BLOG

Más que Yoga

POR Carla Sánchez

Guía para una yogini viajera

Ya sea porque llevas una ajetreada vida profesional, eres una auténtica aventurera, o tu novio reside en otra ciudad, si pasas la mitad del tiempo viajando en trenes, aviones, o coche y no quieres perder tu práctica de yoga necesitas unos básicos para seguir conectada a la disciplina que más te gusta.

En verano además hay que añadir las vacaciones, y aunque es recomendable descansar de todo, también lo es practicar yoga fuera del contexto habitual y cambiar de escenario por su efecto relajante.

En mi caso, viajo muchísimo porque es la única manera de conciliar trabajo y pareja, así que tengo que adaptarlo todo para practicar no solo yoga sino deporte y mantener mis hábitos de alimentación en orden.

Te daré mis 5 imprescindible de yogini viajera.

Esterilla de Yoga de viaje

¡Es un descubrimiento! Ligera y, además de enrollarla, también la puedes doblar así que cabe en una maleta pequeña. El grosor es mucho más fino, unos 2mm, puedes encontrarlas de muy buena calidad por un precio medio de 35 euros. Si te parece muy delgada un truco es ponerla sobre una alfombra, de manera que es más amable con los apoyos manteniendo el efecto antideslizante.

Esterilla de yoga

Banda elástica para los workouts

Además de Yoga me gusta hacer otro tipo de ejercicio para mantenerme en forma. Las bandas elásticas son ideales para trabajar la resistencia sin llevar peso en el equipaje. Me gustan especialmente las que tienen asas, son más cómodas y fuertes. Con ellas fortalezco brazos, glúteos y piernas en cualquier lugar, ¡un 3 en 1!

Banda elástica para los workouts

Automasaje con pelota de Tenis

Pasar muchas horas en un asiento es una tortura que suele dejar la espalda y el cuello hechos un ocho; mi infalible truco es llevar siempre conmigo una pelota de tenis.

Túmbate boca arriba sobre la esterilla o la cama si el colchón es duro, coloca la pelota bajo la espalda para hacer un recorrido que parte de las lumbares y asciende hacia el cuello; ve cambiando la posición de la pelota a aquellas zonas que notas más cargadas y respira hasta sentir que la tensión disminuye.

También puedes hacerlo en el mismo asiento del avión o el tren, te deja como nueva y favorece el sueño.

Automasaje con pelota de Tenis

Fruta y frutos secos

La comida de aeropuertos, aviones y estaciones de transporte suele ser una porquería y si te descuidas te pasas el día de viaje comiendo mal y poco. Para evitarlo siempre llevo conmigo tres piezas de fruta de temporada y frutos secos como nueces, almendras o avellanas. Son cosas ligeras pero saciantes que te ayudarán a no morir de hambre antes de llegar a destino, donde podrás comer adecuadamente. Merece la pena esperar un poco.

Frutos secos

Libro de Mandalas

Suelo trabajar en el avión cuando los viajes son largos, también leo, pero llega un momento en que mi mente necesita descansar de información y palabras y hacer algo más lúdico. Mi receta es colorear libros de Mandalas.

Es una actividad creativa y muy entretenida que calma los sentidos, favorece la creatividad y está considerada una forma de meditación.

También puedes pintarlos en casa, en la montaña, en la playa… o siempre que necesites un respiro lleno de color.

Libros de mandalas

Te puede interesar:

Viajes yoga
Loading...