Continúa la aventura

Mi viaje por Europa (segunda parte)

El verano de mi vida

| Actualizado a

Praga era el destino en el que más tiempo nos íbamos a quedar y el hostal que más desagradable nos pareció. ¡Dormir y levantarte pisando una cucaracha no era muy buen despertar!

Como quedarnos en la cama no era una opción, nos paseábamos todo el día. Lo primero que hicimos fue ir al río a ver la puesta de sol.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)

Después, de camino a cenar, nos encontramos unas vías de tren cerca de un puente. Y no se me ocurrió nada mejor que hacerme una foto, aunque tardara media hora en convencer a una amiga para que me la hiciese.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)

Junto a dos de mis amigas decidimos irnos por nuestra cuenta a pasar por el puente mas conocido de Praga.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)

Pensamos que las otras estarían en algo parecido, pero cuando mandaron esta foto nos dimos cuenta de que no estaban haciendo el mismo plan que nosotras.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)

Por la noche nos pusimos guapas y fuimos a un bar a tomarnos algo.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)

Después de tres días, nos tocaba hacer nuestro viaje más largo a Split. Serían dos días de trenes y buses. Nuestra cara de emoción demuestra lo inocentes que éramos, ¡no sabíamos lo que se nos venía encima!

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)

Comparando las fotos de los primeros días y las de ese momento, nos dimos cuenta de cómo, poco a poco, íbamos pareciendo más y más vagabundas. Teníamos toda nuestra ropa sucia (intentábamos lavarla en los baños) y la colonia estaba acabándose.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)

Después de dos días inventándonos juegos para entretenernos y durmiendo en el suelo nos dimos cuenta de que ya podíamos con todo.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)

En Split nos esperaba un festival de música llamado Ultra, ¡cuando llegamos ni nos lo creíamos!

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)
Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)
Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)

Esta fue probablemente la parte más divertida del viaje. Pasar doce horas bailando y, por fin, durmiendo en una cama decente nos dio mucha energía para seguir.

De camino a Grecia nos esperaban tres aviones y una noche durmiendo en el areopuerto de Munich. ¡No estoy mintiendo cuando digo que no pude dormir mejor! Nuestras pintas y nuestras caras de cansancio demuestran que ya estábamos amoldadas a todo tipo de situaciones.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)
Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)

Mykonos es una isla a la que nunca pensé que iria. Me quedé alucinada con lo bonito que era todo y ¡al fin teníamos playa!

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)
Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)
Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (segunda parte)

No pudimos darnos muchas vueltas por el pueblo, porque habia tantas tiendas que sabíamos que nos acabaríamos comprando algo. Y nuestro presupuesto nos daba para comer solo una vez al día.

Tras dos días de descanso en el mar, nos cogimos un ferry a Ios. Para esas seis horas de barco decidimos hacernos amigas de unos ingleses que se habían traído unos altavoces enormes, y nos dedicamos a poner música y a hablar con ellos.

En Ios el mejor plan por el dia es ir a FarOut, que es como un beach club con música.

En esta foto ya se pueden ver todas las heridas que nos habíamos hecho por el camino.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)

Este viaje de 26 días ha sido la mayor experiencia de mi vida, lo hemos pasado muy bien y también muy mal. Y sí, para hacer una cosa así tienes que ser muy joven y tener muchas ganas, porque no es algo que se repite.

Loading...