Fortalece tu equilibrio con la postura del árbol

Los árboles son un ejemplo vivo de fortaleza, equilibrio, serenidad y estabilidad en la naturaleza. El yoga recoge estas cualidades y las transforma en postura para que puedas beneficiarte de ellas, ¡descúbrela!

Fortalece tu equilibrio con la postura del árbol

Vrkasana significa el asana del árbol. Es una postura de equilibrio sobre un pie, un asana asimétrica que se repite de forma alterna para realizarla con las dos piernas y trabajar nuestro enraizamiento.

El equilibrio actúa primero en el plano físico reflejándose después en el plano mental. El pie que permanece en el suelo se arraiga firmemente a la tierra y los brazos se estiran hacia el cielo, como un árbol que alza sus ramas en busca de la luz. Es una postura que potencia la estabilidad física y mental desarrollando calma y ecuanimidad.

Construcción de la postura

- Busca un punto fijo con la mirada en el que poder concentrarte. Desplaza todo el peso del cuerpo hacia la pierna derecha estableciendo la base sin tensar la rodilla; abre bien los dedos del pie para que sea un apoyo estable ya que todo el peso del asana va a recaer sobre él.

- Flexiona la otra pierna y coloca la planta del pie apoyada en la cara interna del muslo. Si te balanceas demasiado, puedes colocarla también sobre la pantorrilla o el tobillo facilitando el equilibrio, nunca sobre la rodilla para no presionarla.

- Abre bien la pierna que está flexionada hacia afuera, la pelvis y el pecho quedan mirando al frente.

- Junta las manos delante del pecho en Anjali Mudra y comienza a elevar lentamente los brazos en dirección al techo. Los codos se estiran completamente y los hombros permanecen bajos, lejos de las orejas. Todo el cuerpo se alarga en una línea vertical.

- La pierna que está estirada se mantiene conectada a la tierra con firmeza y el pie que apoya en el muslo lo empuja y sin que la rodilla pierda su apertura hacia afuera. Se crece hacia arriba con cada respiración, alargando bien los costados y el vientre. Que está activo. La conciencia de activación del abdomen es muy importante para mantener el equilibrio.

- Para deshacer bajas primero los brazos sin perder el equilibrio, después la pierna flexionada apoyando el pie; tomas entre tres y cinco respiraciones para descansar y se repite todo el proceso con la otra pierna.

Una vez fuera de la postura haces algunas respiraciones en tadasana para relajar. Puede ser una asana cómoda cuando se tienen las piernas fuertes, pudiendo mantenerse durante largo tiempo en una práctica avanzada.

La postura del árbol

Sustitución

Si eres hipertenso, o tiene problemas de hombros o cuello, deja las manos apoyadas en la cintura o delante del pecho y sin subir; también sobre la cabeza en lugar de estirar los codos si te va bien. La posición de las manos es la misma, palmas juntas, o dedos entrecruzados con los índices estirados.

Esta sustitución está indicada además para el embarazo.

Si existen problemas acentuados de equilibrio, Vrkasana puede realizarse en la pared, apoyando ligeramente la rodilla para estabilizar y empezar a familiarizarte con la sensación de equilibrio.

Las variaciones de una postura están enfocadas a profundizar en el entendimiento de la misma, a la vez que dan color a tu práctica.

Beneficios

- Fortalece las piernas y mejora el sistema respiratorio.

- Fortalece la musculatura interna de los tobillos y el pie.

- Desarrolla tanto el equilibrio físico como el mental.

- Despierta el sistema nervioso aumentando la capacidad de atención y concentración.

- Aporta serenidad y calma restableciéndonos en nuestro propio centro.

- Nos recuerda que somos parte de la naturaleza y nos ayuda a conectar con ella.

La postura del árbol

Loading...