Que increíble es sentir la fuerza del amor ¿verdad? Nos dejamos la vida buscando bajo las piedras a esa persona con la que compartir… ¡Cuánto aprendí de mí misma en esa temprana búsqueda! ¿Y cuánto de ese tiempo emplearía ahora en otras cosas si volviera a nacer? ¡Ja! Bastante menos, lo aseguro.

Me dirijo a ese rinconcito donde me gusta estar. Me siento sobre una base sólida, pero algo mullida. Cruzo mis piernas. Mi pie izquierdo reposa cómodo sobre mi gemelo derecho. Sí, así me gusta. Mis muñecas sienten apoyo en mis rodillas y mi dedos, pulgar e índice, se tocan. Mis ojos están suavemente cerrados. Me siento cómoda, con ganas de estar a solas conmigo. Alargo mi columna e intento estar presente. Respiro lentamente. Huele a sándalo y el viento golpea en mi ventana. Presto atención a cómo se siente mi cuerpo. Me duele un poco la espalda, no he dormido demasiado esta noche, pero ahora eso no importa. Mis hombros están relajados. Me siento bien. Cuento los segundos que tarda el aire en entrar por mis fosas nasales y observo cómo este se dirige a mi estómago, luego ensancha mis costillas y termina subiendo al pecho expandiendo mi clavícula. Expulso el aire doblando los segundos que he tardado en inhalar. Descanso. Vaya, tenía algo de tensión en esa zona y no me había dado cuenta. Repito el ejercicio, ahora dirigiendo el aire que entra limpio y puro por mi nariz, blanco, luminoso, dejando una estela de luz por donde pasa. Mis hombros se abren como una flor. Mis latidos me recuerdan la maravilla que soy. Este es el que podría ser el inicio de una meditación profunda.


Vivir tu descubrir: El amor está en el aire
…y que nos cueste tanto sufrimiento entender que el idilio es con nosotros mismos, con la vida…

El amor es la mayor fuerza del mundo y, al mismo tiempo, la más humilde que se pueda

imaginar.

Si el amor o la no violencia no es la ley de nuestro ser, todos mis argumentos se

hacen añicos.

La humanidad tiene que salir de la violencia solo a través de la no violencia. El odio

puede ser vencido únicamente por el amor. El contra-odio solo incrementa la superficie y la

profundidad del odio.

Mahatma Gandhi

Enamorarse de uno mismo. Y ¿que otro camino puede haber para poder después amar a nuestros seres queridos, a nuestra pareja, a nuestros hijos, a la vida en general…?

¿Somos esclavos de nuestra propia definición del amor? O, lo que es peor, de la definición creada por los demás, por la sociedad, por ¿la religión?

Qué complejo llegar a enmarcar con palabras lo que es sin duda la máxima expresión de nuestro ser. Buscamos fuera lo que solo puede partir de dentro; esperamos, nos decepcionamos, vertemos miedos y dudas, frustraciones y mentimos… aprendemos a mentir para no enfrentarnos a eso que está en nosotros y que nos recuerda que solo hay un camino para estar en paz. ¿Qué quieres? ¿Qué sientes? ¿Quién eres? Claro, como si fuera tan fácil saber qué es nuestro verdadero sentir y qué es el juego de nuestra mente distorsionada y condicionada. Cuántas largas conversaciones he compartido a lo largo de mi vida sobre el mundo de las emociones…

Hace años que practico la meditación. No soy ninguna iluminada ni nada por el estilo, piso fuerte el suelo y no levito para desplazarme. Soy solo una de esas personas que descubrió un día que meditando vivía mejor, era más feliz, se sentía mejor consigo misma y, en consecuencia, podía querer de forma más sana. La diferencia entre meditar o no, la consciencia o la falta de ella, aprender a calmar la mente o no… la vida o la muerte.

“A mí no me hables de energías y cosas raras que me da miedo”, como diría una buena amiga mía. Un comentario que nunca dejará de sorprenderme. Miedo me dan a mí miles de cosas aceptadas en nuestra sociedad que intentan alejarnos del conocimiento real.

Vivir tu descubrir: El amor está en el aire
Ellos.

Meditar no evita que haya momentos difíciles en la vida, no hace que las relaciones sean idílicas, ni que no haya que enfrentarse a la pérdida de seres queridos; no hace que la absurda cantidad de la factura del gas disminuya ni que tu vecino sea más simpático contigo, pero sí ayuda a depurar nuestra mente y ver las cosas de una forma más serena, fuera de juicios aprendidos, y con distancia. Es un proceso de autoobservación, nos conecta con nuestro sentir más profundo. Ayuda a desprenderse de definiciones encorsetadas, de nuestro cuerpo físico, de nuestra mente y emociones. ¡Podemos ir mucho más allá!

Vivir tu descubrir: El amor está en el aire

Meditar nos conecta con nuestra intuición, nos dirige hacia ese lugar donde no existe ni el tiempo ni el espacio, nos enseña a ver la vida como algo mágico y a no dar las cosas por hecho… enamorarse cada día de todo lo que nos rodea o por lo menos no caer en la enfermedad porque el dolor del mundo pueda llegar a superarnos…

No le damos la importancia necesaria a la respiración porque es algo que hace nuestro cuerpo de forma natural y automática, pero nada tiene que ver la respiración que nos mantienen vivos con la respiración controlada. Me encantaría dedicar un post entero a este tema y lo haré.

No hace tanto tiempo, descubrí el yoga. Fue un antes y un después; descubrir que el cuerpo es el vehículo a estados meditativos con un alto poder, hizo que le prestara aún más atención. Una de las bases principales del yoga es la no violencia con uno mismo y en consecuencia con los demás. Soy como una vela, si soplas demasiado fuerte, me apago. Ser sutiles y cuidadosos.

Vivir tu descubrir: El amor está en el aire

Puedes hacer la prueba. Es inocuo, gratis y mejora tu vida, cien por cien garantizado. Sí, pongo la mano en el fuego. ¡Tu vida va a cambiar! Vas a ser más feliz y te vas a sentir más a gusto dentro de tu maravilloso cuerpo. Lo de vivir más en el momento presente deja de ser una utopía y aunque vivir alejado en un monte en el Tíbet lo pone más fácil, puedes conseguir una mayor paz interior estés donde estés. Es fácil despistarse y perder la constancia. Comprobado en primera persona. Cuando llevo tiempo sin meditar, me siento más inquieta, a veces incluso con ansiedad, vete tú a saber por cuantas cosas a la vez. Somos energía y, como tal, estamos en constante movimiento.

La mente es cambiante, se llena de pensamientos, sentimientos, frases desordenadas, un torturante diálogo interior, mil y una distracciones… Si cuidar la relación con nosotros mismos requiere de tanta atención y cuidado ¿cómo podemos dar por hecho tantas cosas en nuestras relaciones con los demás?

Vivir tu descubrir: El amor está en el aire
Esta foto la saqué en una de las grandes playas de Fuerteventura. Una pareja despedía esa tarde al sol de esta manera. No pude evitar retratar el bonito gesto.

Es maravilloso compartir la vida, dar amor y recibirlo, pero si algo he aprendido es que no podemos hacerlo mientras no aprendamos a amar nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestro corazón… mientras no sepamos identificar las emociones que nada tienen que ver con el amor. Ser consciente es la única forma y solo aprendiendo a respirar controladamente podemos conseguir conectar con nosotros mismo para después hacerlo con los demás.

Vivir tu descubrir: El amor está en el aire

Trece años caminando juntos, ni un solo día de “los enamorados” marcado en nuestro calendario y el regalo más grande que la vida nos ha dado. Os amo, hoy y cada día de mi vida.

Feliz día, y que fluya el amor por vuestro body

Loading...