Posturas de yoga: Apúntate a las torsiones

Posturas muy agradables en todas sus versiones, las torsiones tienen un efecto desestresante para la espalda y para la mente. Son propias de las estaciones de transición como la Primavera y el Otoño y te ayudarán a equilibrar el sistema digestivo, a ganar movilidad en la columna y a deshacerte de tensión nerviosa.

carla-sanchez

| Actualizado a

carla-sanchez

Aunque no te des cuenta torsionas en numerosas situaciones del día a día. Cuando alguien te llama por la calle y giras espontáneamente el tronco para mirar quién es, se produce una torsión, principalmente cervical y de la parte alta del tórax. Tumbada en la cama al desperezarte giras las piernas hacia un lado y el tronco hacia otro buscando activar y empezar a moverte tras muchas horas durmiendo, o relajar el cuerpo si estás a punto de dormir.

Entonces, ¿qué aporta la torsión en el Yoga? Por encima de todo, te da conciencia en la postura, flexibilidad espinal y conciencia de sus efectos a nivel físico, energético y emocional. Son asanas compensatorias, es decir, encajan a la perfección casi en cualquier punto de la práctica, lubricando la columna, desestresando el organismo y tonificando los órganos abdominales.

Las torsiones nacen en la pelvis y ascienden por la columna siendo más acentuadas en la zona dorsal y cervical. Estiran la musculatura que sujeta las vértebras, fibras que organizan la posición de los discos, que están relacionadas con el equilibrio y se exponen a debilitarse por la adaptación del esqueleto a las superficies planas de las ciudades, las malas posiciones que adoptamos con frecuencia trabajando, la falta de ejercicio y el paso de los años.

carla-sanchez

Los beneficios de estas posturas de yoga más notables son:

  • Torsionar comprime el abdomen y los órganos pélvicos estimulando el flujo sanguíneo.
  • Flexibiliza y rejuvenece la espina dorsal favoreciendo el riego sanguíneo en el sistema nervioso.
  • La flexibilidad del diafragma aumenta mejorando la capacidad respiratoria.
  • Ayudan a flexibilizar las caderas y a relajar las ingles.
  • Alivia dolores de espalda y diversos trastornos de la columna vertebral.
  • Los órganos internos se tonifican y el tracto intestinal mejora.
  • Favorece la eliminación de toxinas acumuladas en el hígado y el bazo.
  • Son posturas que aumentan los niveles de energía y a la vez generan calma mental.

En el aspecto más sutil, las torsiones tienen un claro impacto equilibrante en nuestras emociones, es como si al girar la columna estrujásemos el sistema nervioso. Una vez que las vértebras vuelven a su lugar se produce un flujo de sangre intenso en dos direcciones, hacia el cerebro y hacia las piernas.

Este flujo es también energético y le da una sana sacudida a nuestro estado anímico ayudando a desatascar emociones estancadas y a darles salida. Puede suceder que tras una práctica con muchas torsiones te sientas algo revuelta muchas horas después, e incluso al día siguiente, con ganas de llorar y de soltar. Si sucede no le pongas freno ya que estás liberando emociones.

carla-sanchez

Te animo a poner más atención a las torsiones y a explorarlas desde el conocimiento de sus beneficios. Te ayudarán a deshacer tensiones profundas, tanto físicas como emocionales; dale profundidad a la respiración, permite que el estrés abandone tu cuerpo y disfruta del regreso a la posición natural y al equilibrio interno.

Namaste.

Loading...