Aventuras

Mi viaje por Europa (primera parte)

Ocho amigas, varios destinos y muchas ganas de pasarlo bien

Cuando mi familia me decía que para hacerte un viaje con mochila y ocho amigas tenías que ser joven no entendia el por qué. Pero cuando acabé me di cuenta de la razón que tenían.

Nuestra aventura consistía en viajar a ocho ciudades diferentes en tren y dormir en hostales. La primera parada era París, uno de mis destinos favoritos. La verdad es que no lo pensamos muy bien, porque empezar en una ciudad tan cara nos vimo fatal.

Como todas ya habíamos estado, decidimos hacer planes diferentes, pero al final nos fuimos a lo típico. Da igual cuántas veces vayas a París que siempre te apetecerá ver todo otra vez.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)
Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)
Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)

Dormíamos en un hostal muy pequeño. Cuando llegamos y vimos que teníamos que subir nueve pisos sin ascensor ¡casi nos morimos del susto! Pero aunque no lo parezca, al final te acostumbras.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)
Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)

Hasta intenté hacerme amiga de las palomas que están en la Catedral de Notre Dame.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)

Nuestra última noche decidimos darnos una vuelta. No fue muy buena idea teniendo en cuenta que el tren a Ámsterdam salía a las 11 de la mañana.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)

Para llegar a Ámsterdam tuvimos que coger dos trenes pasando por Bruselas. Estar diez horas sentada no era lo más divertido del mundo, pero hacíamos lo que podíamos para que el tiempo pasara mas rápido.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)

En cuanto llegamos, lo primero que hicimos fue alquilar unas bicis y recorrernos la cuidad. Ninguna habíamos estado nunca; nos quedamos muy sorprendidas porque parecía un parque de atracciones.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)
Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)
Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)
Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)

Hasta nos sacamos la mítica foto, aunque tardaramos una hora en conseguir que nadie pasara frente a la cámara.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)
Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)

Nos arrepentimos mucho de no habernos quedado más tiempo: dos noches nos pareció muy poco. Pero teníamos que irnos a Berlín.

Perdimos el primer tren de la mañana, por lo cual tuvimos que esperar cuatro horas en la estación al próximo. ¡Cuando llegamos ni nos lo creíamos! Dormíamos en un hostal que se llamana “One 80”. Estaba lleno de gente joven por todos lados y compartías habitación con gente que no conocías. Pero nos daba exactamente igual; la verdad es que hicimos muchos amigos. Lo único malo eran las duchas, ¡parecían las de una cárcel!

En cuanto nos despertamos, fuimos a hacer un poco de turismo. Pasamos por Check Point Charlie y tardamos tres horas en encontrarlo porque todas nos imaginamos que iba a ser enorme y se vería desde lejos.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)

Decidimos tomarnos una Coca-Cola para descansar, y fue uno de esos momentos en los que no caes en que has ido al retaurante mas turístico hasta que te traen la cuenta.

Conociendo a Almudena: Mi viaje por Europa (primera parte)

También pasamos por el memorial del Holocausto, pero empezó a llover enseguida y nos tuvimos que ir corriendo.

Esa misma tarde, salía nuestro tren camino a Praga. Esta vez no nos arriesgamos a perderlo, así que salimos horas antes del hotel.

Una de las cosas que tengo muy claras es que en Berlín se necesitan muchos más días para ver todo lo que hay.

Loading...