Superpoderes

Frutas de invierno

Para proteger tu sistema inmunológico

| Actualizado a

“Con los ojos cerrados toca la cáscara apenas rugosa, la desprende. La fruta desnuda se abre en gajos. Los hilos distraen o adornan el jugo dulce, son como vías que cierran o abren los labios, protegen o anticipan la pulpa naranja.

Ella abre los ojos, los caminos llevan al olor, se pregunta por los restos de esa iluminación sensorial. Arman una pintura, el ojo y el sol de la fruta se miran.

No hay más que sol jugoso en el interior del cuerpo, antídoto contra las uñas del tiempo que marcan”.

Poema a la Mandarina, de Cristina Villanueva.

¡Bien merecen las frutas poemas y bellas palabras! Son jugosos regalos de la tierra que nos ofrecen con generosidad todo lo que el organismo necesita para afrontar cada estación.

En el supermercado puedes encontrar toda clase de frutas en cualquier momento del año, pero comprar las que son propias de la temporada es lo que más le conviene a tu cuerpo (y a tu bolsillo).

Además de contribuir al consumo sostenible y responsable, obtendrás el aporte nutricional adecuado para afrontar el frío, los virus acompañantes y otras infecciones, logrando atravesar el invierno llena de vitalidad. ¿Te ayudo a hacer tu lista de la compra?

No deben faltar los cítricos. Ahora es cuando naranjas, limones, pomelos y mi favorita, la mandarina, están más ricos y deben tener mayor presencia en la dieta.

Las mandarinas son pequeñas joyas llenas de agua, bajas en azúcar, con un gran aporte de vitamina C y A de alto poder antioxidante, potasio, por lo que ayuda a eliminar líquidos, y calcio. Son un snack fantástico entre comidas, sacian, proporcionan energía y son aptas para diabéticos.

Te recomiendo que las tomes en zumo, ¡es para chuparse los dedos!

Frutas de invierno

La chirimoya, de sabor dulce y suave, será tu gran aliada si eres deportista. Es muy baja en grasa pero rica en azúcares, por lo que va genial cuando necesitas un extra de energía, tanto física como mental, o si quieres bajar de peso. Es rica en vitamina C y B, perfecto para subir las defensas y el buen mantenimiento de la piel.

A mí me gusta comerla como si fuera un yogur, sorteando las enormes pepitas a cucharadas.

Frutas de invierno

Fresa ¡adoro las fresas! Es una fruta depurativa, su alto contenido en potasio favorece la eliminación de líquidos y residuos del cuerpo, tiene un efecto depurativo también para el hígado y ayuda a disminuir el colesterol. Es rica en vitamina C y bioflavonoides, el pigmento rojo que la hace tan característica. Apenas tiene calorías; su contenido en magnesio es elevado, por lo que fortalece el sistema inmune y protege los músculos.

Tómalas bañadas en zumo de naranja; combinadas son una bomba de vitamina C.

Frutas de invierno

Te recomiendo que no añadas azúcar a las frutas (ni a nada). Aprender a apreciar el sabor propio de los alimentos te ayudará a disfrutar más de ellos, a no poner calorías innecesarias en tu cuerpo y a obtener azúcares de mejor calidad para tu salud.

Loading...