Un oasis en Marbella

"Oasis", no podía llamarse de otro modo... un lugar para el descanso, para el mimo del cuerpo y de la mente, para calmar los sentidos, donde cuidar la belleza y cultivar la paz interior. Así es una tarde en el maravilloso Spa del hotel Don Carlos Leisure Resort&Spa en Marbella.

Foto 1

Necesitaba un día de descanso con urgencia. Desde que vivo fuera pero sigo concentrando mi actividad profesional en España, el asiento del avión se ha convertido en mi segunda casa; duermo en él, trabajo muchas horas cuando el viaje es largo y en definitiva, tanto traslado y cambio de cama cada dos por tres, exigen a mi cuerpo y a mi cabeza más de lo que a veces puedo gestionar.

Cuando el estrés asoma las orejas siempre aconsejo bajar el ritmo. Parar por una tarde y concederte el permiso de hacer algo placentero para ti misma es el mejor gesto que puedes hacer y ¿qué mejor regalo que un buen masaje y un tratamiento en un spa?

En el Oasis Spa conciben el bienestar como un arte, algo que se percibe en los cuidadísimos detalles de los distintos espacios que componen este santuario. Desde que entras se respira una atmósfera relajante que te serena de inmediato.

El menú de rituales es muy completo a la vez que estimulante ¡ toda una tentación! Pero al final el cuerpo, si lo escuchas, sabe lo que necesita, así que opté por el tratamiento estrella, “El Oasis Deluxe”, un masaje equilibrante diseñado para reducir la fatiga mental, suavizar la tensión muscular, recuperar la energía y equilibrar los chakras.

Foto 2

Me puse en manos de la encantadora masajista María Ruíz. Su gran sensibilidad en las manos, su capacidad de leer el estado de mi cuerpo y su profesionalidad lograron no solo relajarme sino que me durmiera generando una profunda sensación de descanso.

Como elemento a destacar, me encantó el comienzo y el final del ritual. Con un cuenco tibetano, María dio cuatro toques en las cuatro esquinas de la camilla creando una deliciosa vibración para equilibrar las energías sutiles, ¡maravilloso!

Después del masaje pasé al segundo paso de esta experiencia, el Circuito Spa. Tras recibir las recomendaciones pertinentes puedes elegir cómo hacer tu propio circuito, o pedir al amable personal de la zona de aguas que te oriente marcando una ruta más específica según tus objetivos. Importante hidratarse con frecuencia, para ello hay siempre disponibles frescas aguas de frutas.

Foto 3

Aquí la palabra Oasis cobra aún más sentido. Tras un primer contacto con el líquido elemento en el templo de duchas, realicé una ruta de burbujas, chorros de presión, cascadas y estanques de distintas temperaturas combinados con sauna y baños turcos de diversos efectos aromáticos.

Foto 4

En un lugar así el tiempo desaparece, así que cuando me di por satisfecha y decidí ponerme de nuevo el albornoz ¡habían pasado casi cuatro horas! las mejor invertidas de toda la semana.

Para concluir y rehidratar el cuerpo me tomé una infusión de jazmín en una de las salas de relajación, aprovechando para realizar algunos estiramientos de cuello. Finalmente me rendí al silencio y cerré los ojos por un rato.

Foto 5

Recomendación. Si vas con margen y quieres tener una experiencia completa, llévate tu esterilla, ropa cómoda y regálate una práctica en los preciosos e inmensos jardines del hotel, será tu mejor sesión de yoga.

Foo 7

Agradecimientos al Hotel Don Carlos por la fantástica acogida de Secret Yoga Club y el trato impecable en todo, especialmente a las chicas del Spa Oasis.

Gracias a Carlota Gómez por la inspiradora foto del jardín y a mi querida Marta Sánchez Moreno por las fotos y ser mi compañera de aventura.

Loading...