Prepara tu cuerpo para la primavera practicando "Pranayama"

Uno de los pilares del yoga es la práctica de "Pranayama", que engloba distintas técnicas respiratorias destinadas a equilibrar y potenciar nuestra energía vital. Ahora que se avecinan las alergias y los cambios de humor ¡respira profundo y prepárate para ello!

carla

| Actualizado a

La palabra Prana tiene varios significados. Por una parte se considera que es la energía vital que nos rodea, que habita en nosotros y que está presente en todas las cosas y en el universo, es nuestro motor.

Prana también se refiere a respiración, o aire inspirado.

La palabra Yama tiene a su vez varios significados relacionados entre sí: longitud, extensión, alargar, expandir y restringir, detener, duración de la respiración. Si lo unimos todo, podríamos decir que el Pranayama abarca la gestión y la duración de la respiración y de la energía de vida.

Respirar es un acto inconsciente, es decir, no necesitamos pensar en respirar ya que los pulmones se mueven por sí mismos en un acto reflejo, igual que el movimiento del corazón y el de otros órganos. Pero cuando ponemos conciencia en ello y se atiende al proceso, la respiración cambia, se vuelve más presente y la toma de oxígeno se optimiza. Esto tiene un efecto físico y energético."Si la respiración es agitada, la mente está agitada. Controlando la respiración desarrollamos la capacidad de alcanzar quietud mental".

El ritmo de nuestra respiración refleja con claridad nuestros estados de ánimo. Una respiración tranquila denota serenidad, las tomas de aire son profundas y con un ritmo preciso. Pero una respiración rápida o entrecortada refleja estados de ansiedad, intranquilidad, temor y preocupación… Aprender a controlar el modo en que inhalamos y exhalamos se revela como una gran herramienta a la hora de gestionar estados emocionales agudos y el manejo del estrés.

Cuando la calidad de la respiración mejora el efecto en el sistema nervioso es instantáneo, ya que el cerebro recibe más oxígeno y por lo tanto mayor alimento y energía. Es interesante observar que una de las formas más intuitivas y sencillas de meditación es respirar conscientemente. De inmediato la mente se sitúa en la acción presente, se genera concentración y nos serenamos, así que no es de extrañar que respirar constituya la base para meditar.

La llegada de la Primavera sensibiliza las vías respiratorias. La práctica de Pranayama también fortalece el sistema respiratorio en el aspecto más físico. Si la energía vital se incrementa, nuestro sistema inmunitario mejora y tenemos mayor capacidad de reacción ante las afecciones propias de esta estación como las alergias, catarros de transición, los molestos resfriados, empeoramiento del asma o la faringitis.

carla

¡Si no estás familiarizada con estas técnicas, este es el momento perfecto para empezar a explorar y aplicarlas a tu práctica de yoga!

Existen numerosas formas de Pranayama y cada una tiene un objetivo y praxis diferente; en próximos posts iré profundizando en ellas para que tengáis una guía básica de estos beneficiosos ejercicios. Citaré algunos esenciales: Anuloma Viloma, Kapalabhati, Nadisodhana y Ujay…

Suelen practicarse al comienzo o al final de las clases de yoga, pero también de modo independiente, en casa, en el trabajo, en la naturaleza es especialmente efectivo, como preparación para la meditación y siempre que se necesite sentir equilibrio, mejorar la concentración o crear calma mental.

También hay pequeños gestos que puedes empezar a hacer ya para respirar mejor: cuida la postura de tu espalda manteniéndola recta y con el pecho bien abierto cuando estás en el trabajo; favorece que la nariz esté siempre limpia y despejada, limpiezas diarias de agua salada van realmente bien; y simplemente observa cómo respiras en general para empezar a establecer una relación más consciente con tu aparato respiratorio.

"El acto de respirar nos da la vida y respirar conscientemente nos hace conscientes de ella".

Namaste.

Loading...