BLOG

Más que Yoga

POR Carla Sánchez

Respira y aquieta tu mente

"Cuando el aliento vaga la mente es inestable, pero cuando el aliento es tranquilo la mente está en calma."- Hatha Yoga Pradipika.

Respirar es esencial para la supervivencia, desde la forma de vida más sencilla a la complejidad de nuestro organismo dependen del oxígeno para subsistir, es el mayor regalo que nos hace la atmósfera. El cuerpo es capaz de soportar meses sin tomar alimentos y varios días sin agua, sin embargo, sin aire, apenas podemos sobrevivir unos minutos.

Partiendo de esta objetividad, asociar cómo respiramos a cómo nos sentimos es más natural de lo que parece, y es que quizá no sepas que las emociones y la respiración tienen una conexión directa.

Pranayama “Anuloma Viloma”

En yoga llamamos “Pranayama” a diferentes técnicas de respiración cuyo objetivo es ayudarnos a dominarla, mejorarla y enriquecerla.

Este término sánscrito se traduce literalmente como "extensión del prana o aliento". 'Prana' significa fuerza de vida y es la fuerza vital o energía vital que recibimos al inhalar y exhalar. Podría decirse que Prana es también el vínculo entre la mente y la conciencia manifestándose físicamente en forma de aliento.

Cada pensamiento que generas cambia el ritmo de las tomas de aire: un ejemplo muy claro es que cuando te sientes feliz la respiración es rítmica y cuando sientes estrés se vuelve irregular y se entrecorta. “Respirar bien y aprender a controlar las tomas de aire afectará positivamente a tus acciones y pensamientos.”

Después de muchos años dando y recibiendo clases de yoga, es ahora cuando empiezo a entender de verdad que dominar el arte de respirar es un paso crucial hacia la auto-sanación y una buena calidad de vida.

Porque ser yogi, o impartir clases no te hace invulnerable a la angustia, el agotamiento o a los reveses de la existencia humana. Como cualquiera, he tenido épocas en las que la ansiedad me superaba, con mucha responsabilidad sobre mis hombros y toneladas de tensión que gestionaba como podía; en esos momentos lo primero que sentí que cambiaba y empeoraba era mi forma de respirar.

Detectarlo me hizo entender que efectivamente ese vínculo mente-respiración es profundo e indisoluble y que, al igual que las emociones modifican cómo respiramos, también podemos transformar la mente desde la respiración ¡bendito sea ese momento de conciencia! Comprendí que la herramienta más eficaz siempre estuvo en mis manos.

Como el tema es muy extenso lo iré abordando no solo en más posts para que comiences a conocer la diversidad de estas técnicas y sus múltiples aplicaciones, sino también en alguno de los videos que he grabado con Aomm.tv.

El pranayama “Anuloma Viloma”

Te contaré algunas de las utilidades que te proporcionará a prender a respirar bien.

Beneficios del Pranayama:

  • Modera y calma la mente en situaciones de estrés.
  • Mejora las funciones cerebrales.
  • Relaja la musculatura.
  • Mitiga los síntomas de la depresión y la ansiedad.
  • Reduce los signos de estrés oxidativo.
  • Aumenta los niveles de energía del cuerpo.
  • Alivia los síntomas de las enfermedades respiratorias.
  • Practicar pranayama todos los días puede ayudar a disciplinar la mente, generar fuerza de voluntad y buen juicio.
  • Respirar bien prolonga la vida y mejora la percepción de la vida.
  • Numerosos estudios han demostrado que el pranayama causa cambios en el sistema cardio-respiratorio, incluyendo la reducción de la presión arterial.
  • Favorece la concentración.
  • Los pranayamas son una meditación en sí misma.

Un pranayama muy sencillo que puedes comenzar a practicar para familiarizarte con el entrenamiento de la respiración es contar 4 tiempos en la inhalación y 4 en la exhalación para igualar el flujo del aire. Hazlo durante cinco minutos cada día, o cuando te sientas más nerviosa, necesites concentrarte, o reponer energía. Verás que el simple hecho de prestar atención a lo que estás haciendo va a generar una sensación muy agradable y relajante.

¡Seguiremos en otro post!

Te puede interesar:

salud yoga

Celebrities

Loading...