BLOG

Más que Yoga

POR Carla Sánchez

Empezar a hacer yoga: ¿qué estilo es el mío?

Actualizado el

De pronto está por todas partes, la mitad de tus amigos lo practica y hasta el médico te lo ha recomendado: ¡Tienes que hacer yoga! ¿Te falta información y no sabes por dónde empezar? A continuación encontrarás una guía básica de estilos para orientarte en los primeros pasos en tu camino hacia una vida yogi.

La disciplina del yoga se divide en muchos métodos, los más populares en occidente son: Hatha, Vinyasa, Iyengar, Ashtanga y Kundalini; hay que añadir que en las últimas décadas han surgido otros submétodos, algunos son variaciones de los anteriores, por ejemplo el Power, el Rocket, el Hot, el Yin yoga; o versiones más acrobáticas y lúdicas como el Yoga Aéreo y el Acro yoga .

yoga

Desde mi punto de vista el yoga siempre es yoga, pero puedes abordarlo desde infinitas perspectivas. Cada estilo tiene características distintas que te aportarán una experiencia diferente según el momento, además de ser perfectamente combinables. Hoy me centraré en los más clásicos.

Hatha: es el estilo más practicado en todo el mundo, allá donde vayas lo encontrarás. Su sistema incluye ejecución de asanas, (postura de yoga en sánscrito), pranayama o ejercicios de respiración, relajación y meditación. En las clases se le da mayor énfasis a la parte física, es un estilo pausado que te aportará la base necesaria para explorar otras modalidades. Es perfecto para principiantes.

Vinyasa: si te gusta el movimiento tienes que probarlo. Dinámico y energético el Vinyasa desarrolla fuerza y elasticidad a través de posturas enlazadas al ritmo de la respiración. Cada sesión es diferente por lo que tiene un componente muy creativo e inspirador, ideal para mentes y cuerpos inquietos.

Iyengar: conectado con el hatha yoga, es un estilo lento y preciso que hace hincapié en la alineación y en crear fundamentos físicos estables para ir evolucionando. En cada clase se trabajan pocas asanas, se hace uso de soportes como cinturones o ladrillos, y se mantienen largo tiempo. Es ideal para personas con problemas posturales, de columna y lesiones.

Ashtanga: es un estilo dinámico y vigorizante basado en 8 series diferentes de posturas. En occidente solo se practican las tres primeras debido a su complejidad. Gusta mucho al género masculino porque resulta desafiante y cañero, ¿te va la caña?

Kundalini: es una vertiente que va más allá del aspecto físico y que está asociado al concepto de Kundalini, energía que reside en la base de la columna. Su práctica implica un trabajo intenso de técnicas de respiración, posturas y canto de mantras (sonidos sagrados). Es un yoga espiritual que busca la expansión de la conciencia.

Aunque la calidad de las clases de Yoga en los gimnasios actualmente ha mejorado mucho, es casi imposible encontrar niveles. Si estás empezando lo más recomendable es ir a un estudio de yoga donde haya una adecuada división de estilos por niveles y puedas asistir a clases para principiantes. Poco a poco, en función de cómo te sientas y el asesoramiento del profesor, irás avanzando.

Mi consejo es que empieces por estilos como el Hatha, o el vinyasa “nivel iniciación” y, cuando tengas una base sólida, te animes a probar otros.

No tengas prisa, el yoga es amplísimo y diverso, merece la pena ser una exploradora porque su único objetivo real es conocerte mejor para así vivir mejor.

¡En próximos post profundizaré en los estilos más sugerentes!

yoga 2

Loading...