4 posturas de yoga para mejorar la confianza con tu pareja

¿Preparados para practicar yoga en pareja?

| Actualizado a

El yoga en tándem es siempre divertido y estimulante, pero si lo practicas con tu pareja, puedes descubrir un mundo nuevo de sensaciones que os ayudarán a ambos a crear equilibrio emocional, a conoceros mejor y a reforzar la confianza mutua.

Si además te gustaría que tu chic@ comenzase a hacer Yoga, realizarlo en pareja puede ser la forma perfecta de encaminarlo a descubrir esta disciplina y compartir tiempo creativo, ¡toma la iniciativa y propónselo!

A través del juego y la escucha podréis aprender comunicaros mejor, a relajaros juntos, a tener más contacto físico-afectivo fuera del sexo y reforzaréis vuestros vínculos a todos los niveles.

Te enseñaré cuatro posturas que podéis empezar a practicar ya mismo en casa, en la playa o allí donde estéis durante estos días de puente, ¡ni siquiera necesitáis esterilla! solo un ratito y ganas de conectar.

ARDHA UTTANASANA

Posturas de yoga en pareja

También llamada “cara a cara”, este asana estira la musculatura posterior de las piernas, los chicos lo notan mucho en los isquiotibiales. También abre pecho, hombros y resulta un estiramiento muy relajante.

  • Comenzad de pie el uno frente al otro con los pies en paralelo y separados al ancho de las caderas.
  • Apoyad las manos sobre los hombros de la pareja, suele ser más cómodo cuando la persona más ancha las apoya primero de modo que quedan por dentro y la persona de complexión más fina por fuera. En cualquier caso esto puede variar, así que lo mejor es probar hasta encontrar una posición confortable para los dos.
  • Comenzad a andar hacia atrás dejando que el tronco caiga hacia adelante hasta que ambos forméis una línea recta entre las dos espaldas; el cuello queda relajado y las cabezas caen.
  • Permaneced en el asana cinco respiraciones profundas.

GUERRERO III EN PAREJA

GUERRERO III EN PAREJA

Las asanas de equilibrio compartidas son todo un ejercicio de escucha, los beneficios se trasladan después al plano personal y la comunicación se enriquece.

  • Sin salir de la postura anterior y una vez que habéis terminado las cinco respiraciones, cada uno eleva la pierna derecha a la altura del glúteo intentando crear una línea recta; mantened durante cinco respiraciones y cambiad la pierna haciendo un breve descanso de dos respiraciones en medio.
  • El pie de la pierna que está en alto puede estar el flex o en punta, darle dirección os ayudará a mantener el equilibrio; también activar la zona abdominal para tener mayor control del centro del cuerpo.
  • Podéis flexionar ligeramente la rodilla de la pierna base para no bloquear ni crear tensión.
  • Una vez que lo habéis hecho con ambas piernas soltad los hombros de la pareja dejando que el tronco caiga completamente hacia el suelo, sujeta tus propios codos con las manos y balancea el torso de un lado a otro con suavidad y relaja durante un minuto.
  • Para volver a quedar de pie flexiona ligeramente las rodillas y empieza a incorporarte con la espalda redondita vértebra a vértebra hasta alcanzar la vertical.

FLEXIÓN - EXTENSIÓN

FLEXIÓN - EXTENSIÓN

En este asana el que porta realiza una flexión profunda hacia adelante a la vez que fortalece las piernas. El que queda arriba hace un gesto de confianza y entrega además de una gran apertura de pecho; es un asana de escucha y relajación.

  • Colócate espalda con espalda con tu pareja. Salvo que la diferencia de altura y complexión sea realmente marcada, no pasa nada si no sois del mismo tamaño.
  • Entrelazad los codos, tomad juntos una respiración profunda y al soltar el aire uno flexiona ligeramente las rodillas para empezar a inclinar el tronco hacia adelante lenta y suavemente. A la vez, la otra persona deja caer su peso sobre la espalda del portador permitiendo que la columna se arquee yla parte delantera del torso se abra.
  • Mantenéis cinco respiraciones; salís de la posición volviendo a quedar con las espaldas juntas; hacéis tres respiraciones de descanso y cambiáis los roles.

EL ÁRBOL DOBLE

EL ÁRBOL DOBLE

Me gusta esta postura en pareja porque encierra un gran simbolismo. El árbol es pura vida, la que inicias con alguien cuando comienzas una relación, tendrá raíces fuertes si le das el amor que necesita, entre dos el tronco será más sólido y podrá crecer más alto para extender sus ramas hacia el cielo infinito.

  • Colócate hombro con hombro con tu pareja y entrelaza las manos.
  • Con la otra mano os ayudáis a apoyar el pie de fuera en la cara interna del muslo, en el gemelo, o en el tobillo, donde cada uno pueda según su equilibrio.
  • Para mantener firme la postura activa el abdomen y mantén el pecho abierto.
  • Los brazos que quedan en el exterior se dirigen hacia el centro para juntar las manos en Namaste mudra; también los podéis estirar hacia arriba como si fueran ramas que buscan el sol.

Si estas posturas te han gustado, también puedes hacer la secuencia que propuse con Nita Miralles, profesora de Ashtanga yoga, en un post anterior.

Agradecimientos a mi dulce compañero Graeme Salter, profesor de Rocket Yoga, y a Marta Sánchez Moreno por hacer las fotos.

Loading...