BLOG

TONI ACOSTA

POR Toni Acosta

Capítulo II. "Lo que hay que tener".

Va de cumplir años…

El artículo que publiqué en la revista del mes de noviembre hablaba de pertenecer o no a un grupo. En concreto, el de la edad. Por fin hemos rodado nuestro segundo capítulo. Entendednos, nos juntamos en días festivos y hacemos todo lo posible para que salga con la mejor calidad. Miércoles festivo en Madrid, día de la Almudena. Han sido 9 horas de trabajo intenso pero estamos eufóricos. Se ha unido a nuestro equipo Guillem Zeta. Esta vez el éxito de la jornada ha dependido mucho de él y su capacidad para administrar el tiempo. No existe un GRACIAS suficientemente grande para Natalia De La Vega, directora del Espacio Tacha Beauty en Madrid. Hemos rodado en el espacio más bonito que pudiéramos soñar (insisto: hay que soñar grande siempre, por si los sueños se cumplen). Carlos de Hoyos fue nuestro ángel de la guarda durante toda la jornada. Los actores Javi Coll y Pepe Ocio llegaron y triunfaron regalándome dos secuencias “impagables” y Miren Ibarguren y Miriam Díaz Aroca “se montaron un show…” que qué pena me da no darles un capítulo entero. Dos diosas de la interpretación y de la improvisación pero sobre todo mujeres generosas.

Toni Acosta

¿De qué vamos a hablar? De tolerancia, creo. Según cumplo años entiendo más la vida y respeto todas actitudes ante ella. Que quieres envejecer con naturalidad: qué maravilla. Que quieres ponerte en manos de un buen cirujano: qué maravilla también. Que quieres inyectarte sustancias que tersen tu piel: pues qué bien. No quisiera “parecerme a todas” cuando sea mayor. Quiero decir que no deseo ponerme esa cara fotocopiada tantas veces en las caras de las mujeres de más de 50 años. Pero confieso que me gustaría estar “lo mejor posible”. Estoy harta de leer entrevistas de mujeres famosas que dicen no hacerse nada en la cara y ver, sin ser tampoco una experta, que están “retocadas”. Porque todas cumplimos años y todas tenemos arrugas y no, no me creo que los pómulos de Cate Blanchet sean naturales por mucho que ella reniegue de las cirugía y los pinchazos. Para mí la más coherente fue sin duda Robin Wright que en una entrevista afirmó “por supuesto que me he retocado la cara, lo que es obvio, es que no soy adicta a esos tratamientos”.

Quizá, y aquí es donde me gustaría poner el acento, nos estamos desviando del tema. Quizá nuestra lucha, la de las mujeres, no sea criticarnos unas a otras por lo que nos hacemos o dejamos de hacer en la cara o el cuerpo. Quizá tengamos que poner el foco en conseguir la tan ansiada igualdad de oportunidades. Y quizá, lo que verdaderamente importa sea estar a gusto con el reflejo que nos devuelve el espejo. Mirarse. Y mirarse bien. Eso de “ande yo caliente…”. Pues eso.

De verdad, de verdad de la buena, espero que os guste el siguiente capítulo y sobre todo, os haga reflexionar.

¡El martes que viene lo tendréis!

Loading...